..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 9 de abril de 2008

Atrapar a Cenicienta

A ver que recuerde cómo decía la canción...ah!, sí: "En el reloj, darán las doce y comenzará la media noche. Cenicienta se marchó, sin darme tiempo ni ocasión, para hablarle de mi amor". Joder!, qué tiempos!... (bueno, a mí aun, por aquel entonces, me pillaba no muy crecidito) 

Y es que, la vida, está llena de muchas clases de cenicientas huidizas

--Cenicient.... 

--Adios, amado príncipe! 

--Joder tía, espera!!! ...

 Nada, ni te espera ni amago de hacerlo. Y tú, con dos palmos de narices... te quedabas más colgao que unas bragas en el retrovisor de un coche. 

--Juani, cariño, que he pensado que... 

--No, no tengo tiempo ahora. Luego me lo explicas. Por la noche, que llego tarde a la reunión. 

 Y tú te quedas to cortado, eso sí, con un besito en los labios, pensando en que no has podido darle la sorpresa de, proponerle, el iros una semanita por el Mediterráneo para celebrar vuestro... vuestro “nosécuánto” aniversario... Y te quedas jodido todo el día con la duda: “¿podrá pedir esa semanita de permiso?... Yo, como soy funcionario, puedo pero, y ella?”... Y entre todo el día erre que erre, de que va a ser que sí o que va a ser que no, al final de la jornada, casi anochecido, ya en casa, cuando ella llega del trabajo... porque no habéis comido juntos... ella te pregunta (que por lo menos tiene el detalle y se ha acordado): 

--“Cariño, qué es lo que me querías decir esta mañana?”... 

Y tú, entre como que haces un Sudoku y como que ves el telediario respondes: 

--“No, nada, cariño, que mañana voy al médico a que me vea las almorranas. Es que últimamente...” 

Y es que, tanta carga emocional durante todo el día... Oye, como que ya, “¿paqué? Y piensas que mañana intentarás decírselo de nuevo, porque es que hoy, estas cansao. Pero no, no... no queda ahí la cosa... que no, que no. Entonces ella va y te suelta... así, sin anestesia y como con cara de asco y penita: 

--“Qué lástima, hijo, es que había pensado que, para celebrar nuestro aniversario, podríamos hacer un pequeño crucero... de una semanita... poca cosa, por el Mediterráneo, pero como estás como estás... no sé, seguramente lo fastidiarás, como en otras ocasiones”

¡Ahí tan dao, macho! Por un momento, tu mente se colapsa ante dos palabras “lo fastidiarás”... pero inmediatamente reaccionas, piensas y te dices a ti mismo que, eso, te pasa ¡por jilipollas!.... Pero vamos a verrrrr, si la conoces como si la hubieras parido, si llevas con ellas un montón de años... ¿de qué te sorprendes?... El tonto de la película has sido tú. La cenicienta llegó y has sido tú el que la has dejado escapar... ella no ha salido corriendo como en el cuento... Entonces, vas, la miras y te sonríes:

--¿De qué te estás riendo?  -te dice ella algo mosqueada.

--No, no me rio, me sonrio. -le respondes haciéndote el interesante.

--Bah, Es lo mismo

--Ahhh, no, no es lo mismo. 

--Para los efectos... 

--Ya. Buenooo, pues que... 

 Y ahí, en décimas de segundos, milésimas, toda tu capacidad mental de reacción de macho alfa, hace que, como un luminoso de neón, aparezca en tu cerebro: "HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA"...

--¿Qué, me dices algo? –continúa ella 

Y tú, como  tonto respondes:

--Pues, qué quieres que te diga, cariño, que me parece una muy buena idea esa del crucero. ¡Guay!... ¿lo vemos en internet, o vamos mañana a la agencia de Carlos?

--Pero tus almorranas? -te replica ella como con no muy buena cara, pensando que verdaderamente irías a fastidiar el viaje.

--Bah!, poca cosa... no tiene mayor importancia. 

Entonces, ella, se te acerca. 

--¿Qué haces? -te pregunta sentándose en el brazo del sillón.

--Nada, un sudoku puñetero, que le voy a pegar fuego. 

--A ver a verrrr...En ese cuadro va un 6... debajo un 3... en el de la derecha, un 7... -y así, como quien no quiere la cosa, te resuelve el sudoku en menos que uno estornuda.  Tú, la miras y te dices a ti mismo: “esta es mi chica! que para eso es ingeniero en telecomunicaciones!” La abrazas, la besas, la achuchas y le dices: 

--Cariño... ¡vamos a celebrarlo! 

--¿El qué?

 --¡Que ya he resuelto el sudoku! ... ¡Bien!

 Y ella, sonriendo para sus adentros, se deja llevar. ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 

Bueno, éstas, son cenicientas menores... De las otras cenicientas... quizás otro día... otro día tal vez, solo, tal vez

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

7 comentarios:

  1. ¡vaya tela! ¡vaya tela!... no conocía yo esta faceta, Guille... en cuanto me despisto de vigilarte... je je je... venga, caña con las cenicientas....!!

    ¡¡no me lo puedo creer!!

    :-))

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  2. Pues creetelo...Mira, hija, que me he dicho "será posible que siempre esta aldabra nos pone a parir a los Manolos?" Tengo que darle réplica... jejeje

    No, no, que es broma. Réplica?! Si ahí, el tonto de turno... como siempre, es él.Si lees bien y sacas el trasfondo, aquellos que nos llamamos sexo fuerte... solo lo tenemos de nombre... jejeje

    Sabes que siempre os dejo en muy buena posición. Tengo motivos y lo sabes de sobra. Hasta en el poema de "ojos negros"! Mira tú, él suspira por tenerla aunque fuera entre "retalitos de amor"... aunque eso lo llevara a su perdición.
    No recuerdas mi poema "Solo por ella"? Bueno, en esta semana lo publico, para que veas lo tontos que somos algunos.... Somos, hemos sido... y seremos... Tontos en el buen setido de la palabra. Claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Guille, estoy a las corridas, pero, hay algo para vos en mi Blog, un premio, como todos los miles y miles que merecés.... te quieroooooooooooooo!!!!

    ResponderEliminar
  4. GRACIAS GRACIAS GRACIAS, YA LO ESTOY PONIENDO EN MI blog, PORQUE TE QUIEROOOOOO AMIGOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!
    QUE EMOCIÓN!!!

    ResponderEliminar
  5. Guille... recién termino de leer..
    Esas cenicientas menores tal vez sean las verdaderas no??? y no las que pintan los cuentos de hadas...
    Y los príncipes...deben ser de carne y hueso, como vos por ejemplo, y aveces tienen mal humor, y otras no... es la vida Guille.
    Ahhhhhh, te diho, pone ya el regalitooooo!!!! lo compartimos??? dale!!!!
    besotes

    ResponderEliminar
  6. Me gustan los cuentos. Pero eso ya lo sabes. Pero no creo en ellos. No en esos en los que hay un final feliz.

    La pobre Cenicienta no me extraña que no esperará al engominado del príncipe. Muy cursi, y algo parado el hombre, mientras ella friega que te friega. Además, menudas son las hadas...si no les entregas el vestido a media noche, te mandan al cobrador del frac por todo el reino.

    Y fíjate que esa ingeniera en telecomunicaciones, me parece a mí toda una princesa.

    :)))

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Enre... sí, así es la vida, príncipes de carne y hueso... y aveces, huesos duros de roer... jeje, pero nunca hay que perder la esperanza. Todo llega. Nuestras exigencias son malas... recuerdas. Cuando chupamos un caramelito de fresa y lo deseamos de limón... podemos perdernos el intenso sabor del que tenemos en la boca... Quien sabe, a lo mejor nos regalan toda una bolsa llena de cramelos de limón... Todo llega, y si no llega, a disfrutar lo que tenemos.

    Ay!, elbe, elbe... Mujer, tb. hay cuentos con final feliz... Seguro que si vas a la biblioteca, encuentras alguno... me refiero a la biblioteca de tu vida... Seguro, seguro... Bueno, pues entonces, júntalos todos y ya verás que algo bonito sale.
    Es que has tenido problemas con el cobrador del frac???

    Besos a las dos.

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.