..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

domingo, 25 de mayo de 2008

El Caballero II.- (Presentación a l@s Bloguer@s























Salud, amor y honores,
reciban Caballeros y Damas blogeros,
que en atención sufrida y paciente,
dais cabida suficiente,
en vuestro apretado día,
para aun detener vuestra marcha
y perder unos minutos
en atender esta lectura.

Me presentaré:

Me llamo:
El Caballero.
Sí, el mismo.
sencillo nombre
que por apelativo llevo.
No Carlos ni Diego,
ni tan siquiera Guillermo...
(¡Nombre más feo!)

--Caballero... !
--Perdón.

Sigo y me expreso.

Pues heme aquí,
con el beneplácito de Guillermo,
para dar rienda suelta
a mi desenfreno...
bueno, aunque, si bien expresado
y con acierto...
yo soy
el ansiado desenfreno
de Guillermo.

Que las ripias,
le entusiasman.
Que las ripias,
le privan.
Que hasta parece
que las ripias
por él suspiran,
saltan y cabalgan los cielos.

Son las ripias para él,
como un exorcismo contra el mal.
La bocanada de aire fresco
cuando, poco antes
de la asfixia vital,
te dabas por muerto.

Un día, haciéndolas se vio
y descubrió que le encantó.
Y me creó.
Y en mí, se recreó.
¡Vamos si se recreó!

¡Que no tenía otra cosa que hacer
El buen Guillermo,
más que colocarme dentro de una armadura,
con celada y sobre un jamelgo,
como cabalgadura!
Eso sí,
con escudo, lanza y espada.
Que un buen caballero
necesita tal defensa;
sobre todo si se tercia
algún fanfarrón
pidiendo guerra.
También me ha dado
escudero.

Pero no termina todo ahí.
Para colmo de mis males...
Para colmo de mis pesares...
Para desdicha de mi alma...
¡Joder... digo, rediez con el Guillermo!
¡Que me encaja a una chavala...!
Perdón... que lo que quiero decir es,
¡que me enamora de una dama,
y me pierde por ella el sentio,
el corazón...!
¡Y la vida!
¡Y todo mi ser!

¡Y no me crea otra pasión,
más que enamorarla con mis ripias!

Pero el muy...
el muy pendón,
no me deja siquiera
a los ojos mirarla.
Y nos separa en la distancia.
Y muero por ella
día a día,
por no poder entre mis brazos
estrecharla.

Mas,
mi consuelo y mi dicha,
son estas pequeñas ripias
que transportan mi corazón
junto al de ella.

No, no tengan vuestras mercedes,
lástima de mí, alguna,
pues a tal fin
he sido creado y...
¿qué buen Caballero,
en aprecio se tuviera,
si todo el día anduviera
faldeando entre damas cortesana,
y al mundo no pudiera proclamar,
con toda grandeza,
los amores por su dama?

Y ya digo que,

a tal fin he sido creado.
No hay lástima ni desconsuelo...
Bueno... Mejor dicho...
¡La lástima y el desconsuelo es,
cuando, el Guillermito,
pone en mi alma
el torbellino del deseo
por verla!

¡Qué jodío,
este tío!
(el Guillermo, digo)

¡Claro, él...
al lío
y yo...!
Y yo, señores,
a mis amoríos.

...

Ya termino.

Y si hasta aquí han llegado
y no han sucumbido a la lectura,

sepan, criaturas que,
este Caballero les saluda
y les desea buena fortuna,
en el juego
y en los amores,
o si solo lo prefieren,
en el juego del amor,
pues es ahí donde se conjugan,
la pureza del alma,
la experiencia de la vida
y la templanza del corazón…

Y tengan por cierto
este proverbio:
En el amor, en la mesa y en el juego,
se notan los Caballeros.

.....ooOoo.....

7 comentarios:

  1. Ay pobre caballero con esa armadura tan dura...aunque si lo piensas bien...la dama estará encantada...Besos

    ResponderEliminar
  2. Pláceme el veros, caballero,
    aquestos fermosos lares asomado,
    declarándoos del todo enamorado
    de la dama que adorna vuestros sueños.
    Pláceme el veros, no lo niego,
    pues ya os hacía desterrado,
    por maese guillermo abandonado,
    y mecido entre pena y desconsuelo.
    Pláceme el veros..... caballero,
    pláceme.
    Besines alados.

    ResponderEliminar
  3. Sol de mis días negros.
    Se me alegra el corazón
    por veros,
    digo, leeros,
    y aquí mi agradecimiento
    os remito
    con este pequeño escrito.


    Mariposa de altos vuelos,
    el único placer es el mio
    por aquí recibiros,
    pues es de gran consuelo
    teneros como dama amiga.
    Dejad, dejad al Guillermito,
    que según creo, a estas horas,
    estará ya dormidito.
    Es más... yo,
    como que también me piro.
    Daos cuenta la hora que és.
    Sin más, me retiro.
    ......................
    Doña Sol y doña Mariposa,
    daos las dos,
    mis bellas damas,
    por besadas.
    .....................

    ResponderEliminar
  4. Pues nada, caballero, es un buen personaje sin duda :)

    Cuidale la armadura es lo que mas cuesta de mantener...

    Pasa buena semana :)

    besicos

    ResponderEliminar
  5. preséntale mis saludos al Caballero y dile que por el norte tiene una humilde admiradora.

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  6. Sabed, mi dama Belén que,
    ardua y jodida tarea es limpiar,
    y bruñir esta armadura,
    que pesa como un pecado mortal,
    mas mi fiel escudero, Rufian,
    es quien se encarga,
    sin rechistar,
    y con celo, además.
    Que para eso es el el escudero,
    y yo, soy el caballero.

    Mi dama Aldabra,
    dama de mis entretelas,
    ya Guillermo me informó
    de su admiración
    por mi persona.
    Mas, entended,
    en buen hacer que,
    vuestra admiración,
    es nimiedad, comparada,
    con la que siento yo por vos.
    Que ya lo sabéis.

    ..........................

    Doña Belen y doña Aldabra,
    agradecido y honrado quedo
    por vuestras palabras.
    Daos, como no,
    por besadas.

    ResponderEliminar
  7. Caballero... tus versos enamoran... y dejaste prendada a la sobrina de Guillermo... desde hoy princesa para que la encuentres

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.