..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

lunes, 1 de septiembre de 2008

No es lo mismo conocerse de años, a vivir juntos.


No, no. Y siento si es así como piensas, pero creo que te equivocas. Asumo mi parte de culpa por no haberte sabido entender en aquellos malos momentos de tu incertidumbre laboral, pero creo que es excesivo que te hayas marchado de casa de esta forma. Lo puedo entender, comprender, asumir... pero al igual que tu no aceptaste mi comportamiento, yo no acepto el tuyo. No es rencor, es que sigo pensando lo mismo que antes de marcharte y, recuerda que te fuiste porque no aceptabas mi forma de pensar. 

Siento, también, que estés molesta conmigo y que no quieras saber nada de mí. Que hasta incluso me aborrezcas por lo que pensaste de bueno de mí, y se te haya ido todo al traste. Se te haya desmoronado como un castillo de cartas. Yo jamás he esperado encontrarte alitas en la espalda o una coronita sobre tu preciosa cabecita. Debe doler mucho... por lo de los agujeros, digo... Sí, chiste fácil... perdón. 

Bueno, después de todo, tres meses de convivencia bajo el mismo techo... tampoco es tiempo suficiente como para conocer verdaderamente a una persona, a pesar de los casi cinco años que nos tratamos, pero... claro... no es lo mismo convivir todos los días con esa misma persona...

Pensándolo bien, nada te debo, ni nada me debes (como dice la canción) Conocidos y de lejos... bueno, que de lejos, es un decir. Que tú sabes lo mucho que te aprecio... y te quiero... sí. Que lo que quiero decir es, que tú en tu sitio y yo en el mío, si así lo has decidido, y que si de todos mis defectos se pudiera destacar alguno, sería la sinceridad. Ya, ya lo sé: La sinceridad a veces, solo a veces, no es políticamente correcta. Y sabes que yo, jamás de los jamases, he sido políticamente correcto... sobre todo a nivel de sentimientos, del “tú a tú”... nunca jamás de los jamases. Pero también sabes perfectamente, que lo mismo que he lanzado una crítica, he sabido recibirla. 

Sí que creo en el regalo de una palabra bonita, en el agasajo, en ofrecer la palabra como se ofrece una flor... con cariño y con buenos sentimientos hacia la otra persona. Nunca... y lo sabes de sobra... ¡nunca! ofrecer una palabra amable como si se compraran acciones de una compañía. Sí, soy así... Bueno, bueno, en el juego, en el jardín del mutuo conocimiento... ahí si que hay cabida para ciertas licencias, pero con cariño y sabiendo que la otra persona me conoce y sabe de mis bromas y tonterías... y viceversa. Anda... será que no te he gastado yo bromas, a sabiendas de que las interpretarías como verdades serias... jejeje... pero siempre te he descubierto la broma.

¡Por supuesto que puedo equivocarme! ¡Claro! Asumido lo tengo y siempre lo he dicho y siempre lo diré... Y siempre que la ocasión lo ha requerido, me he disculpado con todo mi sentimiento de haber dañado a la otra persona, porque, y también lo sabes, a mi carácter no le sienta nada bien el pastel amargo de la enemistad. No sé, pero nuestra situación, la de ahora, me recuerda a cuando uno gasta bromas pero no le gusta que se las gasten a él... Ya digo, no sé, no sé... quizá esté equivocado. Quizás, no sea la mismica situación. De todas formas, ya sabes: “Dos no se pelean, si uno no quiere”... Y yo, no quiero. Si no quieres reconciliarte conmigo... bueno, el mundo está lleno de sonrisas por todos lados... solo hay que levantar la cabeza y la vista de nuestro ombligo, y girar la cabeza hasta encontrarla... Si, sí... jejeje... como la niña del exorcista. Ya sabes que yo me conformo con poco... con recibir una o dos sonrisas al día... ó 3 millones... jeje.. No, no, que es broma. 

Bueno, pues nada, que a mi bar puedes venir cuantas veces lo desees a tomarte unas copitas y esa tapa de pisto que tanto te gusta, y bienvenida serás... que tú lo sabes... y hasta te invitaré algún día que otro, que también sabes que no soy rencoroso. Espero que cuando vaya por tu coquetona casa de comidas, no me eches veneno en el plato... jejeje. Y que sepas, que no me arrepiento de todo el tiempo que hemos estado juntos... poco, que yo hubiera deseado más, pero bueno, qué le vamos a hacer. Pues eso. Un gran beso. 

 Pd.: Te pido encarecidamente que me devuelvas el LP de Cat Steven (te for till man), y te lleves a tu gatoooo, que me está arañando toda la mecedora que era de mi abuela. Vaya!... 

Ahora mismo me peleaba contigo a tortazos, y después te comía a besos... que no por el sadomaso, no, sino por desahogarnos los dos. jejejeje... que a ti, tb. te hace falta. 

Bueno, aprovechando una noche en que la luna llena esté pegadica al horizonte, saldré corriendo por su rielar y me refugiaré en sus cráteres hasta que salga el sol del nuevo día. 

Gracias, cariño, porque sé que me devolverás el LP... verdad?... Verdad?!... vale... Ah!, te recuerdo tb. lo te tu gato... Que él, me maulló que podía irse solo a buscarte, pero yo le dije que, si no venías a por él en una semana, que consentiría en dejarlo. 

========================================================

4 comentarios:

  1. ¿Soy la primera? Me gusta... Hola Guille...¿cómo te va? Tu entrada de hoy va sin título... Una mano tendida que se rompe...

    Y a pesar de eso, siempre sacas el lado bueno de la vida ¿no es cierto? ¡No sé como lo haces pero te tengo verdadera envidia!

    Ten cuidado con el gato, tienen mucha personalidad... y con las comidas en su restaurante..:)

    ¿Estás bien? ¡Seguro que sí! Es grato volver a leerte, se me había olvidado ya...

    Un fuerte, enorme abrazo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. hola guillermo, hacía muchos días k no visitaba nada ni he escrito nada, la verdad no tengo ganas.Estoy cansada, pero esta tarde he tenido un ratito para hacer alguna visita.Una carta pork así me lo parece muy sincera...ke no sé si es real pork eso ha sucedido o es invención, de todas formas sea como fuere lo único k no haría yo es kedrme con el gato,jajaja, es una pekeña broma para kitarle hierro al asunto.Y digo eso del gato porke es un animal ke me da un yuyu tremendo, nunca me han gustado, jamás tendría uno.Ke muchos besitos y ke procuraré entrar a menudo a partir de ahora y escribir algo tambien en mi blog...sabes? es k estoy vaga...como dijo la mariposa..:)

    ResponderEliminar
  3. Me parecio que eran a unos que conozco yo ¿uhm?

    Me gusto ese tono a no se que, que tu sabes vdd.

    Saludos y bien llegado...

    ResponderEliminar
  4. Elbi, bonicaaaa!!! Cuánto tiempo!!!... Sí, la primera... Para mí si que es un verdadero placer leerte, sobre todo después de tanto tiempo... Ya echaba de menos esos pelillos de esa fotico... jejeje... Pero lo que sí se echa de menos, son tus, como yo digo a veces, "tus cosillas" (tus escritos, vamos)
    El título... upsss!..."mesolvidó"... jeje... Bueno, tampoco dice nada. Se titula "No, no"... Original, verdad... jejejeje
    Sacar lo positivo, dices... Pues sí, volverle la cara un poco a las desgracias es un poco de triunfo sobre ella, no te parece?... Reirse de uno mismo, sanamente, es bueno... Y en el fondo eso es lo que, mejor o pero, trato de reflejar en este tipo de positividad.
    Conoces lo típico que se dice de los payasos, no?... Sí, eso de hacer reir a los demás, aunque estén llorando por dentro... bueno, pues... algo así.
    Bueno, que ya sabes que menrollo...abrazo tus efímeras letras y las grabo en el lugar de los sentimientos... Es para que duren más... no te parece?... jejeje
    Vale, pues nada, un besazo. Visítame más, vale?... si puedes y quieres.
    Besicos.

    Mariposa... Hola!!!... Real o no, qué mas dá?... Ya sabes que en estos casos, lo importante es el sentimiento que provoca.
    Yo tuve hace muchos años un gato siamés... Vivía con un compañero que él era profesor de FP y yo entonces trabajaba en una empresa auxiliar de mantenimiento...(madremía como pasa el tiempo!!!) Pues sí, un gato precioso siamés Cucho se llamaba. Se me murió de una parvovirosis. Lo eduqué igualito que a un perro y me hacía caso a la voz... Una preciosidad. Recuerdo que se colaba en una habitación que se la tenía prohibida, y yo me ponía en la puerta y lo llamaba para que saliera... Él salía protestando (sí, protestando) mascullando y haciendo sonidos guturales de enfado, y sacudnéndose las patas delanteras con la cabeza baja... Sí, es cierto.
    Bueno, es una anécdota.
    Venga, espabila y escribe algo... Vale?
    Besicos.

    Wychy... bonica!... Gracias por tu saludo, pero aun no estoy totalmente instalado del todo.
    Oyessss, esos que tú conoces, tb. tienen gato?... jejeje
    Tono que no sé qué que no sé cómo???... jejeje
    Besicos.

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.