..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

El Estrado Azul.- (La Cara Oculta De La Luna)

Paseaba por el parque, y cuando me acerqué al árbol del estrado azul, vi la caja y un par de hojas clavadas en la corteza. Comencé a leer.

Hoy he visto a un hombre llorar. No he visto sus lágrimas pero sí sus suspiros. Hoy he visto la cara oculta de la luna. Ni siquiera ella le ofrecía un poco de su luz, de su luz robada, para hacer sendero de esperanza. 

 No es el llanto en sí lo que me preocupa, que por llorar, y en todas las épocas, ha llorado el ser humano y por diferentes motivos. Lo que me preocupa son los motivos, los mismos por los que hace años no se lloraba, o sí se lloraba, pero menos… creo 

 Como siempre, hay y han habido lágrimas que se lloran hacia adentro, cuando la Vida te apuñala tu propia vida por la espalda, bien sea por la falta de un ser querido, un ser amado... o por una enfermedad inesperada, por un desamor... Por tantas cosas se llora y se ha llorado. Pero el llanto de hoy día acalla los llantos del ayer. El silencio de este llanto envuelve y ahoga los Ay! de los años pasados... Por lo menos, a mí me lo parece. 

 Hoy no se llora de tristeza... que también se llora, claro. Que lo que quiero decir es que, hoy se llora de amargura. Que también se lloraba hace años... pero menos. Hoy, el llanto es vital, que no de vitalidad. 

 El llanto vital que yo me refiero, te sumerge en la muerte, en tu propia muerte, apropiándose de tu propio pellejo para hacerte la mortaja... Y lloras. Y lloras por tu debilidad frente a este mundo que te aprisiona y te exige, en el día a día, cada vez más. 

Todos te exigen: tus padres, tu familia, tus amigos, tus profesores, tu mujer, tu marido, tus hijos... Tú mismo, para agradar a los demás... Pero nadie te ha enseñado a sufrir. Nadie te ha enseñado a amar. Y cuando digo amar, no quiero decir “follar”... bueno, a eso, tampoco nos han enseñado... (?!) 

 Valemos algo?... No vales para nada, porque no satisfaces las expectativas de los demás. No vales nada, porque todo lo que haces, sale mal. “Eres un perdedor, o una perdedora”… ¡Mierda pa quien inventó esa frasesica! 

 No vales nada porque nadie te ha enseñado a valorarte... Y tú, no tienes culpa de ello, ni tienes porqué ser igual que ellos. Tu persona es grande por sí misma. Tienes tu propia espiritualidad, tus propios sentimientos. Tú, quizás, no sepas de esas cosas que aquel o aquella saben, pero ellos, a su vez, nada saben de lo que tú sabes... Y nadie te ha enseñado a amar. Nadie te ha enseñado a sufrir, a coger el toro por los cuernos, a acercarte nariz con morro y notar el calor húmedo que sale de su hocico. Nadie te ha dicho que a un toro bravo se le puede acariciar en el campo y darle de comer en tu mano... Que lo que ves en la plaza no es él, sino una burda caricatura de él mismo... Él mismo manipulado… Una caricatura grotesca.

 Los años van pasando y a manotadas vamos apartando las telarañas que la Vida teje a nuestro alrededor. Y han sido muchos los momentos en los que ni siquiera el llanto ha venido a visitar nuestro corazón... Y qué?... pues que a fuerza de sufrir, hemos ido aprendiendo una lección. Nuestra lección. Y poco a poco llegamos a unas edades, ya avanzadas, maduras, con lágrimas en los ojos, que ya ni son lágrimas de adolescente ni de niño contrariado por aquel globo que se te rompió y rápidamente el papá nos compró otro para que no llorásemos más: "Toma, niño, otro globo y cierra la boca y no molestes"

 No hay menosprecio ni desprecio en mis palabras, pero sí sentimiento por lo burro que somos... y yo el primero. Qué delito tiene el que, a sabiendas, no hace lo que a bien debiera hacer. Todos sabemos, llegado el caso, cómo aprender a manejar una máquina, por muy torpes que seamos... a dar un mamporro, si fuera necesario, a quien nos agraviara en lo personal o en el “honorrrr”... todos, potencialmente, podemos utilizar un arma y pegarle un tiro a alguien... Una cuchillada en el centro del corazón. Pero, y amar?... quien sabe amar? Me refiero a amar, para enseñar al otro. Amar a los demás... y a amarse a uno mismo; que quizás sea esto último lo más importante. No me interpretéis mal... Sé de quienes, aun sin ser amados o sin ser amados lo suficiente, han nacido con el precioso don de convertir el desamor en un inmenso amor. Y sí saben, perfectamente, amar a los demás... o por lo menos, esa es su sana y buena intención que,... en el mundo en el que vivimos... con eso, de sobra ya es suficiente. Y así, también se enseña a amar: con la buena intención. 

 No idealizo, porque tanto el bien como el mal, existen... Idealizaría si mi meta fuera extensiva a todo el planeta. Como digo casi siempre, no pretendo ganar guerras, pero sí dar un poquito la monserga y, si alguien está de acuerdo conmigo, aunque sea una persona, pues ya he ganado una, si no batalla, sí una escaramuza. A los que venís al parque y me escucháis alguna que otra vez, perdonad, hoy no tenía ganas de hablar. Por cierto, si podéis, respetarme la caja, que ya sabeis que es mi estrado, no os la llevéis, aunque si cuando venga a por ella no la encuentro, supondré que alguien la necesitará más que yo. Ni se le ocurra a nadie tirarla a un contenedor... eh?! 

 Hoy, mi caja, permanece sola, como homenaje al hombre al que he visto llorar.

23 comentarios:

  1. Para amar a los demas tienes que amarte a ti mismo. Hace pocos dias dije esta frase a una persona muy especial para mí, y lo deje kao...

    Pero, cosas de la vida, me dio la razón. Besos

    Yolanda

    ResponderEliminar
  2. Yoliiiiii... Muy requetebuenas!.

    Sí, esa frase puede ser una sentencia pero... Es posible que alguien se ame tanto, tanto, tantooooo que no quiera a nadie más???
    Yo diría, tal vez, solo tal vez que para amar a los demás, primero hay que aceptarse a uno mismo tal y como es, porque claro, quién se acepta sus cosicas malas... jejeje.
    Bueno, son matices, pero perfectamente he entendido tu frase, que supongo que es lo mismo que lo que acabo de decir yo, verdad??? y por supuesto que tb. te doy la razón.
    Besicos... Te cuidas???... Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué nos comunican las lágrimas de un hombre?
    De repente el hombre deja de llorar y se marcha solo por una calle cualquiera, como si no hubiera pasado nada, "un hombre que ha llorado y que ahora ha terminado". Se marcha solo, pero ya nos hemos quedado junto a él para siempre, aunque él no lo sepa.

    ResponderEliminar
  4. Son pocos los hombre que lloran , pero cuando lo hacen es por alguna razón,´hay que ser valientes para llorar y sacar todo lo que llevamos dentro ...

    Besitos Guille yque tengas un lindo día lleno de paz y amor:)

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo en lo que ha dicho Yolanda, que para amar a los demás, debemos amarnos primeramente a nosotros, es lo que yo también creo y que siempre que hablo del amor en mi blog, es lo que digo, pero sobre todo, sin esperar nada a cambio, se ama porque se desea ofrecer, compartir, sin esperar que los demás hagan lo mismo.

    El amor es infinito, no tiene límites, no tiene cabeza, el amor sólo entiende de sentimientos, pero no entiende de limitaciones, ni de prohibiciones.

    El amor se puede sentir por un hijo, o por tu compañera, por tu madre, o por tu sobrino, por tu amigo, o incluso, puedes estar enamorado de un recuerdo, o de un objeto.

    Extraordinario post Guiller, porque lo encuentro muy amplio, ya que también hablas de lágrimas, y de muchos otros aspectos como la valoración humana, yo creo que este post lo debías haber publicado por capítulos porque es muy profundo, amplio y complejo y da para más comentarios, yo me quedo corta con éste.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que a todo, incluso a amar, se va aprendiendo a lo largo de la vida. Un duro aprendizaje, porque es una dura escuela en la que se mezclan tantas asignaturas... pero creo que la base es saber que lo que des se te devolverá con creces, aunque entra en contradicción con dar sin esperar nada a cambio... qué complicado ;). Besos, Guillermo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Guillermo!

    Vaya, vaya, qué buenas reflexiones!

    Permitime que entre todas, me detenga en una que es mi predilecta "Eres un perdedor o una perdedora" (con tu permiso, mucha pero mucha mierda para quien inventó la frasesita)

    Debo confesarte que ese adjetivo me saca de quicio! Tanto, igual o más que las palabras "éxito ó fracaso" GRANDES IMPOSTORES!

    Finalmente yo no sé quien "sabe" amar, quizás cada uno de nosotros tenga su propia idea al respecto.

    Pero soy madre, y sé que amé y amo profundamente y más allá de la vida, a mi hijo.

    Y soy esposa, y amo profundamente al hombre que elegí para mi vida.

    Y soy amiga, y amo a mis amigos y estoy para ellos.

    No sé si eso es saber amar, sólo sé que recibo lo mismo y me hace felíz.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Marysol... porque todos olemos a humanidad, aunque no queramos, así debería ser, pero no todo el mundo siente al otro en su tristeza.
    Besicos.

    Pato... Por qué será que, tal vez, al llanto de la mujer es al que menos importancia se le da???
    El llanto de un niño, conmueve, el de un hombre, amarga... Y el de una mujer???... No quiero definirme, pues se podría escribir un libro sobre el tema...solo decir que pienso que es injusto, pero es así como nos hemos educado... Y repito, que es injusto.
    Besicos.

    María... pero hay que ser conscientes de que amar sin esperar nada a cambio, es... jodidillo, no?... Por muy generosos que seamos, siempre subyacerá en nosotros un punto egoista, la cuestión es saberlo dominar para que, llegado el caso, no nos haga daño.
    Largo el post???... bueno, sí, a muy pesar mio... Y es que, no me gusta publicar textos tan largos, pero cuando me sale uno así... me sabe mal cortarle algo... es como un hijo y, a un hijo, no se le va a cortar la orejica, o el brazo, o... o....o,o,o,o,... jejeje... no? Y el haberlo colgado por capíatulos... bueno, no pensé en ello. Tal vez hubiera sido una buena idea... y tal vez lo haga con uno o dos que tengo... Ya veremos. Y es que esos, no los he publicado antes por eso, por largos.
    Besicos.

    CArlota... No, no es ninguna contradición... El problema puede estar cuando esperamos algo en concreto. Cuando damos al otro, y esperamos que el otro nos dé más o menos lo mismo... Y a lo mejor, no es ese el camino... A lo mejor, tal vez, la recompensa nos venga por la lección aprendida.
    Has oido alguna vez el dicho de "no te canses de lo que corras por los demás"
    Cuánto amor daba la madre Teresa de Calcuta??? y, Dónde estaba la recompensa???... En el reconocimiento mundial???... Eso es vanidad de vanidades.
    Pero sí, síííí... cuando entramos en el terreno del amor carnal... en el de los sentimientos de pareja... Ayyayayyyy!!!... jejejeje... Ahí duele, eh???... jejejeje... Y exigimos... joder si exigimos!
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Susana... Vaya!... que cierro mis respuestas a los comentarios anteriores y vuelvo y está tú.

    Bueno, pues, que tb. de acuerdo contigo... que síííí.

    Y una cosica... Pues que todo, creo, está en la percepción de nuestros sentimientos... en las necesidades que tenemos de recibir afectos... en lo "egoistas" que seamos con el otro para exigirle... En el grado de satisfacción de nuestra vida con los demás... En que, con un poco, sepamos ser felices.
    ... Y tantas cosicas más...

    Besicos.

    ResponderEliminar
  10. Pues, ¿qué quieres que te diga? Porque es que nos pasamos la vida intentando hacer las cosas bien,
    y parece que no acertamos nunca.
    Ni con la familia, ni con los amigos... como tú dices.
    Y siempre esperamos más de los demás, porque pensamos que nosotros ya estamos dando suficiente,
    pero nos frustra darnos cuenta de que no recibimos nada.
    Y entonces, nos cansamos.
    Y no es cansancio físico, qué va, es cansancio emocional.
    Y este cansancio, siempre es más difícil de mitigar.
    Pero si para ello tenemos que echar alguna que otra lagrimilla de vez en cuando, pues mira, más sano no puede ser.
    Sí, porque enseguida se te quita esa opresión que tienes en la garganta
    y que casi no te deja respirar.

    En fin... Que muchos besos-besicos, Guillermo. :-)

    ResponderEliminar
  11. Me refiero a que es largo tu post, no en el sentido de que sea complejo para leerlo, porque ha sido un placer, sino porque me parece complejo por llevar temas diversos temas y todos muy interesantes, como por ejemplo, el amor, el llanto, los valores humanos, los años ... entonces para comentarlo, personalmente, me he quedado corta porque sólo te he comentado sobre el amor y no los otros temas que creo deberían dar lugar a comentarios, es una pena que se queden sin comentar.

    Gracias por tus posts tan interesantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Cierto es Guillermo que a mí nadie me enseñó a amar, pero claro, si partimos de la base de que me crié con una pareja que nunca se hicieron un gesto de cariño en mi presencia (bueno, ni en la mía ni en la de nadie) pues mal vamos.

    A mí me ha enseñado a amar una personita que apareció en mi vida hace cuatro años, una criatura que me tiene de referencia, para la cual yo soy lo más, soy el modelo a seguir, soy su madre. Gracias a ella he descubierto todo el amor que llevo dentro y que desconocía, a pesar de tener una pareja a la que adoro con toda mi alma, pero ha sido ella el detonante.

    Estoy muy de acuerdo con el matiz de María de no esperar nada a cambio, yo he descubierto también la felicidad que me produce entregarme, el hecho en sí es ya mi recompensa. Conozco ese matiz egoísta del que hablas, Guillermo, porque ha regido mi vida durante muchos años, hago esto para conseguir lo otro, me muevo para..., amo para..., hablo para... Pero te puedo asegurar que uno puede deshacerse de él, se puede dar la vuelta a la tortilla. Y entonces alucinas, disfrutas infinitamente de todo lo que haces, de todo lo que entregas, de todo lo que recibes como un regalo inesperado, de todos tus gestos. Disfrutas de ti mismo porque ya no te mueves para conseguir nada, te mueves porque moverse es estar vivo y es maravilloso.

    En fin, que hoy me has pillado parlanchina.
    Muchos besos, de veras.

    ResponderEliminar
  13. Lourdes... Pues nada, un grito demoledor de montañas, y arrasamos el planeta. Después... más anchos que nada... jejejeje... Jeje???... y si arrasamos el planeta... quién nos va a acompañar... jejejeje. Bueno, un gritito pequeño pero matón. jeje.
    Hacer, hacer para uno mismo y para los demás. No para buscar la recompensa inmediata de los afectos... eso es como ir mendigando: "por favor... sniffff... me da un cariñitooo???... No, eso no.

    "mira colega, te quiero porque te quiero, porque me va tu rollo, y si tú no me quieres... que te vayan dando... vale?... que lo sepassss"... jejeje... algo así, no?... no!... bueno, vale.
    Besicos.

    Mariquilla... pues ya sabes el reto que tienes... Comentarme los demás temas... Ya tienes deberes... No, es broma... Y pienso que llevas razón.
    Este post surgió a raiz de ver a un compañero de trabajo llorar... bueno, como digo, no lo ví... es que pasaba por el taller donde él trabaja y... Después me enteré de por qué lloraba y los problemas personales que tenía y... bueno, un poco de pensar y meditar sobre ciertas cosas...
    Besicos.

    Lula... Nada, nada... que me ha gustado tu aspecto parlanchín... ;)
    Sí, todos tenemos nuestro lado egoista... somos así, y no hay más de lo que hay... Pero lo grande en el ser humano es saber vencer aquello que nos retrasa en nuestra propia madurez.
    Todo lo que nos hace doblar el cuello hacia abajo y mirarnos el ombligo... "malo, Manuel"... Hay que ir por el mundo mirando a los demás a los ojos y con respeto, y no digo mirar por encima del hombro, no.
    Bueno, un poco de humor y reirnos de nosotros mismos, y reirnos con los demás, que no de los demás, tampoco está tan mal, no?
    Y como he dicho antes, no recuerdo a quien: "no cansarnos de lo que corramos por los demás"
    Y que si alguien nos toma el pelo, que sepa que es con nuestro consentimiento... Que no se crea que no nos enteramos.
    Bueno, ya ves, yo tb. parlanchín...Madre mía!!! jeje.
    Besicos.

    Pues nada, me voy a planchar un pantalón, y a la cama.
    Buenas noxes a todas (digo todas, porque por lo que veo, por ahora solo sois "nenas"...:))

    ResponderEliminar
  14. Estamos tan pendientes de gustar a los demás, de ser admirados, de hacernos valer que nos hemos olvidado de aprender a querernos a nosotros mismos, de ahí vienen las amarguras. Hay que aprender a amar, amándonos.

    Dejar las competeciones superfluas y concentrarnos en ser honestos ante los demás, pero primero ante nosotros mismos.

    Llorar no es malo, incluso llorar de amargura, porque de esas pueden dar fruto a un nuevo empezar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bueno aveces las lgrimas lavan pero de tanto lavar se desgata ..ya vez que todo en exceso daña y para buscar el quilibrio bueo uno puedo vovlerse loco.

    Me gusto este post me imagine la escena completa y eso para mi es maravilloso.

    saludos de un jamon

    ResponderEliminar
  16. No, no voy a tirar la caja, ni me arrimo, la miro de lejos nomás, y al hombre, ...dejalo llorar, que está llorando todos los dolores juntos.
    y si puedes ama, y si no te aman, se lo pierden, amar enaltece el ser, nos hace más humanos.
    Gracias por la espera, por aquí me quedo cerca de la caja, no la tocaré... besos.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, pues como sigo parlanchina por la mañana voy a compartir con vosotros una idea que une dos aspectos aquí citados. Por un lado dices que a follar tampoco nos han enseñado (totalmente de acuerdo). Y por otro tenemos este sentimiento que hemos convenido en llamar "egoísta" que consiste en conseguir una finalidad a través de nuestros actos.

    Pues bien, nuestras relaciones sexuales pueden dar un giro drástico con un pequeño detalle: renunciar a la finalidad, renunciar al orgasmo. Si nos quitamos de la cabeza que tenemos que llegar o hacer llegar a nuestro compañero a tal o cual meta, nos quitamos un gran peso de encima, y lo más curioso es que acaban llegando los dos pero de una manera nunca experimentada hasta el momento. Centrarse en cada acto, cada gesto, cada beso, cada caricia, como algo único sin que se conviertan en un paso para llegar a la dichosa finalidad, supone centrarse en el más absoluto presente.

    Es una buena propuesta de cara al fin de semana, se puede probar, se puede aprender y se puede descubrir otra manera de disfrutar de nuestras relaciones (especialmente cuando llevamos ya muchos años de pareja y siempre tenemos la sensación de que esta postura o esta sensación ya está agotada).

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Simplemente paso a dejarte mil besos! y mariposas, que abundan por acá en esta primavera..

    ResponderEliminar
  19. LoyLo... Y es que, a veces, la palabra amor se desvaloriza, se infantiliza, nos sirve de risotada al emplearla... y nada más lejos.
    Parece que nos avergüenza sentir afecto, cariño, amor por los demás.
    Besibrazos.

    Wychy... Sí, pero es necesario llorar.
    Mejor llorar con lágrimas hacia afuera, que no hacia las entrañas.
    Besicos.

    Kalista... Un detalle de tu parte respetar la caja :), pero ya sabes... si la necesitas... jeje.
    De la espera... nada, nadie mejor que uno mismo para "lamerse las heridas", aunque a veces, un buen axuxón... que le den a uno... eh?
    Sí, es condición humana amar, pero, diría más bien que, obligación merecida por nuestra naturaleza, aunque algunos, parece que más bien animalicos... oiga.
    Besicos.

    lula... Llevas razón, mejor que plantearse una meta, disfrutar de las etapas, no?.
    La sexualidad es un mundo lleno de colores donde se debe aprender a mezclarlos, como en la paleta del pintor...Y de ahí, a crear un magnífico cuadro.

    Nada, nada... este finde a mezclar colores todos y a pintar cuadros como locos... jejeje.
    Besicos.

    Enre... preciosa... Contigo por aquí, no hace falta que me traigas mariposas.
    Gracias por tus mil besos. Acepta tú mis...
    Besicos. (pues eso)

    ResponderEliminar
  20. Gracias por tu afecto, y tus cálidas palabras... abrazo

    ResponderEliminar
  21. Cuando un post invita a la reflexión, como es el caso, se ha ganado una batalla, guille, porque se mueven las conciencias.
    Del amor sé mucho, pero aún me queda por aprender.
    De lágrimas sé que tengo más por derramar, pero no me preocupan esas..
    Me inquieta mas el pensamiento de que otros puedan derramarlas por mi causa.

    Me gustan estos post "removedores" que airean los sentimientos, como se airea la tierra para que las plantas crezcan con renovados vigores.

    Besines alados.

    ResponderEliminar
  22. Mariposa...
    ...
    "Me inquieta mas el pensamiento de que otros puedan derramarlas por mi causa."
    ...

    Un bonito y noble pensamiento este que dejaste.... Gracias!

    Besicos.

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.