..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 29 de mayo de 2008

Aquí Radio Nocturna Intercoloquial, Radio 00

R.N.I.C., R.00
(RADIO NOCTURNA INTERCOLOQUIAL.- Radio 00)


Saludos, búhos reales de la noche. Aquí Radio Nocturna Intercoloquial, Radio 00.- La radio que comienza a las 00... No, no es que seamos sin alcohol. Sino, ¡todo lo contrario! Ya lo decía Ramoncín: “¡litros de alcohol corren por mis venas, mujer!”... por tus venas, oyente de la noche.

¿De qué vamos a hablar hoy?... ah!... de los momentos de felicidad y otras cosas.

¡Momentos de felicidad!... Momentos de felicidad para unos. Menos felicidad para otros..., pero al fin y al cabo, ¡momentos de felicidad! 


¿Y por qué no? ¿No tienes algún grato recuerdo no muy lejano? Sí, todos tenemos algún buen recuerdo, más o menos lejano, más o menos cercano. Lo que pasa es que, ¡lo bueno sabe a poquito! Porque la felicidad no se encuentra tirada por las esquinas, ni te la dan... y mucho menos se compra en el mercadillo de los Domingos. La Felicidad la llevamos dentro de nosotros desde que nacemos... ¿Que se nace llorando? Pues claro, para anunciar al mundo que acabas de llegar. A pesar de lo que diga la ciencia. ¡Y que te oigan bien! ¡¡¡Mamá, Papá: Estoy aquíii!!!... ¿”Tenteras comadrona”?

Ya, ya, no todo el mundo sabe encontrarla y sacarla al exterior. Bueno, aunque parezca difícil a veces encontrarla, si nos lo proponemos, podemos... A veces, solo a veces.

Hay otros momentos. Los de intimidad. Unas cervecitas en la mesa o la barra de un bareto, donde las horas que pasan, ya más de las 2 de la madrugá, no importan, porque es Viernes o Sábado y mañana no tengo que madrugar...

¡Grandes Momentos! Si, tan grandes, que la soledad de cada uno, nuestra propia soledad, se aferra fuertemente al otr@, para convertirse en amiga y compañera inseparable, de ambos. Y uno, habla y habla... Y el otro, escucha y escucha. Con menor o mayor interés o paciencia, pero escucha... De todas formas, ya sea interés o paciencia, tanto uno como otro salen ganando porque, en el fondo... si son las 2 de la mañana y están en un bareto tomándose unas birritas... seguro que son almas gemelas.

Todos tenemos un alma gemela a las 2, las 3 ó a las 4 de la madrugada.

También, oiga, quiero decir, que si hablar desahoga, alivia las penas, descongestiona y alegra el alma e incluso hace soltar alguna que otra lagrimita, para luego ser secadas a besos por la persona amada... pues escuchar... ¡ay amigo!, escuchar te da la vida. ¿Sabes?

Escuchar es recibir el alimento espiritual directamente del que tienes frente a ti y que, si encima y todo es tu ser amado, pues mejor que mejor. ¡Qué importan en el fondo las cosas que estás escuchando a esas horas, con ese alcohol que llevas metido en vena! Lo importante es lo que se quiere decir con los ojos, con el movimiento de los labios, con las manos... con su lenguaje corporal...Jaja... claro, sin tambalearse mucho.

¿Os habéis parado a pensar que hay momentos en los que, en el fondo, lo que necesitamos es que alguien necesite de nosotros. Sí, sí, desahogarse y jarrar por la boca que tu jefe es un h.p. y mil cosas más, alivia mucho, pero...sentirnos pañuelo de lágrimas del otr@. Sentir que nos necesitan. Sentirnos útiles, es algo que nos sublima hasta los cielos...
Claro, si el pedo que llevas te permite mantenerte lo suficientemente sereno, como para comprender que uno más uno son dos, o que, cuando quien tienes en frente te dice que le caes bien, no significa que quiera follar contigo.

Quedando claro esto último, proseguimos.

A quien tienes delante está hech@ de la misma “pasta” que tú. Sufre y padece como tú. Se alegra y disfruta de las cosas que tú. Ríe y llora como tú. Claro, en mayor o menor medida, según... el “modelo”

En esos momentos no hay otra persona en el mundo que te llene más, que quien tienes delante. Lo es todo para ti. Te l@ comerías a besos, o simplemente le cogerías la mano y estarías así horas y horas. Dependiendo del colocón que llevaras. ¿Y si fuera tu mejor amig@? Pues estarías ensimismad@ y atent@ a su historia y con un montón de ganas por resolverle la vida y sus problemas, porque... para resolverle la vida a los demás... somos los mejores. Qué importa que mi vida sea un carajo y dé puta pena. “Ven, ven, que yo se lo que tienes que hacer”

¿Somos, o no somos así? Vosotros mismos. Llamadme y dadme vuestra opinión.
...
Bueno amig@s no quiero aburriros con mi perorata, pero sí deciros algo más: ¡Ama! ¡Amad! ¡Amémonos! Pero no por la necesidad de ser correspondido (eso son palabras mayores, eh?), sino por la necesidad de realizarnos como adultos plenos. Sí, ya sé lo que estás pensando, que los corazones y las almas frágiles... ¿dónde nos ponemos? Pues en el mismo bote que los que se “creen fuertes”. En la misma leja del aparador o alacena. En el mismo rinconcito perdido y olvidado de la última estancia de la mansión o de la chabola. En definitiva: “en el mismo mundo donde deberíamos caber todos”, y que es en el que estamos... a pesar de esos pocos que van jodiendo todo lo que tocan, y que todos sabemos quienes son.

¡Qué suerte tenemos los débiles!... ¡Qué suerte!

Pues porque el “fuerte” moriría si se viera débil, en cambio, el débil, subsiste por siempre y para siempre... Bueno, bueno, siempre hay quienes... Pero yo sigo pensando que, si el débil, de la noche a la mañana se sintiera fuerte, seguiría viviendo aun, con más intensidad, y por ende, con una rica sabiduría adquirida a través de la propia experiencia en sus momentos débiles.

Y para ir terminando,...

... Digámonos “te quiero”, por ejemplo, con una flor. Pero una flor que dure más que el sexo, más que el egoísmo, más que el orgullo intransigente. Una flor que, como flor, se marchite y muera al igual que la pasión, pero que su perfume, su aroma, su sensación al recibirla... dure para siempre... para toda la vida. ¿Me entendéis, verdad?

¿Eso es amor?

Claro, aunque quizás, para algunos, sea una cursilada. Bueno, pues...como que me da igual. Para mí, cualquier entrega cariñosa, es amor. Sí, amigos... Amor es dar y recibir.

Ya, ya. Y ahora me preguntáis: ¿Y lo de dar sin pretender ser correspondido?

Tranquis, tronc@s, que si no puedes llegar a dar sin esperar nada a cambio... no hay que desesperarse. Bienvenid@s al Club, pero recordad que, la perfección, no es una meta inalcanzable. ¿O sí? Bueno, la cuestión está en que no nos escudemos en la utopía de ser perfectos. Aunque nunca lo consigamos, todos los días hay que intentarlo.. De eso se trata y ahí está el secreto. Pero mucho ojito y recordad: Perfect@s sí. Istéric@s Pijoter@s perfeccionistas, porculer@s... ¡No!... No obligues a besar. Enséña besando... Ya, ya sé que no puedes. Tú no eres así. Yo tampoco... pero recuerda lo de la “lucha”



Bien amigos, y ahora me retiro. Dadle esta noche una sorpresa a vuestro ser más querido: Padre, madre, hijo, hija, abuelo, abuela, marido esposa, amante, novia, novio... a quien tu más quieras o desees hacer feliz por un ratito... o un ratazo...(jeje)... bueno, aunque a estas horitas... Mejor que a los abuelos y demás del mismo rango, mañana, pero... ¿y al “pariente” o a la “parienta”? Eso ya lo dejo a tu libre elección. De todas formas... Iba a decirte que no te arriesgaras, pero... ¡qué carajo! ¡ándale wey!

No olvides que siempre, hay alguien que necesita tu cariño. Siempre hay personas y... personitas a tu alrededor.

Y ahora, “El Bebé” para mi amigo Guillermo... o lo que es lo mismo “My baby just cares for me”





Disfruten.

=================================================================Dicen que, Bernabé, amaba la radio más que a cualquier mujer que hubiera pasado por su vida y... por su alcoba. Que siempre fue educado y muy despistado. Y que a sus 70 años todavía conservaba un espíritu joven , jovial y amante de la vida. Y que aun continuaba haciendo radio.
Nunca le dieron premio alguno. Nunca destacó por hacer grandes programas, pero él, amaba hacer radio, más que a ninguna mujer que hubiera pasado por su vida... y por su alcoba.================================================================
Por lo extenso llegué a pensar en no publicarlo... que a lo mejor no se hubiera perdido nada nadie, pero... ya sabemos los que escribimos que, nos da pena cortarle los bracicos o algún miembro a nuestros hijos... A mí, sí.
Si has llegado hasta aquí, gracias... ah!, no y no!... no vale empezar por el final.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Querida Lisa


Dicen que Lisa, a los treinta y muchos años, cayo en coma. Desde entonce la vida le regaló muchos noes.- Hospitalizada, Juan, su marido, la visitaba todos los días.- Lola la cuidaba en los momentos en que la familia no podía dedicarse a ella.
Esta es una carta que Juan, como tantas otras cartas que le escribía a Lisa, dejó olvidada en la mesilla de junto a la cama.
........................................................................................................................

Querida Lisa:

Ayer, ojeando entre las cartas de cuando éramos novios, en el baúl del trastero, leí una que en especial me llamó la atención. En ella, yo te decía: <>. Sí, si, y además en mayúsculas. ¡Qué tiempos!... Influencias de la película, claro.

Ahora, desde esta montaña de años y experiencias construida, se ven las cosas de otra manera. ¡NO DECIRTE NUNCA LO SIENTO”... ¡Qué barbaridad!, pero a la vez, ¡Qué bonito! Son los años y nada más que los años, los que nos dan sabiduría.

Cuantas veces he tenido que decirte “lo siento” y no te lo he dicho... No, no creas que era porque pensaba en la frasecita de”marras”, y lo cursi que podría quedar. ¿Quién se acuerda en esos momentos de esas tonterías? Si no te lo decía era porque el consciente y el inconsciente no están educados para asimilar que, pidiendo perdón, se ama dos veces. Se ama verdaderamente a la otra persona, hasta el punto de no importante que te den un portazo en las narices, pero el orgullo es mal consejero en ciertos momentos.

¿Nunca decir, lo siento?... Sería como “nunca decir te quiero” porque se ama a tan extremo que no sería necesario decirlo. Pero si pisamos sobre el asfalto, “nunca decir lo siento” es vivir en un mundo de fantasía... Y yo te amo en la realidad. ¿Nunca decir, lo siento? No, decirlo todos los días: por la mañana y por la tarde, y al acostarte, y por teléfono y... y que me eches a patadas por pesao... No, tampoco es eso, pero ¿verdad que me entiendes?

Hoy he salido de comisaría antes, y ya ves, aquí me tienes, de uniforme, no he querido siquiera cambiarme, me apetecía estar contigo y escribirte estas letras para cuando despiertes.

Tu, descansa, no tengas prisa... Bueno, sí, ya sabes que nosotros... Pero lo importante es que, cuando estés preparada, despiertes.

Las niñas peguntan que cuando volverás a casa...

Lola me ha dicho que hoy te ha leído unos poemas de... no sé, no me acuerdo, casi ni le he hecho caso, solo deseaba estar a solas contigo. Mañana, como es sábado y libro el fin de semana, dejaré a las niñas con mi madre, y pasaré los dos días contigo.
A aumentado la familia. Ayer, Mariana compró un hámster para Susana, como regalo de cumpleaños atrasado. Las gemelas, como no, querían otro, uno para cada una. Las cuatro te mandan un beso MUY, MUY, MUY, MUY FUERTE.

Susana dice que, cuando venga, te traerá el hámster para que lo veas. No sé si se lo dejarán pasar. Pero ya la conoces, es tan cabezona, que seguro que lo esconde en cualquier sitio.

Bueno, cariño, me tengo que marchar. Ya ha vuelto Lola a quedarse contigo.

Un beso que te voy a dar ahora mismo.

Esta tarde vendré otra vez.

Te quiero.

martes, 27 de mayo de 2008

Ay Mi Niño Gitano!





















El agrio de los cueros
perfuma de muerte al viento,
mientras el paño fantasma,
a su paso por los campos,
abre caminos de muerte;
senderos de sudor rancio.

La mañana está pesada.
El frío resbala en su cara.
Su frente, alta y de escarcha.
Su sonrisa, blanca.

Su culpa fue,
una puñalada encelada,
una muerte de honor.
Y después,
con el alma encogida
y el corazón lleno de pena,
otra a ella.
¡Que un hombre,
como tiene que ser,
debe lavar esa ofensa!

Son las seis de la mañana
en la torre de la iglesia.
Tañe ronca la campana,
a las seis de la mañana.

Seis caballos galopan
por senderos de amargura.
Seis caballos lo llevan,
sobre sus anchas grupas.

Entre dientes, canta su pena,
¡su pena, penita pena!

Ya no volverá a verla
descalza sobre la arena,
abanicando sus volantes
a la luz de la hoguera.

Y sus besos,
como espuma viajera
romperán contra la piedra.

Manos de hierro te llevan.
Muros de sangre te esperan.
Palomas velan tus sueños.
Mujeres lloran tus besos.

Si te viera Federico,
te cubriría de rosas.
Te mecería en sus versos,
te acunaría en su llanto.
Y entre llanto y canto rezaría:
¡Ay mi niño gitano!


.....ooOoo.....

lunes, 26 de mayo de 2008

Aparta La Dureza De Tus Ojos

















Aparta la dureza de tus ojos
y ven.
Anda, ven.
Ven a mi lado.

Descansa.

Abre tu corazón al mío
y ablanda tu mirada.
Que me hace daño.
Que no quiero quererte
con tanto hierro.

Anda,
ven y descansa,
que yo descansaré a tu lado.


Un amor
y un quebranto.
Un amor lejano
que hace suspirar versos
de espuma blanca,
de gaviotas negras,
de nubes de a jirones hechas.

Un amor sincero y bravo
que muerde el viento
y golpea a las olas
porque él,
no llega.

Un amor suave y callado
que se deshace
como castillo de arena
cuando las olas lo besan.
Cuando él la besa.

Un tiempo de esperanza.
Un tiempo de quebranto
Un tiempo,
para ser amada.

…..ooOoo…..

domingo, 25 de mayo de 2008

El Caballero II.- (Presentación a l@s Bloguer@s























Salud, amor y honores,
reciban Caballeros y Damas blogeros,
que en atención sufrida y paciente,
dais cabida suficiente,
en vuestro apretado día,
para aun detener vuestra marcha
y perder unos minutos
en atender esta lectura.

Me presentaré:

Me llamo:
El Caballero.
Sí, el mismo.
sencillo nombre
que por apelativo llevo.
No Carlos ni Diego,
ni tan siquiera Guillermo...
(¡Nombre más feo!)

--Caballero... !
--Perdón.

Sigo y me expreso.

Pues heme aquí,
con el beneplácito de Guillermo,
para dar rienda suelta
a mi desenfreno...
bueno, aunque, si bien expresado
y con acierto...
yo soy
el ansiado desenfreno
de Guillermo.

Que las ripias,
le entusiasman.
Que las ripias,
le privan.
Que hasta parece
que las ripias
por él suspiran,
saltan y cabalgan los cielos.

Son las ripias para él,
como un exorcismo contra el mal.
La bocanada de aire fresco
cuando, poco antes
de la asfixia vital,
te dabas por muerto.

Un día, haciéndolas se vio
y descubrió que le encantó.
Y me creó.
Y en mí, se recreó.
¡Vamos si se recreó!

¡Que no tenía otra cosa que hacer
El buen Guillermo,
más que colocarme dentro de una armadura,
con celada y sobre un jamelgo,
como cabalgadura!
Eso sí,
con escudo, lanza y espada.
Que un buen caballero
necesita tal defensa;
sobre todo si se tercia
algún fanfarrón
pidiendo guerra.
También me ha dado
escudero.

Pero no termina todo ahí.
Para colmo de mis males...
Para colmo de mis pesares...
Para desdicha de mi alma...
¡Joder... digo, rediez con el Guillermo!
¡Que me encaja a una chavala...!
Perdón... que lo que quiero decir es,
¡que me enamora de una dama,
y me pierde por ella el sentio,
el corazón...!
¡Y la vida!
¡Y todo mi ser!

¡Y no me crea otra pasión,
más que enamorarla con mis ripias!

Pero el muy...
el muy pendón,
no me deja siquiera
a los ojos mirarla.
Y nos separa en la distancia.
Y muero por ella
día a día,
por no poder entre mis brazos
estrecharla.

Mas,
mi consuelo y mi dicha,
son estas pequeñas ripias
que transportan mi corazón
junto al de ella.

No, no tengan vuestras mercedes,
lástima de mí, alguna,
pues a tal fin
he sido creado y...
¿qué buen Caballero,
en aprecio se tuviera,
si todo el día anduviera
faldeando entre damas cortesana,
y al mundo no pudiera proclamar,
con toda grandeza,
los amores por su dama?

Y ya digo que,

a tal fin he sido creado.
No hay lástima ni desconsuelo...
Bueno... Mejor dicho...
¡La lástima y el desconsuelo es,
cuando, el Guillermito,
pone en mi alma
el torbellino del deseo
por verla!

¡Qué jodío,
este tío!
(el Guillermo, digo)

¡Claro, él...
al lío
y yo...!
Y yo, señores,
a mis amoríos.

...

Ya termino.

Y si hasta aquí han llegado
y no han sucumbido a la lectura,

sepan, criaturas que,
este Caballero les saluda
y les desea buena fortuna,
en el juego
y en los amores,
o si solo lo prefieren,
en el juego del amor,
pues es ahí donde se conjugan,
la pureza del alma,
la experiencia de la vida
y la templanza del corazón…

Y tengan por cierto
este proverbio:
En el amor, en la mesa y en el juego,
se notan los Caballeros.

.....ooOoo.....

viernes, 23 de mayo de 2008

Tal Vez, Solo, Tal Vez



Entrega tus manos al fuego,
el alma, todo tu cuerpo;
tal vez purifiques tu amor.

Conserva, tan solo,
una pequeña brasa incandescente
entre los pliegues de tu sonrisa;
tal vez no muera tu ángel.

Ata, a los dedos de tus manos,
el suave recuerdo de aquel cuerpo apasionado
que a tu cuerpo se entregó;
tal vez nunca hiele en tu corazón.

Vomita tus angustias,
tus miedos y desconsuelos...
deshazte de ellos;
tal vez... Tal vez nunca puedas hacerlo.

Pero puede que aprendas
a vivir con ellos.

Pertréchate abiertamente de lo bueno,
de lo que tú quieres,
de los que te quieren;
tal vez venzas lo que ahora te vence.

Ama,
ama con tiento, pero sin tapujos,
y tal vez, solo, tal vez,
encuentres respuesta.


..........ooOoo..........

jueves, 22 de mayo de 2008

El Pábilo Y La Oración (Dulce Muerte)


















Suenan las horas
en el campanario de la iglesia.
El día cierra sus puertas
y las estrellas visten a la noche
con cintas de seda negra
y lunaricos de ascuas.

Por la calleja,
entre paredes descarnadas
y farolas muertas,
asoma soñolienta
una vieja y pequeña ventana,
exhalando, fatigada,
la vida que hay en su interior.

Una cocina, hay,
y un retrete.
Y una mesa con mantel de hule.
También una alacena
haciendo esquina.
Hay una silla de anea,
desvencijada.
Hay también una cama,
con mesilla...
Todo unido hasta la muerte,
bajo la luz tenue
de una bombilla casi ausente.

Reposada,
echada en su cama
bajo las sábanas perfumadas
de maderas de oriente,
un cuerpo viejo, cansado,
musita una oración ferviente.

Su mirada está clavada
en una pequeña estampa
de la Virgen de los Desamparados.

Hay un centelleante y pequeño
pábilo de aceite
como único presente.

Una plegaria cansada,
envuelve a la virgen de la estampa.

La viejecita,
mi viejecica,
reza que reza
en oración muy callada.
Mas ese pábilo incesante
muestra su brillo arrogante
sin desearse la muerte,
sin querer agotarse.

Y mi viejecica
le habla.
Mi viejecica,
le increpa:

“¡Ay! pábilo pérfido y elocuente,
que por mis ojos a mi mente
tú te me entras y aposentas,
robando, de mis pensamientos,
mis enamorados rezos
que a esta virgencica le ofrezco.

Pábilo danzarín e impertinente,
que a la negrura inquietas,
¿por qué no te detienes?

¿No ves cómo tu llama
poco a poco muere,
y que es la misma muerte
quien te llama?...

No me mires.

¡No me inquietes!
No me des pasitos de muerte.
¡No me asustes!
No me agarres. ¡Suéltame!...

No me sueltes,
llévame.

……….ooOoo……….

A esas viejecicas que mueren solas, sin nadie, y que cuando entras a la casa, aparte del olor a carne muerta, solo ves estampas de santos y de vírgenes.
A ellas, y a sus familias que consienten esa soledad.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Beber De Tus Ojos























Beber de tus ojos
la luz del mediodía,
cuando me miras.

Cuando me miras,
abrazarte desearía
y cobijarte en mis brazos.

Cobijarte en mis brazos,
para después besarte y amarte.
Para quererte

Para quererte,
sintiendo que nos queremos.
Que somos dos corazones
y una sola alma.

…..ooOoo.....

martes, 20 de mayo de 2008

La Noelia - (Un disparo en la cabeza)






















Es posible que en la actualidad, aun existan estas historias???... No me refiero al desenlace.



Un disparo en la cabeza
acabó con don Genaro.

--¡Lástima! -decían unos
sentados en el banco,
viendo pasar las mozas
al regreso del trabajo.

Y las mujeres, callaban.

--¡Pobrecillo! -otros decían
en sus comercios, conversando,
atareados con los clientes.

Y las mujeres,
sin decir nada.

--¡Todo un señor!

--¡Sí señor!

...Comentaban en los patilillos,
entre bollos, orujos y cafés con leche,
aquellos que, en vida,
fueron sus convecinos.

Entre tanto, las mujeres tendían,
en sus cordeles de cáñamo,
aquello que todas sabían.

Y mientras en el pueblo se rumiaba
lo que sí y lo que no fue don Genaro,
en casa de don Genaro
descorrían las cortinas
y florecían los geranios.

--¡Que descaro! -decían los hombres,
cuando al pasar la veían
que no guardaba luto.

--¡Y es que,-otros decían-
no ha pasado aun ni un año!

Y las mujeres, cuando la veían, le sonreían.

--¡Qué vergüenza! -otros decían-
¡Va provocando a los hombres!


Y las mujeres, la comprendían.

Y es que, la Noelia,
que así le llamaban,
en su vida no conoció otra vida,
más que la que su madre le enseñó,
porque, padre,
lo que se dice padre, tendría,
pero no lo conoció.

Su infancia y su juventud fueron...
un “puticlú” de carretera.
Y a sus diecisiete años,
recién cumplidos,
recibe, como único regalo,
ser vendida a don Genaro.

--Es virgen don Genaro.
¡Se lo juro!
¡Yo le juro a Vd. que a mi hija,
nadie la ha catado.

Y don Genaro,
la cata.
Y la cata es de buen año.

Y allá va don Genaro satisfecho,
pensando que, la Noelia,
era lo único que le faltaba
para tener su vida bien hecha.

Don Genaro, cincuenta.
Diecisiete la Noelia.
Cincuenta pesadas losas,
sobre diecisiete camelias.

Y la flor fue plantada en su maceta;
plantada y de espinos rodeada.
Que no quería don Genaro
compartir tanta belleza.

Veinte años encerrada,
son muchos años.
Veinte años!...

Ella quería vivir,
pero él no la dejaba.
Ella, deseó morir...
Pero tampoco la dejaba.
Y conforme los años pasaban,
más celoso y mas canalla.
Que de insultos y a palizas
la alimentaba y...
y de otras malas sañas,
que ni mentarlas.

(Ojitos tristes pregonaban
tu carita maltratada)

Pero hubo una mañana,
en la que el cielo y el averno,
cara a cara se miraron.

Sentado,

en un taburete
de un rincón de la cocina,
don Genaro limpia su arma.
Una de esas de tambor.
Tambor que redobla a muertos.
Tambor mísero
de las míseras almas.

Mientras, la Noelia junto a él,
sorbe un café amargo.
Amargo como su vida amarga.
Amargo como la hiel.


Y mientras los sorbos morían
por el bajar de su garganta,
de repente,
las paredes de esa cocinita blanca
gritan despavoridas
y enrojecen pavorosas
ante aquel estallido de muerte.

Y la propia muerte
a la Noelia la salpica
con sus lunaricos de muerte.

Un instante, solo por un instante,
el corazón de la Noelia
no sabe encontrarse.


Un rincón,
entre pared y pared,
sostiene a un cadáver.


Aquel pequeño tambor
sonó tan solo una vez.

¡Cuantas veces la Noelia sintió
aquel frío metal
correr por su piel!

Ya ves la rabia y el dolor
que puede guardar un pequeño tambor,
... hasta matar.

Y Noelia sintió morir a la muerte…
Sintió vivir a la vida.

Y la Noelia, desde entonces,
aprendió a dormir.
Aprendió a vivir.
Sobre todo,
con la gran fortuna
que le dejó don Genaro.


Y es que, a los veintisiete años, de ella,
se casaron los dos
por aquello de aparentar
una respetable situación.
La cosa fue que, o bien por él,
o ya fuera por ella o …
o ¡vaya usted a saber!
no tuvieron descendencia.
Ni se conoce parentela
ni cercana ni lejana.
Y ahora, la Noelia,
que está de muy buen ver,
es la comidilla del pueblo.
Y ya, repuesta,
que hace casi un año desde entonces,
ella se pasea y se desvive por vivir
y aprender a vivir su vida misma;
su propia vida.

En el pueblo, ellos,
con sus mentes veladas,
la critican de fresca y descarada.
Pero con los ojos se la comen.

Ellas, las mujeres del pueblo,
conocedoras de lo que se sabe y se sabía,
tienden, sobre cordeles de cáñamo,
sus sueños del día a día.

…..ooOoo…..

Solo Por Ella


















Por ella deje mis campos.
Mi arado por ella deje.
Amigos, pueblo y hacienda.
Todo perdí, por una mujer.

A la mar por ella.
Que por ella
me fui a la mar.

Y la mar me lleva,
y me trae.
Y me zarandea
para poderla olvidar.

Hay noches claras,
de azul marino,
en las que un río,
plateado de luna blanca,
sonríe tras la popa
y siente el latir desarbolado
de un corazón sin derrota.
Entonces, las estrellas,
caprichosas en su afán por competir,
relucen senderos de muerte,
guiándome hacia donde morir.

Y allá voy,
como barquito velero
entre la bruma perdido,
sin poder siquiera encontrar
una rada, un pequeño lugar,
donde poder atracar
mi alma desconsolada.

Mas si cien haciendas yo tuviera
que por lindes horizontes,
cien haciendas,
por ella,
las perdiera.
Y mil amigos también,
y arraigo cualquiera
a las cosas de este mundo
Y hasta mi propia salvación,
por ella,
yo la perdiera.


Por ella y solo por ella.

Y por ella,
yo quisiera,
desalar mis venas,
para cavar la tierra.

Con ella.


.....ooOoo.....

domingo, 18 de mayo de 2008

EL CABALLERO I.- Diálogo con Guillermo























El Caballero, harto de estar encerrado sin aparecer tiempo, habla a don Guillermo.

Dejadme, señor don Guillermo,
que en este nuevo terreno,
de avatares literarios,
saque a airear mis narices,
y me presente a los blogueros.
Que harto estaba yo encerrado,
maniatado y secuestrado por sus musas;
que las muy... bruxas, hasta hoy,
día a día andaban dilatando mi salida
con carcajadas y risas,
y hasta me decían:
“No desesperes, caballero,
que pronto Guillermo,
te desempolvará el plumero”

Y menos mal,
al final, heme allí,
ya casi moribundo;
que a mamporros y espadazos
conseguí salir del calabozo.
Bueno, que en honor a la verdad,
poco trabajo me ha costado:
Algún puntapié que otro.

Y vuelvo a repetir,
que aquí me hallo.
Que aquí me encuentro.
Y si es de merecer
que se le otorgue a mi persona,
paseíllos por el foro,
yo, con sumo decoro, honor y valentía,
haré presencia;
y ante tanta cortesía
y por vuestra benevolencia
en concederme tal distinción,
sabré honraros.

--No es necesario, Caballero, ni merecimiento para mí, tanto agradecimiento--
¡Sí que lo es y quiero!, don Guillermo;
o por lo menos,
el agradeceros que,
aun sabiendo mi parca cultura,
(pues bien sabéis
que he sido educado en armas
y no en el arte de la literatura)
y a pesar de lo que por mi,
vos, habéis peleado,
tengáis aun la osadía
de atreveros a presentaros
con este humilde personaje que,
por poesía solo acierta en fabricar,
ripias, ripias, ripias... y más ripias.
como... como si fueran churros.

--No te devanees la cabeza, y tú a lo tuyo, que aquí, el que se preocupa... si es que se preocupa, que va a ser que no…, soy yo. Tú, a enamorar a tu señora--.

Decís bien, don Guillermo,
que por ella vivo
y no entiendo otro vivir sin ella.

Seguiré defendiendo a mi señora,
y enredado en mis cuitas por ella.
Y si se tercia,
dispuesto me hallo
a combatir en los campos de batalla,
lanza en ristre o a espada,
y hasta pie en tierra
con mandoble,
si hace falta.
Que puesto en otras lides
y en faenas...
bien me conocéis.

--Ya, de sobra, Caballero—
Y hasta pudieran,
si falta hiciera,
rodar cabezas.

--Por favor Caballero, guarde las formas.--
Perdón, don Guillermo,
pero mi corazón guerrero,
a veces me traiciona.

--Y su amor por ella?
Es lo que me da la vida,
lo que me llena.

.....ooOoo.....

viernes, 16 de mayo de 2008

Poema











Gracias Aldi por tu dibujo
--------------------------









Un poema es un laberinto.
La mar llana.

Un poema es la rima y la asonancia.
Un poema es la luz blanca:
la luz nítida que te ilumina.

Un poema es la trama formada
por lazos de seda inacabados.
El haz y el envés de una historia.
Corazón y alma diseccionados.

Un poema es el revuelo de una pasión,
la pasión bañada por la lágrima,
el gozo y la alegría juntos en el cielo.

Un poema es bajar a los infiernos.
Un poema es el llanto y la risa.
Un poema es la cólera y la calma.
Un poema es no entender nada.
Un poema es, nada de nada.
Un poema es un sin sentido.
Un poema es dar sentido a una vida.
Un poema es la vida,
un segundo, un minuto.
Un poema es un instante.
Un poema es dar sexo a los ángeles.
Un poema es mi sangre sobre tu sangre.
Deshojar la margarita y no verte.
Deshojar la rosa y encontrarte.

Un poema es un rincón para ti,
y otro para mí.
Mejor: Un poema es un rincón para los dos.

Un poema es una caricia,
un dormitar en el recuerdo.

Un poema son tus ojos,
tus labios, tus caderas, tus pechos,
tus manos sobre mis manos,
tu andar y tu revuelo.

Un poema,
es alimentar con perlas a los cerdos.
Un poema es una medalla sin merecerlo.

Un poema no tiene precio.
Un poema puede venderse.
Un poeta jamás se vende.
Un poema, se regala.

Un poema es la venda de mis ojos,
la de tus ojos cuando no quieren ver nada.
Un poema es ver mi mirada en tu mirada.
Un poema es Antonio y Federico, (G. y G.L.)
verso a verso unidos.

Un poema es lo que por ti yo siento.
Un poema es lo que tú sientes por mí.
Un poema es repetir y repetir,
que muero de amor por ti,
o que cien vidas perdería por ti,
o que mataría si me abandonases.
Mejor: Me mataría yo, por falta de ti.

Un poema es un punto fuera de la “i”
Un poema es una historia inacabada.
La pasión rasgada por la falta de amor.
Es la luz de la oscuridad,
lo negro hecho claridad.

Un poema es todo lo que tú quieras sentir.
Un poema es no poner ni puntos ni comas.
Un poema no son grandes cosas,
ni tampoco pequeñas.
Un poema es el amor
entre cosas grandes y pequeñas;
la desidia, también,
entre cosas grandes y pequeñas;
y también el odio,
entre esas cosas grandes, y pequeñas.

Un poema es, y es, y es...
y siempre será
lo que uno quiera que sea,
sin cortapisas ni academias,
ni ciencia, ni nada que se le parezca.
Ni tijeras, ni alambres de espinos
para acotar.
Un poema es lo que es,
y con eso, es suficiente.

.....ooOoo.....




Tb. en este poema, podría estar escribiendo hasta la eternidad.


Tú podrías continuarlo, cómo no.


Cualquiera.


Son tantas cosas un poema...

jueves, 15 de mayo de 2008

De Caníbales


















!Te comía a besos!...
¡Es que te comería!
(le dijo el caníbal a la caníbal)


La cosa no está muy clara, claro está.
(La caníbal a ella misma se decía)

A bocaditos, poco a poco,
todo tu cuerpo recorrería.

(La caníbal, asustada,
de su asombro no salía.
Y el caníbal, seguía.)

Tu cuerpo, de mimos, caricias
y de arrumacos sazonaría,
y un manojito de albahaca,
en tu pelo prendería.


¿Será verdad que me ama?(Ella en su hablar a ella misma
se repetía)
¿Será cierto que es el amor
el que por su boca disparata
esta sarta de cursilerías?
¿Será verdad que me ama,
o es que de verdad
me comería?


Aromas de vainilla
por tu piel yo esparciría,
y en miel a tu cuerpo bañaría...
...¡para comerte!


¡Para comerme, para comerme!(La caníbal alarmada en su mente repetía)
¡Lo ha dicho! ¡Ha dicho: “para comerte!”...
luego, ¡es cierto!, ¡es a mi a quien comería!


¿Qué respondes, alma mía?(preguntó el caníbal)

¡¿Que qué digo?!
Pues hijo, que... vaya usted a saber.
Que yo estoy hecha un lío.
Pues es que...
entre “comer y comería”,
“bocaditos y sazones...”
a ver quien se atreve a digerir...
bueno, (ejem), digerir es un decir,
este galimatías.


Entonces,
el caníbal a la caníbal miró,
como él solo sabía mirarla.
Ella, entonces,
comprendió,
y se miraron los dos.
Y de ese mirar resultó que,
a besos,
abrazos y
arrumacos,
se comieron los dos.


..........ooOoo..........

Regalo Para...

...Bueno, que nadie se me ponga celos@, porque es un regalito de colegueo, y como veo que, casi, casi somos de la misma edad... por un pelín... yas!... pues eso. Y como me regalaron esta botellita de sidra no hace mucho un amiguete que estuvo en Asturies, y el vaso es de Corrales de Buelna, del primer año que fui a sus fiestas, hace ya... 6 años??? (cómo pasa el tiempo)... pues que me acordé de Alex... Nada tío, que un regalito para tí. Y acompañando, mi bodhran y uno de mis tippers (el stick para tocar... el palito, vamos... jeje)



Pues nada, queda regalado oficialmente el "Regalo al Colegueo Familiar"


Como verás, es algo austero, sin marco ni guirnaldas, pero bueno, ahí queda... jeje
Un saludo

miércoles, 14 de mayo de 2008

Coraza y Carmín





CORAZA Y CARMIN

Hay veces, que la amargura de vivir sube por las pantorrillas hacia la boca del estómago arañándome los muslos y caderas, recalando en mí hasta quemarme por mis adentros con la sal del fracaso. Y mis anhelos, deshechos, reclaman venganza.

Yo quisiera saber el verdadero significado de libertad, y eso de que nos hace libres. Quisiera saber cuántas verdades hay y hacia dónde debo dirigirme para encontrar a la verdadera. Yo no sé mucho de cosas intelectuales, pues pocos estudios me ha dado la vida, pero me gustaría saber, también, cual es el verdadero significado de la palabra libertad. Ahora tan solo sé, el significado de mi propia Libertad y mi propia Verdad, y nada más que las mías, que a pulso me las he ganado luchando con la vida misma, a costa de la mía propia. Que ya, desde mi juventud, tuve que armar mis esperanzas de coraza, lanza y espada, y un poquito de carmín. Y así, partirme la cara con el resto del mundo para sobrellevar mi vida. Para no depender de nadie.

Me gané mi Libertad y cincelé, golpe a golpe, caída tras caída, mi propia Verdad; la única que podía coexistir conmigo. La que yo quiero y no la que me imponen los demás.

Pero a pesar de todo, por las noches, cuando miro hacia las estrellas y veo mis dos lunas, me acuerdo de mi propia vida, me acuerdo de mis dos vidas. Una, la que me libera. La otra, la que me subyuga... ¡Maldita libertad!

Y es que, yo querría atarme a tu cintura para no poder escapar, y que mi única Verdad fueras tú y solamente tú. Que me doblegaras y rompieras mi libertad en mil pedazos, a fuerza de tus caricias y besos. Y entre tus brazos, ahogarme quisiera, lentamente, mientras me miraras a los ojos, diciéndome ¡Te quiero!
Eres un cobarde. Perdón... no, no eres un cobarde, para tí, no tiene significado la palabra cobarde. Tampoco tiene significado la palabra niño, ni esposo, ni esposa, ni hijo, ni hija, ni padre, ni madre, ni abuelo... Claro, tú no eres humano... Trasciendes a las alturas negrestiales. No tienes capacidad humana para pensar. Tu gran cerebro inconcluso no te permite conectar con la mierda del intelecto humano. Tú eres más... y no eres "más", porque no usas toda tu capacidad para serlo, que si no, ya lo serías. Y es verdad. Verdaderemente, lo "eres"!!! No crees en Dios, y te haces a tí mismo dios, que decides entre la vida y la muerte. Hay un espejo en tu interior que solo refleja odio, complejos, maldad, insatisfacción, tristeza, soledad, ansiedad, falta de raciocinio intelectual, poca personalidad, aniñamiento, fascismo, animalismo, bestialismo... Tantos días nos dan motivos como para estar tristes...! tantos y tantos para la alegría...! Hoy, como tantos otros, nos habéis pintado el día de colores oscuros, pero mi tristeza, hoy, no es por el que ha muerto, ni siquiera por su familia. Mi tristeza es porque la raza humana llora por culpa de seres como vosotros.

martes, 13 de mayo de 2008

Tus Besos A Mis Ojos Cerrados

Has recibido alguna vez besos en los párpados?... Un solo beso es suficiente si saben darlo...si te lo saben dar. Un solo beso tierno, consciente de lo que se hace, sintiendo el momento, saboreando el delicado lugar que besas... Sintiendo que te sienten... Si saben darlo... Bueno, tampoco exageremos... no se trata de ser un expert@ porque, con tal de que te los posen en los párpados, en tus ojos cerrados, ya sientes el calor y sus formas... porque es más para el que recibe, que para el que besa.

Has dado un beso en los párpados, en unos ojos cerrados?

Los más usuales son los de madres y padres a hijos, y los de amantes... Cada clase de beso, encierra un sentimiento de amor eterno. Amor filial. Amor de amar. Amor tierno de los abuelos a los nietos y de los nietos a los abuelos. Son besos intimistas de cariño, de amor. No son besos de primos o de tíos... son, ya digo, besos de amor eterno. Como el filial. Como el del amor de amar.

Hay tanto encanto, para mí, en estos besos... Quizás porque, cuando era pequeño, mi madre me medía la temperatura con sus labios.

Pero ya digo y repito, que son más para recibir, que para dar.
..........................................................................



















A ti abrazado,
huelo el suave perfume
que desprende tu cuerpo.

Sumerjo
mi cara en tu pelo
y buceo
hasta besar tu cuello.

Son tus hombros
desnudos
los que me llaman al descanso.
A reposar
mis mejillas,
a soñar tus encantos.

Cierro mis ojos
y así,
agarraditos los dos,
como en la canción,
espero
recibir el bálsamo
de tus besos en mis
párpados.

El ungüento
de tus húmedos
y cálidos labios.

Un beso pequeño,
tierno.

Mejor,
muchos y pequeños besos,
de esos
que resucitan
hasta a los muertos.


.....ooOoo.....

lunes, 12 de mayo de 2008

Podría yo ser tú?


Quien como yo, o quien como tú. Que podría parecer una pregunta, pero no es una pregunta. Es una afirmación.

¿Podría yo ser, aunque solo fuera por unos instantes, tus pensamientos, tus alegrías o tus penas? ¿Me dejarías? ¿Podrías prestarme tu piel y tu estatura, tu pelo, tu físico, tu historia, tu vida, tu persona, y que yo soñara, aunque solo fuera unos instantes, ser tú?

Déjame que me desnude de mi persona, de mi razón, de mi ego. Déjame que escriba algo sobre ti, de porqué estás así, de porqué ríes o lloras. Déjame soñar por un instante, los avatares que te han avocado a esa situación. Déjame soñar por ti. Ya sé que puedo equivocarme y que, a lo mejor, no ríes por lo que ríes. Que a lo mejor, no lloras por lo que llorar, pero déjame que al menos ponga mi corazón en ello.

¿Te conozco? A lo mejor sí o a lo mejor es un sueño, o simplemente te he visto pasar por la calle y tu cara me ha hablado, o tus manos, o todo tu cuerpo. A lo mejor solo has suspirado un “¡Ay Señor!”, y ese salir del alma ha inundado como un perfume todos mis sentidos y me has invitado, sin tú querer, a conocerte.

Y ahora, si te apetece, puedes preguntarme algo.



¡Ah, la gran cuestión!...

¡Y yo qué sé!... Y ojalá lo supiera... o no, ¡qué más da! Llegar llegará, pero aquí, donde estamos, si me preguntas sobre la vida o la muerte, te responderé: “la muerte”, pero no como tal. Porque sentir la muerte es sentir que estás vivo. Sentir la muerte es agarrarte a la vida. Sentir la muerte es mirarla cara a cara sabiendo que, algún día, llegará y que tendrás que prepararte para ese momento. ¡Déjate, déjate de mortajas! No me refiero a eso ni a féretros ni a caballitos blancos y caballitos negros. Te digo con esto, simplemente, pues eso, “mirarla cara a cara” y ver el sufrimiento que emana de los demás, saber que está ahí, y que por desgracia, o por suerte, nacemos y morimos con él. Y no volver la cara, sino pisar firmemente sobre el duro de esta vida y “tirar palante”. Ya creas en la bondad de las personas o en el mismo Dios.

No, no quiero moralizar ni decirte lo que tienes que hacer, solo que me dejes hacer, que me dejes escribir algo de ti, aunque me equivoque, que todos tenemos derecho a ello, pero en cuestión de sentimientos, no de verdades ni siquiera a medias, los sentimientos son lo que cuentan, aunque te equivoques, aunque me equivoque.

Por favor, no me prives de ser tú o que pueda sentir por ti. Si, ya se que en la mayoría de las veces estás en desamor, que la vida no te depara muchas alegrías, pero sabes que no siempre. Y que siempre hay una esperanza, una ilusión, aunque sea pequeña, por la que vivir: “el amor”, en todas sus facetas.

Ah!... Déjame vivir la noche, que bastante tiene el día con sus colores para despistarme. Déjame vivir la pasión de la noche: la noche negra, la noche oscura, la noche del “ser”, donde el “yo” se sincera con él mismo o con los demás… ¡Pues claro que el día es bello!, pero la noche es la puerta por donde se escapa el alma encarcelada. Donde aflora la pasión. Donde los amores furtivos, sigilosos, suben por las escalas. Donde un buen libro. Donde el alma se sosiega... Sí, ya se: y donde los niños lloran, los ladrones roban... donde tantas y tantas otras cosas ... Vale!, pero la noche, es la Noche!.

¿Y por qué te cuento esto? Quizás porque estoy en tus adentros o tal vez sea que tú estás en mis adentros. No lo sé, la verdad. Solo sé que cuando miras, si me encandilas, es como si yo mirara. Que no hay en esta vida nada como sentirse vivo. Y que escribir, es vivir. Y que vivir es ir descalzo por la vida sintiendo el tacto del camino en las plantas de tus pies, sentir el tacto suave de la arena, el refresco del agua que, en llegando a la orilla, calma tus pies cansados. También vivir es sentirte abrasado por el calor del asfalto para salir corriendo y resguardarte a una sombra... Sí, también eso es vivir.

¿Y por qué te cuento esto? Porque eres ficción y eres realidad, y porque a pesar de eso, quiero que sientas lo que por ti yo siento, cuando no estás a mi lado.
(Y cuando estés a mi lado, también)


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Dicen que esta carta se la encontró el funcionario de turno en el correo para repartir, y sin sobre… Que conocedor de su responsabilidad, todos los días la da a leer a las gentes por si, acaso, alguien pudiera ser el destinatario

domingo, 11 de mayo de 2008

Un Sitio En El Recuerdo























Ayer te vi calle abajo
paseando tu chándal rosa,
atenazado a tu figura
entre tus brazos cruzados,
como si no quisiera,
por miedo al miedo,
de tu cuerpo separarse.

Ayer te vi paseando,
calle abajo,
adornando tus mejillas
con el llanto.

Lágrimas de cristal,
de yo qué sé qué pensamientos te ahogarían.
Lágrimas de rocío helado,
en tu semblante moreno.

Tu paso corto y ligero,
azaroso,
marcaba estelas de oro
sobre baldosas de duelo.

Nerviosos tus delgados dedos,
apartaban cariñosos, de tus ojos,
el velo acuoso de tus pupilas.

De a donde ibas o de donde venías,
no lo sé.
Solo sé que mis ojos
en ti se fijaron,
calle abajo,
con tu chándal rosa,
con tu carita de llanto
y tu pasito corto y
azaroso.

Y ese amargo en tu mirada
se me clavo en mis adentros;
se me clavó en el alma.

No pensé nada,
solo sentí tu soledad entre tanta gente.

Hoy quería para ti,
hacer un sitio en el recuerdo.


..........ooOoo..........

viernes, 9 de mayo de 2008

Petite Mort















... y me deslizo por tu sensual
y voluptuosa meseta
ausente de toda imperfección
cayendo hacia el abismo,
provocando en ti un suave gemir de placer. 
Mientras, tus ojos se entornan
rechazando la tenue luz
que nos envuelve.
Y tu respiración agitada se para
en la espera de mis olas,
que te lleven hacia tu pequeña playa,
hacia tu pequeña muerte.

.....ooOoo.....

jueves, 8 de mayo de 2008

El Otro Dolor

(((Y es que, a veces, el dolor ajeno lo sientes como tuyo y te estremeces al pensar que hay quienes, tal vez, solo tal vez, no saben vivir sin dolor, no sabrían concebir la vida sin sufrimiento. Una manera de vivir. Querrían no sufrir la vida de esa manera?, seguro que sí, pero es tanto el tiempo que ese sufrir ha ido haciendo mella, marcando surcos y veredas por donde caminar, que salirse de ese camino sería como perderse. Como no saber vivir.)))   ..................................................................................


Yo quería hablarte de ese otro dolor,
hecho carne a nuestra propia carne.
Cincelado a nuestro cerebro
y sellado a fuego y hierro,
al igual que marcan a los becerros en el campo,
 y decirte que no me lo quites. No.
Tan de repente no me lo quites,
que no sabría yo que hacer sin él.

Espera, ten paciencia, ya me lo desnudaré yo
a poquito a poco,
como quien reza un rosario,
como el que siembra la vida.
A poquito a poco.

Son mías las espinas y el propio cardo.
Que yo hubiera querido rosas, pero fueron cardos.
Y sus secas espinas van clavando,
uno a uno,
sus encantos entre mi piel y mi carne.

Este dolor es mío, que no es de nadie.

No se si alguna vez sabré manejarme sin él.
Son tantos años...
Y ese recuerdo imborrable...
Tanto tiempo el sol calentando la esperanza...
Pero no es el sol el que veo desde mi ventana,
que yo así lo quisiera.
Es el propio frío de invierno, volviéndose escarcha.

Quisiera aprender a vivir sin dolor, como antes.
Como antes, sin dolores grandes.
Con dolores chicos de quita y pon.
Dolores del corazón, que no del alma,
que la trastoca y la equivoca perdiendo el rumbo,
al igual que aquella paloma que se equivocaba.
No, no quiero dolores grandes. Tampoco querría chicos,
mas, si con alguno hay que quedarse,
qué remedio,
los chicos me valen.
Pero primero tengo que despojarme de este dolor grande
que lo quiero como a un hijo,
...como a un hijo mal parido que me exprime la sangre.

¿Y si de pronto desapareciera este dolor?
¿Y si una mañana al mirarme al espejo, solo viera mi cara,
mis manos, mi cuerpo, y él no estuviera?
¿Quién podría resistirlo?

..........ooOoo..........