..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Madrugada tres treinta.- Parte II y fin.


Aquella mano en la bragueta, comenzó a hurgar en la cremallera.

--Paso tía. –y le apartó la mano, que ya casi había bajado totalmente la cremallera- ¡Joder!, ¿es que he llegado hasta este puto antro para no poderme echar un puto cigarro a los pulmones?

Entonces vio que a su lado, un hombre corpulento fumaba mientras le sobaba las tetas a otra prostituta. Y sin pensárselo dos veces, alargó la mano y cogió del mostrador el paquete de tabaco que allí lo tenía junto con el mechero y el móvil.

--¿Se puede saber qué coño haces? –dijo aquel hombre girando la cabeza. 

--Si fueras un cagón de mierda te lo diría, pero creo que ya eres mayorcito para saber qué es lo que estoy haciendo. ¡No te jode! 

--Estás borracho, hijo de puta –contestó y lo miró con desprecio a los ojos. Le quitó su tabaco y su mechero de las manos y apartó la mirada sin hacerle más caso, dándole un pequeño empujón en el hombro. 

--Que si me das un cigarro, cacho cabrón 

Sin mediar palabra, aquel hombre se puso en pié, se giró y... ¡joooder!... parecía un armario con las puertas abiertas. Sin hacer comentario, le propinó un puñetazo en la cara y nuestro hombre rebotó en la barra cayendo al suelo junto con dos taburetes más, y la nariz reventada echando sangre como un cerdo acuchillado por un matarife. Casi grogui, como pudo, se levantó y replicó: 

--¿No sabes pegar más fuerte, hijo de la gran puta? ... 

...

Alas 21:45h del día anterior, sonaba el teléfono. Pedro esperaba ansioso la llamada de Belén, que regresaba de unas vacaciones en Huesca con sus padres . Riiing-riiiing-riiiing

--¿Sí? -descolgó él impaciente.

--Hola Pedro. 

--¡Belén, qué alegría!. Dime, ¿ya volviste de vacaciones? ¿Cuándo quedamos para vernos, cenar juntos y... bueno, echar un polvete?

--Pedro, lo siento, pero lo nuestro... Me jode decírtelo, pero creo que debemos dejarlo.

--¿Dejar? ¿el qué?¡Coño, Belén!, no sé a qué viene esto. ¡Joder, joder!, ¡que nos vamos a casar dentro de cinco meses!

--Por eso, Pedro, por eso. 

--¡Me cago en la puta, tía!... Vamos a ver, tranquilicémonos... 

--No, si yo estoy tranquila. 

--No, ya lo veo ¿Y me lo dices así, tan tranquila? 

--Lo de que cortemos no es una decisión que haya tomado en dos días. 

--Hombre, me alegra tu sinceridad, no te jode, pero yo acabo ahora mismo de recibir la noticia y sin anestesia ¿Y qué pasa con todos los preparativos de la boda, el piso, los muebles...? 

--De eso ya tendríamos que hablar para arreglar las particiones. 

--¡Belén, coño, no me jodas! Y lo que es más importante: ¿Qué pasa con nuestros sentimiento, por lo menos, los míos? 

--... Mira Pedro, estas vacaciones no las he pasado en Huesca con mis padres. Me fui con Ángel a los Pirineos. Llevamos viéndonos ya hace un año. 

--¿!Qué!? Nadando y guardando la ropita, ¿no?... Vamos, que si con el jilipollas de Pedro no salía la cosa bien... Eso se llama llevar una rueda de repuesto, aunque tú has usado un vehículo con cinco ruedas. 

--¿Qué dices de cinco ruedas? 

--Lo que faltaba. No, nada, cosas mías. Mira, lo que más me jode es que Ángel se haya prestado a este juego, conociéndonos los años que nos conocemos, aunque claro, ya se sabe que dos tetas... Bueno, vale, después de esto qué te voy a decir. Dime un día para que hablemos sobre la casa y las demás cosas a repartir... Por mí, como si le pegamos fuego.

--Pedro, lo siento de veras, ya te lo he dich… 

--Le dijo la araña a la mosca. Ya te llamaré –le contestó sin dejarla terminar la frase, y colgó el teléfono. 

Ahora, ya de nuevo en aquel antro, a altas horas de la madrugada, Pedro se encontraba con la nariz reventada y tirado por el suelo. ... 

--Repito, jilipollas: ¿No sabes pegar más fuerte, hijo de la gran puta? 

No, tampoco dio contestación verbal aquel gorila, sino que le propinó una patada en las costillas, tan fuerte, que pareciera que un martillo pilón le reventara todos los órganos internos. El silencio dominó por unos instantes todo el local. Una tos entrecortada con esputos de sangre se podía oír a ras del suelo. La oscuridad llegó a su cerebro. En las películas, seguramente que para tumbar a un tío hubieran hecho falta, por lo menos, diez o doce puñetazos en la cara y otras tantas patadas en las costillas, pero en la realidad, con un buen puñetazo en los morros y una buena patada en las costillas, es suficiente como para dejar medio ko y moribundo a uno. 

Amanecía. Un sabor salado en sus labios y un tremendo dolor asfixiante en la caja torácica le dieron los buenos días. Estaba en medio del descampado junto al poblado. No podía incorporarse. Como pudo, miró a su alrededor y pensó que el coche se lo habrían chorizado. Una sirena de ambulancia sonaba cada vez más cerca. Notó una frenada y un pequeño derrapaje de ruedas; un ruido de puertas abriéndose, unos pasos corriendo y una voz que decía: "Este debe de ser el tío". "Por lo menos  -pensó- estos hijos de puta han llamado a una ambulancia". De pronto, como en una visión, vio volar sobre su cabeza un enorme dragón rojo echando fuego por la boca. Él y aquella bestia voladora se miraron fijamente a los ojos, se sonrieron, y perdió de nuevo el conocimiento. 

Mientras, Belén dormía plácidamente entre los brazos de Ángel y, el sol, como de costumbre por aquellas tierras, comenzaría a iluminar las ilusiones y los fracasos de las pobres gentes que, como todos los días, sí, como de costumbre, se afanarían en ser un poco más felices que el día anterior.

......................................... FIN.................................................

19 comentarios:

  1. Uala! Ni de coña, al leer la primera parte, hubiera adivinado el final.
    Y claro, qué tiene que perder el que ya no tiene ná que perder?
    La vida, claro está.

    Me ha gustado mucho el relato, Guillermo.

    Mil besos-besicos de lunes.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Gran relato Guillermo,con final ¿fantástico?,me tienes que explicar lo del dragón,es que soy un poco corto je je.
    Me ha gustado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lourdes... Bueno, esto es solo una historia... tampoco hay que llegar a esos extremos, lo que pasa es que cuando vas cargaito, pues... puede pasar de todo, que digo yo.
    Besicos

    Sauce...Me alegro. Sabes... tienes muy buenos gustos... jajajaja... es broma.
    Bueno, lo del dragón... Un puntazo, eh?... jajaja.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Pues tendré que leer todas las partes sino no me voy a enterar de nada.

    Espero que tu mujer esté ya recuperada, y que todo haya vuelto a la normalidad.

    Yo me estoy poniendo al día con los blogs que últimamente estuve algo alejada de ellos.

    Un besito para los dos.

    ResponderEliminar
  5. María... Vaya!... un último vistacillo antes de ir a dormir, y tencuentro.
    Nada, pues a ponerte con tranlilidad y buena letra... digo, lectura... jeje.
    Gracias. Sí, casi al 100%. Gracias por tus cariños para los dos. Recibe los nuestros.
    Besicos a duo.

    ResponderEliminar
  6. que final!!!!!!!!!!

    cómo dice lourdes...jamás hubiera imaginado el final!!

    impecable, amigo..

    besoss

    ResponderEliminar
  7. Normalmente siempre hay un perdedor y un ganador en estas cosas del querer...

    Que pena

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Adri...Hay finales, que mejor no comenzarlos, no?
    Besicos.

    Belén... Si, en las cosas del querer pueden y pasan muuuuuchas cosas, pero tampoco es menos cierto que cuando uno va con la mirada transparente por la vida y mirando frente a frente a los demás, tal vez, solo tal vez, se provocarían menos sufrimientos a los más sensibles... y no hablo de sensibleros...quesque, a es@s, no les puedes ni decir "ojos negros tienes"... jeje
    Vaya! y que conste que la Belén de la historia, no eres tú, eh?
    :)
    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Caray Guille, que forma descarnada de contar una ruptura. Nos ha encantado la puesta en escena.

    Nos alegra verte ya de nuevo por aquí "dando guerra"... jejeje.

    Un abrazote grande.

    ResponderEliminar
  10. Excelente , como todo lo que escribes , me encato ese final!

    Besitos de chocolates:)
    Guille que tengas un día muy bonito:)

    ResponderEliminar
  11. LoyLo... Y a mí, a mí tb. me agrada veros por aquí.
    Besibrazos.

    Pato...Y a mí mencanta que dejes tu perfume de chocolate cada vez que vienes a visitarme
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Hola Guillermo: Bonito fina. Ayer no me fue posible entrar para enterarme de este final tan imprevisible. Me ha gustado.
    Guillermo gracias por el poema que dejaste en mi blog, es muy bueno. A mi me falta talento tanto para la poesia como para inventarme una historia y contarla de forma bella y creible es por eso que solo escribo de lo que veo, oigo o siento.
    Agradeciendote tu visita te envio un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Juan... nuestros blogs, somos nosotros mismos... Ni mejores, ni peores. Solo nosotros. Después, interviene el gusto y la conexión con lo que lees y... ya sabes que, "pa gustos, los colores"
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Debo de estar en una etapa ...mmm... delicada.. porque se me han saltado las lágrimas.
    Una historia muy actual, muy bien contada y como muchas de estas historias de las cosas del querer... sentida.
    Pobre Pedro.. ver de cerca un dragon asusta.
    Aiii...tu también me sorprendes Guille, muy gratamente, por cierto.

    Besines encarnados.

    ResponderEliminar
  15. Mariposa...El sentimiento grato, es mutuo.
    Gracias, Mariposa
    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡Aaaaay Guillermo!! ¡¡Qué final!! Un final que va muy de acuerdo con el resto de la historia, pues se palpita, uno identifica la situación y la sufre de pura impotencia...

    Me ha encantado sobremanera.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Liliana... Sí, Por lo menos no se fue a pegarle un tiro a Belén y a Ángel?... jeje... y sin jeje, que con los tiempos que corren...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  18. Que cruel es la vida. A veces, el amor (el desamor), duele tanto, que todo te dá igual, pero el consuelo que ha de buscar Pedro, es que la vida sigue, y seguramente, la próxima vez que entregue sus sentimientos, sea correspondido. Un relato muy bueno Guillermo. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Isabel... Guay!... Totalmente de acuerdo.
    Besicos

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.