..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

viernes, 30 de enero de 2009

de, "El Libro de La Paz"

He sabido que sobre este planeta viven más de cuatro mil millones de seres humanos, todos diferentes unos de otros… y que no tienen las mismas opiniones políticas… ni económicas… ni las mismas creencias, pero que tienen una idea en común que comparten todos… y que les une… ¡No quieren que se les mate…! ¡Quieren vivir y ser felices! En esto… todos están de acuerdo… Todos están unidos.
Sin embargo, y aunque sea difícil creerlo, la vida de todos estos seres está en peligro desde que el hombre descubrió que podía encontrar en la ciencia la fuente de todos los poderes… Una ciencia sin sabiduría hace correr al mundo hacia su perdición… El hombre se ha montado a lomos de la ciencia y ha mandado a paseo a la sabiduría… y ahora los hombres parecen colosos con la cabeza no más grande que la de un alfiler y arrasan todo a su paso… amenazando destruir cuanto pone trabas a sus locos caprichos. Y mientras que unos millones se ocupan en transformar la ciencia en una técnica de destrucción, son un puñado… ¡… tal vez menos de doscientos! Los que deciden la dirección que tomarán todos los demás. Si los doscientos se ponen a gritar: … ¡Avancen!... ¡Retrocedan!... al momento los otros millones vaa a seguir la dirección indicada. Yo no sé gran cosa sobre política, pero me parece verdaderamente injusto que doscientos individuos pretendan encaminar hacia la muerte a otros cuatro mil millones que no aspiran sino a ¡Vivir! ¡Pues bien, si esos cuatro mil millones quieren vivir, deben unirse y hacer que los otros descientos les obedezcan… so pena de ser destituidos y dejar su sitio a la Paz! Pero hay otra cosa que ha llegado a ser de una clara evidencia… la gente que trata de hacer el bien, puede, ella también, recurrir a los medios de la ciencia, el único problema es que muestra menos determinación que aquellos… o bien no saben, o bien no quieren saber… o bien sabiendo la verdad, no se atreven a actuar… Es por esto por lo que he decidido venir ante vosotros sirviéndome de uno de esos medios que la ciencia nos ha dado, la televisión… con el fin de pedir a los cuatro mil millones que griten ¡NO! a los otros doscientos. …y esa fue su última palabra… Lo que dijo, parecía tan sencillo y tan lógico, que todo el mundo se quedó con la boca abierta… Era de una sencillez tan evidente que NADIE lo había visto todavía de esa manera… excepto un niño pequeño, aun no lo suficientemente grande como para… agobiarse con complicaciones. (Bernard Benson.- Edición de 1982) (pág. de la 38 a la 42)

miércoles, 28 de enero de 2009

La Boria de Tu Alma



La boria de tu alma 
a mi alma le hace, tanto daño, 
que como un clavo emponzoñado 
penetra en mis entrañas 
envenenando a su paso 
todo lo que toca. 

La perla que se aleja de tus ojos,

lánguida, a tus mejillas, 
canta a mi corazón 
la tristeza que se ciñe a tu cintura. 

No me cantes alma mía,

a mis oídos, tus dolores de agonía. 
No reclames tempestades 
ni galernas encendidas, 
para poder vivir tu día a día. 

¿Ves el nuevo amanecer que ilumina con su sol la vida?


...ooOoo...

lunes, 26 de enero de 2009

Hay palabras que siempre merecen la pena decirlas.



... Rinnnnnnng, rinnnnnng 

--¿Sí? 

--¡Hola! 

--Hola 

--¿Sabes? 

--Si no me dices... 

--Ya, esto... Quiero decir... 

--¿El qué? 

--Que lo de ayer... Pues que lo siento, que fui un tonto

--¡...!... ¿Y? 

--Solo eso. Lo siento

--... ¡Gracias! No esperaba menos de tí. ¿Quedamos a tomar café y hablamos? 

--Vale. ¿Donde siempre? 

--Sí, a las cuatro y media. 

--Hasta entonces. 

--Nos vemos. Un beso. 

--Un beso. 

 piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ...

Y es que, a veces... ¡cuesta tanto decirlo!. Pero siempre, siempre, merece la pena... incluso cuando la respuesta no sea la esperada. Repito, para mí, siempre merece la pena decirlo. Por lo menos, por respeto hacia la otra persona, aunque se nos deshaga el higadillo y se nos salga la bilis por las orejas.

Y es entonces cuando sufres la catarsis y... y subes al séptimo cielo, como si estuvieras en
un concierto de Queen
  

viernes, 23 de enero de 2009

Una Nota por la mañana



Eran las 07,45h y Guillermo se preparaba para irse a su trabajo, pero antes, a las 08,00h, tenía que pasar por el banco para firmar un documento. A lo largo de la mañana iría Montse para firmar también.

Aquella nota que él había escrito en la cocina esa mañana antes de salir de casa, iba en su mano camino del cuarto de baño. Entró y cogió una pinza del pelo que prendió en la nota y la dejó sobre la repisa del armarito de espejos, al objeto de que Montse la viera nada más entrar, cuando más tarde se levantara. Recién terminado de poner la nota, sintió que Montse salía del dormitorio y entraba a hacer un pis. Su aspecto mañanero era todo un poema. Con su bata rosa sobre los hombros, los ojos cucados y los pelos enmarañados, os podéis hacer una idea.

--Hola cariño

--Mmmmmm

--Buenos días. Acabo de ponerte esta nota para recordarte que tienes que ir al banco a firmar. 

--Ya –contestó lacónica ella apoyando su frente sobre el pecho de él, a la vez que seguía agarrada a la bata-


Y la beso en los labios con ternura, tomándole la cara con sus manos a la vez que le presionaba ligeramente los mofletes hacia afuera, para hacerle "morritos"

--Ah!, y que sepas, que lo más importante de la nota, no es que vayas a firmar, sino el “TE QUIERO”. Vale? -Ella, asintió con la cabeza esbozando una leve sonrisa- Pues nada, hasta luego. 

Y Guillermo salió de casa con destino al banco. Estaría cerrado al público a esas horas, pero a él le abrirían. Después marcharía a su trabajo.

miércoles, 21 de enero de 2009

Viento En El Alma



Hay viento helado en mi alma 
y mi corazón se agita. 

Cuántas veces, 
la sal de tus palabras, 
acariciaron mis heridas. 
Pero aparto mi dolor 
y niego que estas penas 
fueran por tus manos 
traídas a mi vida.
  
Y es que, 
no quiero ver la maldad en tus quereres. 

Marcha en paz, 
pues en deuda, nada tuyo queda, 
ni quererte ningún mal pretendo;
que ya sabes que las corazas de guerra,
bien, no me sientan. 
Pero si alguna vez 
llamaras a mi puerta, 
te ruego no vengas 
con intención de quedarte. 

Sabes que te quiero 
como jamás he querido a nadie, 
y que esta separación 
me invade de tristeza. 
Mas no vuelvas, 
porque es tanto el amor que te tuve 
y que te tengo, 
que jamás podría ser tu amigo. 
Y esto aun más me apena 
y me desgarra las entrañas al saber, 
que tal vez jamás podré volver a verte. 
Jamás podré olvidarte.

 … Cañitas en punta atraviesan mi alma. ..

...ooOoo.....

lunes, 19 de enero de 2009

Dulce Canto



Ellos, inmersos en sus sueños, 
despreciando al tiempo, 
dan suelta a los corceles del amor, 
mientras la pasión 
pinta de suaves colores los corazones. 

La dulce noche da paso al nuevo día. 
La bella noche atrae, para sí, la luz del nuevo sol. 

El aroma peculiar resucita la mente. 
El cuerpo se desdobla, lentamente, 
dando paso a la dualidad. 
Nada es real. 
Todo es un sueño. 
Todo es un bello sueño en esa realidad. 

En este nuevo día, 
los ecos de la noche anterior 
se entrechocan y rebotan por las paredes, 
como queriendo recordar. 
Mas todo es hoy. 

Los rayos del sol y el bullicio de la calle, 
se pelean entre ellos 
por ver quien entra primero 
a través de los resquicios del ventanal. 

De nuevo, todo se hace uno. 
Y los enamorados se besan. 
Y los cuerpos se abrazan 
y se palpan y se aprietan. 
Y todo vuelve a empezar. 

Un dulce canto tosco, 
merodea, socarrón y atrevido, 
por toda la estancia. 

.....ooOoo.....

viernes, 16 de enero de 2009

En Aquel Tablao Flamenco



De un perchero desvencijado 
sobre un tablao flamenco, 
colgaba sudorosa una vieja camiseta, 
lamentándose, con tristeza, 
por no saber bailar sevillanas. 
Y una falda de volantes 
a hurtadillas la escuchaba, 
mientras sus lunares descansaba 
sobre el respaldo de una silla. 
También los tacones escuchaban 
y también un corpiño viejo, 
que no viejo por deshecho, 
sino viejo por la edad, 
que aun, su terciopelo negro, 
brillaba como la luna en la mar. 

 --Qué envidia me dan, 
los que saben bailar
-decía la camiseta, y seguía-
¡Quiero bailar!

Y mientras ella se lamentaba 
y lloraba sin parar, 
sintió una mano ruda y curtida 
que la agarró sin vacilar.

 --¡Ven p´cá!, 
que ya hace fresquito
y tenemos que trabajar. 
Que ya quedan pocas tablas
p´este tablao terminar. 

Y aquella pobre camiseta 
del gremio de la madera, 
entre acordes de guitarra 
comenzó a trabajar,
lamentándose, mientras lo hacía,
de no saber bailar.

 ..........ooOoo..........

miércoles, 14 de enero de 2009

Al Braserico De La Abuela Pepa


((((no, no voleis la imaginación, que no soy yo))) 


  Al braserico de las tardes frescas, 
mientras la abuela Pepa hace calceta. 

Al braserico bonico 
de las tardes otoñales. 
Unos bollicos de azúcar 
y un cafelico con leche. 

Es la hora de recogerse. 

Ansiosas, las madres llaman a sus nenes. 

--¡Gineeeee! 
¡Ven p´cá, ques la hora de cená,
y que ya teyamao dos veces! 
¡Como te coja, 
tendiño con el alpargate!

--¡No mamaica, que no tardo na, 
que ya he terminao!
Quesque la pelota, semabía encanao! 

Y así, el “Ginés”, con su pelota desencaná 
zumba pa la casa a to meter, 
a pique de dar un traspiés. 

--¡Anda, anda!, pasa pa la casa, 
que no te quiero ni ve. 
Pasa pal cuarto baño 
y quítate toda esa roña que me traes. 

--¡Que no me quiero bañaaaa! 

--Lasorejas te voy yo arrancá 
como no tires payá. 
Y ahora mímmico que venga tu padre, 
tó se lo voy a decí

 ... 

Y así, con la abuela Pepa 
haciendo calceta al calor del braserico, 
la tarde se pasa a la noche 
y la noche se duerme entre callejones 
de escalinatas, p´subí p´rriba, 
y escalinatas p´bajá p´bajo, 
mientras Ginés sale destampía pa´l catre,
dispuesto a soñar con Isabel, 
la hija del José, 
la mimmica que ese mismo día, 
sin querer, 
le encanó la pelota en to lo alto la palmera
y, para más… joder, 
con las pinchas se pinchó
y to el aire se l´scapó.
Pero que digo yo,
que ella lo hizo sin querer. 

¡Y aunque hubiera sido queriendo, 
a casico hecho, 
qué carai!,
hubiera dado igual, 
pues fue Isabel, 
la Hija del José, 
la del patio de al lao, la que,
sin querer, 
le pinchó la pelota que él más quería, 
y la encanó en to lo alto la palmera.

¡Ay, su preciosa pelota! 
Pero eso sí: Fue sin querer. 

Al braserico calentico
de las tardes otoñales, 
donde los zagalicos juegan 
a ser mayores. 

..........ooOoo..........

lunes, 12 de enero de 2009

Carta a un amigo


(Los nombres, fecha y situaciones aquí acontecidas son pura ficción. Cualquier parecido con la realidad, es pura y virginal coincidencia) 

Jaén, 24 de Mayo de 2010 

Querido Eduardo: 


Enterado de la noticia, no me ha sorprendido en absoluto que me contaras en tu carta anterior que te casas y por la iglesia. Lo que si me ha extrañado es que sea con Paquita, aquella chica a la que odiabas tanto en la época del colegio (¿recuerdas?), y que solo te gustaba gastarle bromas pesadas y estar constantemente levantándole la falda... y eso que ya éramos mocitos; si no recuerdo mal, entre los 14 y 15 años, y un día te pilló la directora y nos dejó castigados 2 horas de estudio en clase, después de la salida, y digo “nos”, porque claro, Eduardo y el pánfilo de Guillermo (o sea, yo), siempre íbamos juntos, como los matrimonios, para lo bueno y lo malo... Eran otros tiempos y era un colegio privado. Lo de pánfilo lo digo porque... ¡no me jodas tío!, el de las ideas, casi siempre, eras tú, aunque la mejor de todas las trastadas que hicimos, y no lo digo porque fuera idea mía, fue cuando entramos al vestuario de las chicas mientras estaban en gimnasia, y les llenamos de “chubasqueros” las bolsas de deporte. ¿Te acuerdas de Soledad, la “chica monja”, que la llamábamos?, ¡no sabía lo que era!, y aun ahora, creo que tampoco. Ella sigue viviendo aquí, en Jaén. Es una buena chica que se dedica a las cosas de Cáritas y a cuidar a su madre enferma de Parkinson. Bueno, bueno, y la idea que tuviste de meter la culebrilla en la piscina, tampoco estuvo mal, sino fuera por la estampida y el resbalón que se metió la monitora al salir del agua,(que si bien recuerdo, estaba buenísima), y se fracturó el tobillo. Por cierto, tanto deporte tanto deporte, tanta vida sana de vegetarianismo, y hace un mes que salió su esquela en la prensa. Murió de cáncer de colon. También, repito, fue buena la idea, pero creo que nos pasamos un poco. Nuestros padres después de aquello, se pusieron de acuerdo y nos mandaron internos a aquel colegio de curas todo ese verano, que lo pasamos de p.m. haciendo de las nuestras. No quiero ni acordarme, cuando dejamos al pobre Higinio, el conserje, encerrado en el cuarto de la limpieza. Decía con voz de ultratumba: “¡cabrones, sacadme de aquí, cuando salga os voy a moler a palos!”... Lo jodido para nosotros fue después, y repito que no quiero ni acordarme, pero todavía me acuerdo de aquella vara de olivo (que para eso estábamos en Jaén...) que tenía el director. ¡Qué tiempos! 


Ahora que me paro a pensar, hace ya muchas cartas, que no hablamos de nuestra adolescencia. Puede que por los años, que se nos echan encima, me traigan estos recuerdos. Los años Eduardito, que no paran. 


Volviendo a tu casorio, veo que tu vida la estás aprovechando al límite. Y digo al límite, porque... ¡casarte con Pepita!... Creo, por lo que te conozco, que está en el límite de hasta dónde puedes llegar. ¡Golfo! Ella, en Valencia, jefa de personal de la clínica GARRIDO GROUP, propiedad de su papaíto Juan Garrido, el archiconocido cirujano estético de las “famosas” y tú, en Zaragoza, pudriéndote de hambre...¡jaja!... en un despacho de arquitectos...(pudriéndosete el dinero de no saber dónde gastarlo, sinvergüenza) Pues vale. Búscame un hueco por ahí, que un curapupas como yo, aunque sea para quitar vendas, dejo mi Seguridad Social y mi “pluri” en la privada, y me marcho rápido para allá. Es broma, ya sabes que adoro mi trabajo. 


Bueno amigo, decirte solo, que mi rollito con Carla, la italiana que te mencionaba hace un par de meses, no ha llegado a ninguna parte. Terminó de montar la filial de su empresa aquí, y nada, pues que se fue. Me queda un bonito recuerdo. 


Hace unos quince días conocí a una tunecina en el hospital. Pediatra ella, que ha venido en intercambio, y parece que no nos llevamos mal, por lo menos en el campo profesional. Táctica amigo mío, táctica. De aquí a unos días pasaremos al plan definitivo. Me lleva seis años de diferencia, pero me vale. Ya sabes que a mí siempre me han gustado de mi edad, y si un par de años o algo más, mejor.


Eduardito, te dejo. Poco más que contar. A ver si un día de estos te doy la noticia de que me caso, que pronto llego a la medianía de la centena y me voy a quedar para amortajar muertos. Bueno, claro, no van a ser vivos, aunque hay algunos que...


Por cierto, el otro día le cambié la tortilla de patatas a una R1, por unos suculentos sesos de uno de los cadáveres de autopsias. Estábamos en la cantina del hospital, y se levantó para hacer pipí...No lo pude evitar. Lo llevo en la sangre. Me miró fijamente a los ojos y dijo: “Don Guillermo, por favor, no desperdicie su materia gris, y vuélvasela a poner en su sitio, y asegúrese que no se le vuelva a caer”. Nos reímos todos, ella incluida. Es una chavala hija de un primo de mi mujer. A otra no se lo hubiera hecho. Buena chica. Tiene madera de médico. Aprende rápido, y lo que es mejor, tiene intuición racional. 


Ya me despido, amigo. Un fuerte abrazo. Espero que me invites a la boda. Saludos a Paqui.

viernes, 9 de enero de 2009

De La Felicidad



La Felicidad se torna paz cuando te colman de amor. 

Es saber que eres amado. 


Quien en su corazón y en su alma recibe, 

en tono suave, con voz muy callada, 
un “te quiero”, 
camina embriagado de amor, 
se esparce como las frágiles hojas en otoño 
y queda indefenso como un niño. 

La Felicidad es paz, 

cuando ofreces tu amor. 

Saberte capaz de amar. 


Quien a su yo y a su mente doblega 

enriqueciendo corazón y alma, 
y regala, sin pedir a cambio nada, 
un “te quiero”, 
camina embriagado de amor, 
esparciendo su “yo” al mundo, 
como rica simiente en sementera.

……….ooOoo……….
Buen finde y disfrutar... Yuhuuuu!!! :))

miércoles, 7 de enero de 2009

Galopín (Droga y Muerte)



Galopín tuvo una infancia buena, 
sin sobresaltos, sin llantos; 
sin preocupaciones ni por él ni por sus padres. 

Galopín nunca pasó sed ni hambre. 

Galopín fue un niño guapo, fuerte y sonrosado. 
Galopín fue bueno, amable, simpático y modélico. 
Galopín fue feliz, porque nunca le regañaron. 
Jamás fue contrariado. 
Galopín tuvo amigos buenos, amigos malos. 

Galopín tuvo padres que nunca lo miraron... 

como se debe mirar a un hijo: Con ojos preocupados. 

Galopín tuvo padres ocultados tras la duda del saber. 


Galopín tuvo unos padres no culpables. 

Nadie les enseñó a hacer.

... Ángel Galopín volaba por aquí, volaba por allá. 

Ángel Galopín, arrancaba como potro y se paraba justo ahí. 
Ahí, justo al borde del precipicio que susurraba su nombre. 

Todos los días susurraba su nombre aquel precipicio. 

Todos los días, aquella voz sin fin, martilleaba su cerebro. ... 
“¡Hola, Galopín, celebro conocerte!” 
Decía aquella voz. 
Y Galopín pensaba: “Éste, ¡qué va a conocerme!” 

Inocente Galopín, claro que te conocía. 

Y aquella voz insistente, pertinaz e impertinente, 
día a día martilleaba su cerebro. 
“¡Hola Galopín, celebro conocerte!” 

Aquel acantilado sin fin, 

por fin un día celebró la bienvenida. 
“¡Hola, Galopín! Ves como te conozco 
¡claro que te conozco!” 

Y Galopín participó en la fiesta de los confetis rojos. 

Un mal chute, se lo llevó pronto. 

..........ooOoo..........




No siempre, los padres podemos sentirnos culpables por las "desdichas" de nuestros hijos, que son nuestras propias desdichas. 

No siempre los padre, en nuestra buena fe por ayudar a nuestros hijos, sabemos acertar. 


No siempre, los padres, tenemos la fortaleza y sabiduría para enfrentarnos a nuestros hijos. 


No siempre, los padres, hemos recibido la educación necesaria para hacer de nuestros hijos "mujeres y hombres de provecho" 


No siempre, los padres... 

No siempre, los... 
No siempre, ... 
No... ... .. .

lunes, 5 de enero de 2009

Segundo poema de la trilogia "Tres Poemas Y Una Guitarra"



Llega la noche,
guitarra,
la noche llega entre tules de nardos, 
y a lo lejos, 
un bordón suena 
entre alegrías y llantos. 

¿Oyes, guitarra, la noche? 

La noche llega. 

Vayámonos juntos, guitarra, 

vayámonos al Cielo, juntos,
tú y yo por los senderos, 
y descalzos, y sin hatos. 

¿Oyes, guitarra, la noche? 

La noche llega. 

No te apartes de mí, 

guitarra mía, 
que sin ti me pierdo, 
que ya llega la noche, noche, 
que la noche ya llega. 

Ten esperanzas guitarra, 

que ya llegan los luceros.

.....ooOoo.....

viernes, 2 de enero de 2009

Al Ritmo De Tus Caderas



Al ritmo de tus caderas 
mi corazón se me acelera 
pensando en tus besos calidos 
con sabor a primavera. 

Bésame como la muerte a la vida, 
con pasión desgarradora. 

Ámame como la mar a sus barquitos, 
entre espumas de olas. 

Abrázame y nunca me sueltes 
pues sin ti mi alma llora. 

Y qué agustito siempre contigo, 
enterradito entre tus piernas, 
abrazadito a tu cuerpo lindo, 
entre susurros de hierba fresca 
bajo la luna llena. 

Hasta el Lunes, como siempre... o casi siempre... Felicidades a todos un gran BESIBRAZO.

jueves, 1 de enero de 2009