..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Aquellos cálidos rayos de sol sobre tus hombros



Vestida estaba aquella mañana de luz radiante y enamorada. Aguardaba el momento feliz que iba a cambiar su vida, porque su vida ya había pasado entre azules de cielo y ocres de arboledas. Pero los árboles reverdecieron. 

Serena y tranquila como quien sabe el momento y el lugar, pero como un flan por dentro, pues el camino a andar era nuevo, Clementina se miraba al espejo sentada frente a él. 

A solas, en su habitación, esperaba paciente la hora… Esperaba impaciente la hora. No era bueno que se alterara, ya se lo decía Lucas, el médico: “Clementina, a partir de ahora, no debes tomarte disgustos”. ¿Qué disgustos podría tomarse ese día? Disgustos, ninguno, pero emociones… Le daba igual, hoy era el día más feliz de su vida. 

Sentada y ensimismada ante el espejo, daba los últimos retoques a su peinado, mientras la suave luz del mediodía se posaba, con caricias, sobre sus hombros. Aquel calorcito de primavera recien nacida le agradó. Cerró los ojos y comenzó a sentir dulcemente aquellas sensaciones cariñosas. De repente, como por una inspiración, comenzó a contar muy lentamente, como si el tiempo no existiera para ella en esos momentos: "uno, dos, tres, cuatro… treinta y cinco, treinta y seis…. cuarenta y nueve…. sesenta y nueve, setenta, setenta y uno, y setenta y dos" -Justo ahí paró la cuenta- "Setenta y dos años, como setenta y dos soles" –se dijo- 

Terminó de acicalarse y esbozó una gran sonrisa suspirando de felicidad. Salió de la habitación y se dirigió al salón; allí estaba su hermana y su cuñado esperándola para llevarla en el coche nupcial a las puertas de la iglesia donde, a esas horas, Germán, el novio, llevaría más de 10 minutos esperándola. "En estos casos, era lo normal y lo galante" –pensó- 

La casa, quedó solitaria. 

Un suave perfume a maderas de oriente quedó impregnado en el aire, mientras el espejo esbozaba una gran sonrisa y un suspiro de felicidad. Poco a poco, aquel dormitorio, quedó inundado de rayos cálidos de sol del mediodía. La primavera, recien parida, se cobijó bajo sabanas de hilo, y dormitó plácida y serena.

27 comentarios:

  1. Jo, qué bonita el texto.
    ¿Y ves? Tampoco hay prisa... Hasta los 72 tengo tiempo aún... ¿O no? :)


    Besos-Besicos, Guillermo!!!

    ResponderEliminar
  2. Lourdicas...Todos tenemos nuestro tiempo... Todo llega. A veces, nos empeñamos en algo y, cuando lo conseguimos... puede salir "falluto"... precisamente por forzar situaciones... Ya digo: todo llega... Yo no quería, yo no quería (jurao, eh?) y... a finales del 85... zas!... amarrao pa toda la vida... jajajaja... y 2 hijas... y eso que no quería, oiga!!!... :)) ... y si echas cálculos, me casé mayorcito... jeje.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosura, Guillermo.. Me iluminaste este día nevado...
    Cariños!

    ResponderEliminar
  4. Y es que creemos que a esa edad, todavía se viven con más intensidad los momentos felices. Es una preciosa historia y ojalá todos nuestros mayores lograran vivir esa etapa haciendo lo que desean.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Todo llega...para ser felices no hay tiempo, solo un momento que se vuelve nada cuando aparece quien no nos busca al final nos encuentra...
    Muy contenta de haber encontrado este blog y sobre todo el playlist que me permití llevar a mi página aunque sin permiso..
    Saludos y gracias por tu visita..

    ResponderEliminar
  6. Todo llega...nunca es tarde para encontrar la felicidad que aparece cuando aquel que no nos ha buscado al final nos encuentra..
    Me ha dado mucha alegría encontrar este blog con tantas cosas bonitas..como el playlist que me permiti colocar en mi pàgina sin permiso..Gracias por tu visita...

    ResponderEliminar
  7. La calidez que da la seguridad del amor compartido, aún cuando parece que llega a destiempo es hermosa y te hace sentir la plenitud de tus días. Excelente y tierno relato Guillermo.
    Un besito muy grande para ti.

    ResponderEliminar
  8. Precioso...No hay edad para el amor. Yo creo que cuando sea viejita estaré enamorada como una cría.

    Mucho sbesos.

    ResponderEliminar
  9. Desde Cartagena, un saludo.

    El blog de Marpin y La Rana.

    ResponderEliminar
  10. Quien dijo que el amor tiene edad ?... es un bello relato, creo que los sentimientos no duermen nunca ni tienen medida de intensidad, se quiere atraves del tiempo sin lógica ni razón.

    Precioso relato, lleno de vida.

    Besicos, Guillermo

    ResponderEliminar
  11. Y a los 72 hace todo el paripé de la boda?

    Mmmm, no es creíble jajajajajajja

    Besicos

    ResponderEliminar
  12. pues que bonito y que dulce, yo sí que me lo creo ¿por qué no?... si es que el amor es marvilloso a cualquier edad.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  13. En la vida hay tiempo para todo..solo es proponerselo..un abrazo...

    ResponderEliminar
  14. Sol...Vaya, me alegro... que "la Luz" te acompañe :)
    Gracias
    Besicos.

    LoyLo...Sí, y es que el amor..."no tiene edad" Lástima quienes se enclaustran viviendo en el pasado.
    Besicos.

    Doña...Quien cierra los ojos, lo único que podrá ver son "chiribitas"... La realidad es otra, y esa realidad tb nos puede llevar a disfrutar del amor y ser felices... a cualquier edad.
    Que disfrutes la música... :))
    Besicos.

    Belkis...Gracias. Sí, uno se estabiliza y puede llegar a ver la vida de otra manera, mejor.
    Besicos.

    Sakkara...Son muy bonitas tus palabra... tu proyecto de futuro respecto a tus espectativas en el amor.
    Gracias
    Besicos.

    MarpinRanara...Bienvenidos. Gracias por vuestra visita.
    Desde este blog, con Un Besibrazo.

    Ashia...Cierto. Somos nosotros quienes cerramos las puertas al amor. Cada edad tiene su "intensidad", pero la Luz, es la misma. Tal vez, conforme pasan los años, esa Luz ilumine mejor, no ciegue tanto como al principio. :))
    Besicos.

    Belén...No me tomes el pelo, anda! ... :))
    ;)
    Besicos.

    Aldi...Claro que sí, jeje... que te lo digan a tí, con la edad "pasaica" que tienes... jajajajaja... No, no me "pegues", quesbroma.
    :))
    Besicos y cuídate.

    Alijodos...Tú lo has dicho, lo que pasa es que hay quien se olvida de que aún pueden amar y ser amados... y no tan viejitos... Esa es la lástima.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Guillermo tus letras siempre traen algo nuevo que aprender! Gracias por venir a tomar café a mi blog y dejar tus buenos deseos para mi hija que cumplió años.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. !Ay que bonito Guille!, !qué bonito!, !qué bonito!, !que bonito, por favor... que superbonito!, cuantisima ternura!!!, pues yo creo que para el amor no importan las edades, en absoluto, y que Clementina es una mujer enamorada y feliz y eso es lo único importante, lo verdaderamente importante... que tenga estos años o aquellos es lo de memos, lo esencial, pasar por la vida viviendola, queriendo, enamorandose, siendo feliz en todo momento.
    Me ha encantao este relato, mucho mucho Guille, es muy emocionante porque está lleno de ternura y de vida... !que me gustan los relatos románticos!.

    Un besote enormísimoooooooooooo

    ResponderEliminar
  17. Se puede amar sin tiempo, sin edad, se puede amar desde la eternidad, como bien lo demuestras en este post.
    Un saludo cordial.
    Alicia

    ResponderEliminar
  18. Mayela...Gracias, y Gracias a tí por tu tiempo.
    :)
    Besicos.

    apm...jajajaja... cada vez que entras por aquí, como que pareces un "ciquitraque" de alegría.
    Me alegro que te guste tanto.
    Sí, por lo menos, en el estado de enamoramiento, las cosas no se ven tan negras. :)
    Besicossssssss

    Alicia...Lástima que haya quienes no sienten lo mismo que tú bien dices.
    Bienvenida.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué ternura de texto!
    Desde luego que yo también creo que los mayores tenemos nuestros derechos y el de compartir amor, incluso el galante, es uno de ellos. Y bien importante.
    Esos cálidos y dulces rayos de sol y esa espalda que se deja invadir por ellos, son unas imágenes que, seguro se repiten más de lo que creemos.
    Salvo que, posiblemente ahora, la decisión no hubiera sido la ceremonia..., simplemente por no perder la pensión.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  20. Fonsilleda...Quééé!!!... pero si yotechaba entre 20 y 25 añicos... Ay yayayyy... jeje
    Sí, no hay edad de la que se pueda uno escapar del amor. Como en todo, es cuestión de buscarlo y estar en el sitio justo, a la hora exacta.
    :)
    Besicos.

    ResponderEliminar
  21. Precioso texto, tierno y cálido. Nunca es tarde si la dicha es buena.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  22. Fantastico, a misma ilusión a los 72 que a los 25, me ha gustado mucho, cuentas muy requetebien.
    Felicidades Guillermo y besicos

    ResponderEliminar
  23. Guiller:

    Qué bello relato tan bien narrado, y es que, la edad no tiene por qué ser impedimento alguno para amar, mientras estamos vivos, el corazón puede latir con la misma intensidad que cuando se es joven, no hay edades limitadas para amar y ser feliz.

    Un beso, Guiller.

    ResponderEliminar
  24. Anda que teestoy viendo en la fotografia en mi pueblo: Fuente-Alamo, que alegría, aunque ahora lo veo hasta por la televisión con un campo de golf famoso que están haciendo allí jejeje

    ResponderEliminar
  25. Fabia...Gracias.
    Esto... dicha???... :))
    Besicos.

    Marian...Gracias, paisanika.
    Pues sí, en tu pueblo. Fue la presentación del libro de poemas en el que soy coautor y que tengo en el encabezado del blog.
    :)
    Besicos.

    María...Cierto, pero, respecto al corzón... Bueno, ciertas "emociones" hay que cuidarlas, sobre todo si ese corazón ha tenido alguna que otra reparación.
    :)
    Besicos

    ResponderEliminar
  26. Que dulce y bien pensada debe ser una boda tan tarde... si es que para esas decisiones es mejor pensar mucho, es de estas cosas que te parece tan importante que dices.. va! lo dejo para luego asi me lo pienso bien, y acabas dejándolo pasar... jajaja
    :)
    Bonito y poético texto! :)

    ResponderEliminar
  27. Lobadiz...Hay "trenes" que no hay que dejar escapar. El del amor, uno de ellos.
    :)
    Besicos.

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.