..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Balboa.- Magosto Celta: Músika, Cervezas y 26



1ª parte: MUSIKA Y CERVEZAS

Terminada la actuación, y tras bajar del escenario y conversar y reir e incluso tocar unas piezas más a pié de público y enseñar a bailar el “pichidrinki”, marcharon a la palloza de Chis para oír al grupo que allí actuaba. 

Llegaron al lugar, entraron y, cómo no, al igual que en otras ocasiones, a Guillermo se le empañaron las gafas. La palloza estaba hasta los topes, y un calor asfixiante, mezclado con el humo de toda clase de tabaco, se paseaba a sus anchas por todo el recinto. 

Como pudieron, llegaron hasta situarse junto al escenario. Allí arriba, lo más destacable a simple vista, era una chica pegada a un micro, con una gaita y con peluca rosa sintética 100%, de esas de carnaval. Además de ella, 3 colegas más que tocaban el tamboril, la pandereta y… Vaya, no recuerdo bien, pero creo que tocaba el teclado… no estoy seguro. 

Empezaron a bailar y pegar saltos, a la vez que acompañaban alguna letra que sabían. Guillermo, rápidamente desenfundó su pandereta que llevaba sujeta al cinturón. La llevaba en una funda de cuero hecha por él hace algunos años…. Y es que, pareciera que la pandereta se asfixiaba en su funda y que los dedos de la mano izquierda, enamorados de aquel instrumento, repetía constantemente: “ven amor, que acaricie tu cuerpo”. Y es que, la pandereta gallega se sujeta con la mano derecha y golpea a la izquierda. 

Allí, junto al escenario, haciendo de pandereteiro, Guillermo disfrutaba como un chiquillo… cá, como un cerdito en un charco, cuando de pronto, se le unió una pandereteira muy graciosa ella, aparte de bonica y enrollada. Hacían un buen dúo. Después se les unió Javi, otro pandereteiro, que no tenía un pelo de tonto; y es que, se afeitaba la cabeza. Ahora formaban un trio que como posesos tocaban a ritmo de muiñeira. De pronto, Javi desapareció. 

--¿Qué te parece si le preguntamos a María si podemos subir a tocar una canción con ellos?- preguntó Guillermo a su compañera pandereteira. 

–No, no- respondió ella. 

Sabíamos que se llamaba María la chicha de la peluca rosa, porque hubo un momento en el que el grupo se presentó. María compartía la gaita y el tamboril con uno de sus compañeros. Sin pensárselo dos veces, cuando terminó la canción y mientras presentaban la siguiente, Guillermo gritó a María:

--¡María! -y María miró a Guillermo y se agacho para oír- ¿puedo subir con vosotros y tocar la pandereta? 

--Claro –respondió ella alargando su mano para ayudarlo a subir

Una vez arriba, ella le dijo: 

--Prepárate, lo que vamos a cantar es ritmo de muiñeira, pero a toda ostia

Guillermo estaba encantado, es más, hasta lo presentaron al público, como un colega gaitero de Cartagena.. 

Así fue, una muiñeira a toda ostia. Genial. Y cuando terminó la canción, Guillermo bajó y siguió tocando con la coleguilla de abajo. 

Una vez terminado el concierto, los gaiteros de Cartagena se pusieron a tocar piezas acompañados también por otros gaiteros y percusionistas, incluso los del mismo grupo se unieron y entre todos tocaron varias piezas A todo esto, entre canción y canción, Guillermo iba al escenario, donde tenía un cachi de cerveza, y le echaba un tiento. 

–Cuídamela -le dijo a una chica que estaba sentada en el escenario junto a la cerveza. 

–Vale- respondió ella. 

Una de las veces que Guillermo fue a beber, ¡vaya!, toda la cerveza desparramada. Alguien había empujado una funda de pandereta y la había chocado contra el vaso de cerveza derramandolo. 

--Bebe de la mía –dijo la chica que se suponía custodiaba aquel vaso de plástico con la cerveza de Guillermo. 

--No, te lo agradezco. Voy a la barra a por otra. 

--Que no –insitió ella- bebe de la mía, no te preocupes. Yo no voy a beber mucho. 

--Gracias –y Guillermo bebió un par de veces, entre canción y canción. 

La chavala era bonica, y como por el momento la música parecía que había parado… Que nooooo, qué narices, lo que pasa es que ella estaba solica sin hablar con nadie, aunque se veía que estaba con gente, pero no hablaban, se limitaban a mirar. Pues nada, que Guillermo entabló conversación con ella, y preguntó: 

--¡Habéis estado en la palloza de Balboa?

--Sí, os hemos visto tocar


(continuará)

15 comentarios:

  1. Bonita funda la de tu pandeireta que aprendí a tocar hace muchos años y que, me enseñaron mal ya que yo la sujetaba con la izquierda y tocaba con la derecha.
    Ahora quise reaprender (una de mis hijas lo está haciendo) y no he sido capaz. Las muñecas ya no funcionan igual.
    Me encanta el sonido que las (casi siempre mujeres aunque hay hombres espléndidos) pandereteiras le dan y los compases con los que cantan sus canciones.
    Uno de mis hermanos tocaba el pandeiro. En realidad con cualquier cosa hacía un pandeiro.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Fonsilleda... (A mí me encantan los alalaes (se escribe así?)... Bueno, ti tocas más despacio, lo mismo poquito a poco renuevas el toque... pero, claro, todo depende la la persona y sus apetencias y posibilidades.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, que tengo yo que escucharte un día ejercer de pandereteiro, que me hace ilusión.
    jejejej


    Besos-Besicos, Guillermo.
    Que ya estoy esperando la siguiente parte de la historia, eh?
    :)

    ResponderEliminar
  4. que bonito....
    seguiré en espera de la continuación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bien que nos presentas tu pandereta! Mucho gusto, también saludos a la chica de la peluca rosa.

    Espero la continuacióm. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me alegra leerte asi de animado, que suenen las paderetas.

    Pronto una una continucación.

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Lourdikas... Bueno, la verdad es que la pandereta, el tamboril, y el darbuka (al revés... jeje... sí, al revés), han sido mis instrumentos esta vez. Ya te avisaré si hay por ahí algún video.
    Besicos

    Mayela... :)... Vale, Gracias, el lunes, espero, seguiré publicando como es mi costumbre: lunes, miércoles y viernes.
    Besicos

    Myr...Pues va a ser un poco difícil darle tus saludos a María, ya que son de por allá del norte, de todas formas, mi pandereta te agradece el saludo.
    :)
    Besicos

    Ashia...Sí, como le digo a Mayela, el lunex próximo espero ya continuar, y tb, empezar a pasarme por vuestros blog.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Por fin se va yendo la Opaca Lucidez y llega la música con gaitas, panderetas, a toda ostia o como sea… Oye, que se me espigó la piel leyéndote porque sé, ya que nos vamos conociendo un poquito, la emoción que tú sentirías en ese momento, importante para ti por dos (o más) razones: porque era un compartir una pasión que tú tienes y porque era el primer paso para tu recuperación, una pequeña prueba de que vas yendo mucho mejor, ¿a qué no me he equivocado?
    ¡Cuánto me alegro! Sé que necesitabas ese estímulo vital.
    Biquiños
    P.d.: Continuaré leyendo encantada todas las partes que faltan de este fabuloso programa.

    ResponderEliminar
  9. Aldi...No sabes cómo agradezco tus palabras, me has emocionado, sobre todo en estos momentos, casi pasados los otros.
    Gracias. Te mando un axuxón apretao... con permiso de Congo.
    Besicos

    ResponderEliminar
  10. qué maravilla,¡y qué envidia me das!

    ResponderEliminar
  11. Nic... Venga, que puede que el año que viene, vengas y disfrutes tú tb.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Guiller:

    Como me alegro de tu vuelta, de que estés más animado y de que vuelvas a ser tú, me alegro muchísimo amigo.

    Me gustaría verte tocar la pandereta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. María... Para mí tb es una alegría verte-leerte por aquí.
    Lo de la pandereta fue coyuntural y la tocaba en la muiñeiras.En la banda, por lo general toco el tamboril.
    Después, cuando fuimos a la otra payoza (lee parte 2ª), como la pandereta es más llevadera, pues aparqué el tamboril. De todas formas, aquí te dejo una dirección de una actuación en la que toco el tamboril.

    http://www.youtube.com/watch?v=twfwRT_NIwc&feature=related

    En el minuto 1,55 se me ve bastante bien. Llevo capa.

    La gordita que toca la pandereta... bueno, que maltoca la pandereta era nueva y la dejamos que tocara.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. !anda Guille, menudo lo pasasteis, de genialísimo pa rriba!, !qué bien, chiquillo!, yo no sabía nada de que fueras un panderetiro, pero nunca debes de dejar de tocar tu pandereta, porque lo que se hace con pasión, enaltece el alma y da vida
    ... esto, una preguntilla ¿y si eres zurdo/a -como menda-, también tienes que coger la pandereta con la derecha y tocar con los dedos izquierdos?... si ya se que es una preguntilla un poco tonta, pero es que al leerte de inmediato he soltado un !caramba, un instrumento pa zurdos, qué bien! y era, pa confirmarlo (ya sabes que pa este mundo los zurdos existimos poco, y toito está pensao pa ejercitar sobre tó la derecha... la mano, entiendase)
    !Que ma encantao leerte mi Guille!, una entrada mu vitalista y marchosa... ay, con energía a tope.

    Mil besitos gordos, corazón.

    ResponderEliminar
  15. ¡Holaaaaaaa Guilleeeeeee! ¡Pero que hermosísima historia! Es que te veo pandereta en mano y mucha música, mucha alegría... es como si la estuviera escuchando y tamborileando dentro de mí. Una imagen que atrapa con su arrollador ritmo...
    Un besote, bien grande :)

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.