..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

viernes, 29 de enero de 2010

Enséñame A Quererte


(COPLILLA, SIN PRETENSIONES, DE UN AMOR DESCONSOLADO Y EMPEÑADO EN QUERER Y QUE LO QUIERAN) 

A tus ojos me asomé
y apagaste la mirada. 
El pulso se me paraba 
por segundos sin volver. 

Que me fuera de tu lado, (me decías) 
Que se te ahogaba la vida. 
Qué una herida te sangraba,
por mi forma de querer. 

¡Maldita sea la razón que defendieron tus palabras! 
¡Maldita sea la esperanza que un día me abrigó! 

¿Cómo quieres que te quiera 
si no se amar de otra manera? 
Si quieres que aprenda a amarte ,
ámame tú como quieras, 
que a tu manera, 
aprenderé yo a quererte. 

Aquí me tiene y aquí estoy 
aguardándote con pasión, 
pues bien sabes, corazón, 
que de ninguna otra soy. 

Y si algún día tú a mí vuelves, 
mis puertas tendrás abiertas: 
mis labios, para besarte, 
mis brazos, para abrazarte. 

.....ooOoo..... 

(nada, quel buen hombre sempeña y no hay manera... "erre que erre")... Buen finde

miércoles, 27 de enero de 2010

Poco A Poco



poco a poco 
tu mirada se hace dueña 
de mis ojos 

poco a poco 
tus encantos se apoderan 
de mi amor 

poco a poco 
el aroma de tu cuerpo 
en mis poros penetra; 
tu sangre, por mis venas,
se refugia en mi corazón 

poco a poco 
el aliento de tu boca 
por mi respiración navega 

poco a poco 
el andar de tus pasos 
por mis veredas camina 

poco a poco 
tus miedos y tus risas 
abren la cancela de mi alma, 
penetran y se adueñan de mi ser 

poco a poco 
la piel que a ti te cubre 
me va cubriendo, 
me va envolviendo 
como la escarcha a la flor, 
como la ola a la arena, 
como la luna llena 
llena a la noche de luz,

tus entrañas 
entrañan el secreto de mi vida 

así me invades tú

 .....ooOoo.....

lunes, 25 de enero de 2010

Cansado De No Haberte Querido


Mil besos de ajenjo y canela 
envolvieron nuestros días: 
Ajenjo en la sangre mal parida. 
Canela en nuestro corazón esparcida. 

Un sol iluminó nuestras vidas. 
Un agua clara, sació nuestro destino. 
Una brisa suave llamó a nuestra puerta 
para guiar nuestro camino. 

Y ahora,
cansado estoy de no haberte querido. 

Anhelantes mis brazos por abrazarte 
y mi alma en carne viva, 
por cada lágrima de tu corazón vertida.

Y ahora quiero quererte, 
y quererte hasta la muerte.

 .....ooOoo.....

viernes, 22 de enero de 2010

De cómo Poncho conoció a Bhari.

El 31 de Julio del pasado año, publiqué en un post algo de "Poncho y sus amigos". Un cuento que terminé allá por el 2006. Para quienes no lo conozcais, lo tengo aquí en el blog, en la barra de la derecha, en la zona azul... Sí, es un gorila. Bueno, pues aquí os dejo otro retalico... De cómo Poncho conoció a Bhari.
...
Hace un tiempo, mientras paseaba por la sabana, de repente, me encontré con Bhara, una leona. Venía hecha unos zorros. Desmelenada, el rabo bajo y con cara de no muy buenos amigos. Una leona de su tamaño siempre impone, y no sabía las intenciones que podría llevar. Quedé petrificado, pero haciendo del miedo simpatía y cortesía... 

--¡Hola nena! -le dije— vaya carita que me llevas cariño. 

--Mira gordinflón, no estoy para bromitas. Te doy un zarpazo y te parto en cuatro. 

Con lo que me contestó y de la forma que lo hizo, en plan chulita, pensé que no saltaría sobre mí para comerme... por lo menos de inmediato, ante lo cual, ataqué dialécticamente. 

--OK, princesa, pero me reafirmo en lo que te he dicho. Llevas una cara, que ni para concurso de feas. Asustas. 

--Y a ti, qué narices te importa. ¿Narices? Ja, ja,ja... ¡narices! 

Aquella risita no me gustó nada, y menos cuando el motivo de la burla era mi nariz. Pero logré aguantar el tipo. 

--Hombre, que digo yo...

--Mira, proyecto peludo de hombre, no necesito pañuelitos de seda para sonarme los mocos, me los quito con la pata y basta. 

--Solo quería ser cortés. Te veo sola, triste y con esas pintas, que parece que acabas de salir de una licuadora... La verdad, solo quería echar una parrafada contigo para que olvidaras un poco, o te desahogaras de algún problema. En fin, sigue, sigue tu camino que yo seguiré el mío, pero es una lástima que no quieras que conversemos.

 Al principio pareció como si no hiciera caso a mis palabras, pero de repente, aquellos ojos me miraron chisporroteantes. Irguió la cabeza, se atusó la melena, hinchó el pecho, y me soltó de carrerilla: 

--¿Te parece bonito que mientras su majestad el rey de la selva y compañía, a saber: el resto de “machitos” de la manada están tirados a la bartola mesándose los bigotes o paseándose o echando meaditas territoriales, tengamos que estar las hembras partiéndonos los pechos, nunca mejor dicho, para llevar el alimento al clan?. Te juro que lo hacía por los cachorros, bien lo sabe la luna que nos cobija por las noches y el sol que nos calienta durante el día, porque si solo fuera por esos mamones... ¡Mira, mira como llevo las uñas!...

Estaba abatida, exhausta... ¡cabreada! 

--Sí, la verdad que algo destrozaitas –le respondí totalmente perplejo y haciendo visos de preocupación, ya que en un principio no le había entendido nada 

--Sí, ¿verdad? y el esmalte no es precisamente del Todo a Cien, que me ha costado un pastón. Y para colmo, hoy sólo hemos podido cazar una gacela Thompson, que ya lo siento yo, y ... ¡que ya son jodidas cazarlas!. Y viene el señorito jefe del clan, el muy... y nos dice en plan paternalista: “Nenas, esto no es comida suficiente para mantener a toda la familia” Automáticamente a mí, ya eso de nenas, me hinchó los morros y le conteste: “Pues so mamón, te vas al Mc Donald del poblado más cercano, y te zampas unos Happy Meals de indígena a la parrilla, y de paso te quedas con los muñequitos y nos dejas de dar la lata a las hembras. 

--¡Jo tía! ¡Qué fuerte! ¿Y qué te contestó? 

-- ¡¿Que qué me contestó?! Nada, el muy prepotente no me dijo nada. Con más morro que un oso hormiguero y aires de perdonavidas, apartó la mirada de mí, dio media vuelta, espantó de un zarpazo a un joven y a un par de cachorros que querían comer, enganchó a la gacela por el cuello, la llevo bajo un árbol, y allí, a la sombra, se la zampó toda todita el muy borde y malasombra. No dejó ni los huesos... que es un decir: todos, todos repeladitos. 

--Bueno, supongo que también él y los demás machos, llegado el momento de peligro, os libran del resto de los machos de los otros clanes. 

--¡¿Eso?!... eso es puro machismo, eso es por la comodidad de tenernos bien amarraditas y tener la sexualidad bien fresquita, quiero decir, bien calentita, si no, ¿de qué? Además, ¿por qué te crees que matan a los cachorros?, Pues para que se nos corte la leche y empecemos con el celo. En definitiva, que son tan gandules, que les cuesta trabajo irse a ligar a otros sitios. 

--¿Y ahora? 

--Pues ahora, que les vayan dando. Que nada, que me he ido, que no aguanto más. Lo que ha pasado ha sido la gota que ha colmado el vaso, no he aguantado más
 –me miró seriamente como escudriñando mi mirada y dijo de sopetón- Bueno tío, ¡y aquí estoy! 

--Vale ¿Y dónde vas a ir? 

-- Me da igual. A donde sea... a la China, si es preciso, por olvidarme de mi anterior vida. 

--Ten cuidado, que allí se comen a los Chow-Chow y preparan medicinas con hierbas y partes de animales muertos. 

--¡Que me da igual! ¡Mira si me muriera ahora mismo! ¡Cachis en la mar! 

--Bueno, mujer, morirte sería fácil: “Vete a la aldea mas cercana, asusta a un niño, siéntate y espera”, ya verás que pocos duras. Menos que un higadito de colibrí en la boca de un cocodrilo. Pero no creo que sea una buena solución. 

No se, pero esa leonita tenía algo especial, y empezaba a gustarme. Tenía la fortaleza de la dulzura herida. 

--¿Te quieres venir conmigo? –le dije- yo voy de aventurero, nací en cautividad y... -

Le fui contando algunas cosas de mi vida. 

Y así fue como me encontré con Bhara, que a mí me gusta llamarla Bhari o Bharita, una leona preciosa con los ojos rasgados, y unos bigotillos... la mar de sensuales. Pues sí, así nos conocimos. Empezamos a caminar y a caminar. Le conté mi historia y de cómo había venido a parar a África.
...

miércoles, 20 de enero de 2010

Dolor De Haití




Haití. 
Cinco letras. 
Cinco Besos y Cinco Abrazos. 
Cinco lágrimas 
Cinco puñales.
Haití. 
Negra luna al mediodía. 
Manantial de sangre. 
Fuente de muerte.
Haití. 
La bienpisada. 
La malquerida. 
La que lava conciencias (ahora)
Haití. 
La que llora. 
La que grita. 
La que muere. 

 Haití. Haití. Haití. Haití. Haití.
Cinco letras.
Cinco Haikus.

 .....ooOoo.....

días sin luz 
sobre las vidas rotas,
lloro tu llanto


ojos abiertos,

 doliendo el cuerpo roto

 bajo cascotes
a mí tus brazos 

desbaratada tu alma,

desencajada
un grito al cielo, 

sobre alas de gaviota 

clama socorro
Haití la niña, 

desconsolada y sola, 

futuro incierto

lunes, 18 de enero de 2010

Camino Los Caminos Y Vuelta A Empezar

me gustaría saber 
si los recios vientos del invierno 
amainarán algún día 
o seguirán por siempre vivos 
helándome el corazón 

la roca cede al marro 
que la golpea 
cansada de tanto soportarlo 

el agua rompe la montaña 
y abre surcos de dolor en paridero 

braman los vientos 
y las olas rompen en el cantil
mientras el llanto de un niño 
reclama a su madre 

se dispersa la razón 
y el sentido pierde cordura 
ante lo inevitable, ante la impotencia 
de seguir los pasos de un camino ya andado

.....ooOoo.....

viernes, 15 de enero de 2010

Aquel día, principio de vacaciones de verano.


Recuerdo aquel principio de vacaciones de verano como algo especial. Tenía 8 años camino de 9. Los cumpliría en Julio.

El timbre del colegio sonó a música celestial, o por lo menos a mí me pareció así. Los pasillos parecían ríos a punto de desbordarse y el patio un gran estuario de felicidad. ¡Las clases habían terminado, por fín, hasta Septiembre! 

No esperé a Pedro que, como siempre, íbamos juntos tanto a la ida al cole, como de vuelta a casa. El vivía una manzana siguiente a la mía. 

Yo iba por la acera dándole patadas a una cajetilla vacía de tabaco marca Rex, cuando de repente, al mirar por un segundo y distraídamente hacia la derecha, apenas pude contener mi cara de asombro y fascinación. Jamás había visto una cosa igual. Allí, junto al mostrador de la confitería estaba ella. Reculé un poco lo andado, y a través de la puerta de cristales pude observarla. 

No, nunca antes la había visto pero fue como un flechazo. Lo exótico de su pelo negro, su tez negra, toda su piel brillante y negra, me dejó ensimismado. ¡Qué trenzas! Eran las trenzas más bonitas y maravillosas que jamás mis ojos habían visto y ahora admirado. No podía dar crédito a mis ojos, y una sensación de vacío empezó a apoderarse de mí. Tenía que acercarme a ella; no era posible que estuviéramos tan separados el uno de la otra. Repito: “nunca había visto algo así en mi vida” 

Ya en la línea que me conduciría a la puerta de entrada, comencé a andar, despacio primero y algo más rápido unos pasos después. Así el picaporte de la puerta y entre. Allí estaba ella, junto al mostrado. 

El corazón me saltaba en el pecho de la emoción. El golpe de la puerta de cristales -“¡clac!”- contra el marco, a la vez que el confitero, propietario de la tienda, me preguntaba, 

--¿Qué quieres niño? 

Me sobresaltó. No dije nada. Ella, aquella niña de ojos negros, tez y piel brillante y negra, con trenzas maravillosas, me estaba mirando...¡¿Cómo podía responder?! Y el hombre repitió subiendo algo el tono: 

--Niño, ¿qué quieres?

Lo miré y señalé a quien era la causa de mi perdición, la causante de despertar mis más íntimos sentimientos irracionales. No me salían las palabras. 

--¡Ah!... jajaja... No, no puede ser, es de exposición, no se vende. 

Aquellas palabras helaron mi corazón. Mis ilusiones por los suelos, deshechas, fluían hacia fuera de la confitería rumbo a la alcantarilla. 

–Además, -prosiguió el hombre- no creo que tuvieras dinero suficiente para comprarla. 

No sé qué cara tendría yo en esos momentos, solo sé que el hombre me regaló un pequeño paraguas de caramelo de azúcar tostada. 

–Anda, tira para tu casa que es tarde. 

Y allí se quedó ella, en la mesa expositora; aquella preciosidad de brillante tez y piel negra con sus maravillosas trenzas, y aproximadamente de unos 50 cm de altura, mientras yo, chupando el pequeño paraguas de caramelo de azúcar tostada, iba camino de casa. "Bueno, -pensé-  así, cada vez que pase por delante de la confitería la podré ver"

No sé cuánto habría durado si la hubiera podido comprar. ¡Me encanta el chocolate!

miércoles, 13 de enero de 2010

El Ventanal De Tu Alma


abriste parte de tu amor 
a mi amor, 
y yo, lo necesito entero

ábreme de par en par 
el ventanal de tu alma 
que pueda, a poquito a poco, 
enamorarme de tu sonrisa, 
besar tus lágrimas, 
acariciar tus mañanas... 
y déjame sentir que me amas,
 cuando crucemos nuestras miradas


En Cartagena hay fachadas, balcones y miradores preciosos

lunes, 11 de enero de 2010

Haiku 27

Sobre tu cama, la fría luz del amanecer empapa esta nostalgia que me abraza y me aprisiona cuando tú no estás. Un silencio aterciopelado acaricia mi cuerpo como diciendo: “espera, ya llega


son tus sábanas 
mi mortaja de amor 
en el recuerdo

viernes, 8 de enero de 2010

Olvidarme De Aquel Horror (violencia de género)

Sinceramente, he pasado una buenas fechas navideñas, de Año Nuevo y Reyes, despreocupado del mundo, hasta cierto punto, casi sin telediarios... Llegó el Año Nuevo y como un flash, me vino una luz al pensamiento... Una luz opaca, densa, negra... y una pregunta, retórica se formuló en mi mente: ¿Seguiremos en este año con las mismas tasas de mortalidad por violencia de género? Entonces alguien llamó a mi cerebro, abrí la puerta y allí estaba ella:

--Hola, Guillermo

--Hola, quién eres?-pregunté algo alertado. La verdad es que me asusté un poco al ver su aspecto-

--Mi nombre da igual. Soy una de tantas mujeres que murieron el pasado año. Mi marido, que me quería tanto... Toma -y me entregó un manuscrito

--Y esto? -pregunté

--Una mujer que ha tenido más suerte que yo. Vive en una casa de acogida para mujeres maltratadas. 

--Y?

--Pues que lo publiques en tu blog, hijo, pareces tonto.

(Me quedé un poco parao ante la respuesta)

--Vale, lo publicaré, no te preocupes .

--No, si yo ya no tengo porqué preocuparme de nada. Ves?, estoy muerta.

--Ya, ya te veo. Lo siento.

Una mueca de medio sonrisa se esbozó en sus labios.

--No lo sientas, ya es tarde.

Y tal como vino, desapareció. Noté como un ligero beso en mi mejilla. Me toqué la zona con mis manos y, al mirar mis dedos, había sangre en ellos. El manuscrito dice así:

Hola, soy mujer y dedico estos versos a quienes, a jirones, destrozan los amores: Los amores de sus hijos, los de sus esposas.

Hoy he vuelto a visitar
los rincones de tu alma.

Nada nuevo que recordar.

El vacío se instaló
hace tiempo en mis entrañas,
y por más que intento ver con compasión
aquellos momentos,
solo encuentro dolor en mis adentros.

En mi cerebro
solo aparece
el vuelo de guerra de tus manos,
el collar de tus dedos a mi cuello,
el baile frenético de tus piés sobre mi cuerpo...
las saetas de tus palabras en mi corazón clavadas...

Una corriente de frío
penetra en mis venas
cuando lo recuerdo.
Mis mejillas palidecen
y se escarchan
cuando las acarician mis lágrimas.
Un velo negro, arenoso,
rasga mis ojos
y mi alma solo ansía
olvidarse de aquel horror:
Olvidarme de tí.

.....ooOoo.....

lunes, 4 de enero de 2010

Gatorama

Me acordé de mis Gatos. Sí, algunos ya lo conocéis, otros no... Son mis gatos y los he sacado a pasear en 3 ocasiones: el primer poema que me publicó Aldi en su blog; el primer poema que publiqué al nacer mi blog y en el primer y único aniversario que he celebrado blogueando. Ahora ya son cuatro. Repito, me acordé de ellos y, me han maullado tanto... que no he tenido más remedio que sacarlos a pasear... de nuevo. Son mis gatos, qué remedio. Los probreticos tienen derecho a salir de vez en cuando, no os parece? Son mis gatos, pero tb tus gatos, sí. Son los gatos de todos nosotros. De nuestros amigos, vecinos, familia... Son los Gatos de la Vida o... parte de la Vida están en ellos. Aquí me encuentro, 
por los tejados, 
entre chimeneas, 
como los gatos. 

Gatos blancos, 
gatos negros,
gatos pardos, rayados o albinos… gatos. 

Gatos que cantan al alba, 
que acunan la luna. 
Gatos que arañan las almas 
con sus afiladas uñas. 
Cuerpos que danzan la noche 
entre las calles mojadas, 
entre las sombras chinescas, 
con sus silenciosas patas. 

Gatos que aman, que rezan. 
Gatos que cantan, que lloran. 
Gatos que viven en la opulencia, 
que mueren en la pobreza. 

Y aquí me encuentro, 
por los tejados, entre gatos. 

Y entre gato y gato se arma el taco. 

Hay gatos altos, gatos bajos, 
gatos gordos, gatos flacos; 
gatos buenos y malos 
que a policías y ladrones juegan. 
Los hay que vuelan y fantasean, 
también están los que rastrean 
y los del rabito tieso, 
para que los vean. 

Hay gatos listos, gatos tontos; 
los hay estrategas 
y los que siendo lisos, con mil rayas se disfrazan, 
y hasta ladran o cacarean. 

Hay gatos poetas, y tunantes, 
escritores y farsantes. 
Gatos que, enamorados y ofuscados 
por un sueño, 
maúllan sin tregua 
a una luna presa 
en un cubo de basura. 

Dicen, 
que los gatos no son tuyos, 
sino que te hacen suyos. 
Pero también hay gatos 
que mueren por las vidas de otros gatos. 

Me gustaría decir, 
como dice la leyenda, 
que “siete vidas tiene un gato”, 
pero es que, la realidad, 
me demuestra lo contrario: 
Que un gato se despanzurra 
cuando lo tiran de lo alto. 
Lo que sí puede ser cierto, 
y lo dice la experiencia, 
es que, no solo siete, 
sino a veces, más de siete vidas 
se enmascaran en un gato. 

Y aquí, entre chimeneas, 
por los tejados, 
rodeado de gatos 
como en un bo
nito cuento, 
así me encuentro. 

 Al fin de cuentas, 
cada cual con su gato 
y cada gato con su cada cual, 
porque, aunque no lo queramos, 
de gatos, lo que se dice gatos, 
tenemos todos un rato.

 ..........ooOoo..........

  Siento que estos días no haya podido pasar por vuestros blogs. Estoy algo liadillo y en casa compartimos, circunstancialmente, este ordenador. Pues nada, espero que hayais tenido todos una buena entrada de año. Besibrazos.