..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 25 de enero de 2012

LA DICTADURA DEL FUNCIONARIADO "





RESPUESTA AL ARTICULO DE OPINION " LA DICTADURA DEL FUNCIONARIADO "
DE M. MARTIN FERRAND.

Sr. Martín Ferrand son muchos ya los comentarios despectivos y miserables que se están lanzando contra los funcionarios, esa casta, como usted los llama de la que yo formo parte.
Pero es precisamente su artículo de opinión, por venir de quien viene, todo un profesional del periodismo, al que yo, sinceramente creía, objetivo y sensato, el que me ha encendido sobremanera y no quiero pasar por alto mi oportunidad de respuesta porque no ha podido ser más subjetivo, más insensato y sobre todo, más erróneo en sus planteamientos contra nuestra "casta".
En primer lugar, ni yo ni ninguno de los muchos compañeros a los que trato nos sentimos ni tenemos porqué sentirnos servidores de nadie, y mucho menos queremos ser servidos.
Le aclaro que en mi declaración a Hacienda no consta que sea servidora de nadie, sino una empleada por cuenta ajena; en este caso, mi empresa es la Junta de Andalucía, a la que accedí por cierto tras unas duras oposiciones y que tras, 25 años de servicio como Administrativa (es decir 8 trienios), teniendo un complemento de exclusividad que me obliga a trabajar, como mínimo, 110 horas más al año que al personal que no lo tiene y gestionando un Negociado, cobro 1.500 EUR, de los cuales usted se cree muy dueño de rebajar un 20%.
Comenta que por la crisis es el funcionariado el que tiene que ver disminuidos sus ingresos, ¿por qué?, ¿es que en épocas de "vacas gordas" el Gobierno hace conmigo reparto de beneficios?
¿Está usted quizás dispuesto a darme algo de sus ingresos cuando éstos sobrepasen lo que habitualmente cobra?
¿Está dispuesto acaso a hacerlo algún profesional "libre" de este país?
Le pongo un ejemplo muy concreto.
Un vecino de mi bloque, trabajador de la construcción, tan discreto en ingresos como yo hasta el "boom" urbanístico, ha podido invertir y comprar 2 pisos más en Sevilla capital.
Es cierto, ahora está en paro y yo y toda mi casta hemos contribuido a que pueda cobrar el subsidio de desempleo, porcentaje que pagamos todos los meses aunque a nosotros no nos haga falta, pues jamás lo cobraremos.
Además, usted pretende rebajar mi sueldo un 20% para "repartir" con él  y muchos como él que ahora no les va bien.
¿Hablaría usted para que me cediera uno de sus pisos  y así dejar la hipoteca del único pisito que poseo y que me está quitando el sueño?
Los dos creemos que él no estaría dispuesto, ¿verdad?.
Pues yo tampoco a darle un 20% de mi sueldo.
Habla también de que pretendemos vivir sin la incertidumbre que acompaña a otros ciudadanos.
Pues sí, Sr. Martín, de eso se trata, aspirar a ser funcionarios es aspirar a poco materialmente en la vida, nunca seremos ricos, pero aspiramos a la estabilidad en el empleo, recurso al que puede aspirar cualquier persona, usted también, aprobando unas oposiciones.
Por tanto, si yo he aspirado a "ganar poco y vivir tranquila" es un derecho adquirido y no, no me he adueñado de nada ni considero mi puesto hereditario.
Mis hijos se lo tendrán que currar y posiblemente más que los suyos, por venir de una familia más humilde o sencilla como quiera llamarlo.
Y es en este punto donde más me enciendo, ¿con qué derecho se cree para proclamar a los cuatro vientos que mis dos hijos (estoy separada) tengan que vivir con un 20% menos de lo que viven?
Ah!..,  y yo declaro hasta el último céntimo que gano (y todos sabemos que eso no es así en todas las profesiones, pues hay mucha "economía sumergida").
Por lo tanto no intente "calentarle" el ánimo a nadie con el hecho de que son los ciudadanos quienes con sus impuestos me retribuyen, nosotros también contribuimos y mucho a las arcas del Estado.
Y una cosa más, considero el trabajo de esta casta mucho más importante para el país que el de su profesión, por ejemplo.
Si no escribe un día un artículo no pasa absolutamente nada, pero si mis compañeros de la Sanidad , la Enseñanza , los Cuerpos de Seguridad... no acudieran a su trabajo... ¿qué ocurriría? 






En fin, Sr. Martín piense más lo que escribe antes de hacerlo.
Yo lo suscribo por entero, y, en lo que se refiere a la Sanidad , diré (y hace mucho que quiero decirlo): Llame Ud. a un fontanero, o a un electricista, por ejemplo,  un 24 o un 31 de Diciembre a las 04 horas de la madrugada (y relato dos casos auténticos ocurridos con esos dos profesionales).- ¿Cree que acudirá alguno a su domicilio?
- ¿Cuanto cree que le cobrará?
- ¿Le hará factura o le tendrá que pagar en cash? además de tener que darle las gracias, aunque al día siguiente fallen las reparaciones. Yo se lo digo: - Después de llamar a los de la Compañía de Seguros de su domicilio, no irá nadie.
Al día siguiente, tampoco. El primer día laborable se presentará uno que le facilitara el portero de su finca.
- Le dirá que, si quiere que repare la avería, le tiene que pagar en mano (creo que a eso se le llama dinero negro).
- Estarán en su casa: uno 7 minutos y el otro 14 minutos- Le cobrarán: uno 80 EUR por 7 minutos y otro 93 EURuritos por 14 minutos.
¡¡¡ No está mal !!!
(Por cierto al electricista se le tuvieron hasta que prestar las herramientas)
Ahora le diré que pasaría si Ud. (o el electricista o el fontanero de la historia) un 24 o un 31 de Diciembre a las 04 horas de la madrugada se diera una fenomenal torta con su coche (Dios no quiera) después de venir de una fiesta de esas a las que sólo pueden ir los que tienen sus ingresos (aunque, la verdad, ustedes siempre suelen ir de gorra a esos saraos, cosa que no nos ocurre a ningún funcionario:
- Acudirán la policía y los Servicios de Emergencia (todos ellos funcionarios que tienen la suerte de trabajar ese día).
- Le llevarán a las urgencias de un Hospital Público (donde se le admitirá aunque Ud. no tenga cartilla de la  Seg. Social.
- Le atenderán celadores, administrativ@s, auxiliares de enfermería, enfermer@s, divers@s técnic@s, médic@s, etc... (todos ellos funcionarios que también tienen la suerte de trabajar ese día).
- Pongamos que sufre un traumatismo craneo-encefálico (repito: Dios no quiera).
Se le llevará a un quirófano ya preparado y bien limpio (también entran en esta función l@s limpiador@s que también tienen la suerte de trabajar ese día).
- Se le intervendrá durante varias horas esa misma noche (no el día siguiente o el otro).
¿Sabe cuanto cobrará por hora el que más cobrará (en este caso los médicos y neurocirujanos)?  - Alrededor de 15 Euros netos.
El resto se lo lleva Hacienda (aquí no vale lo del dinero negro) Imagínese lo que cobrarán los demás... ¿Sabe qué ocurrirá si la operación no es de su agrado? Ud. (o el electricista o el fontanero de la historia) nos demandará.
Iremos todos a los Tribunales y tendremos muchos problemas.
¿Sabe qué ocurre si uno de sus artículos, o la reparación, no es de nuestro agrado? 






¡¡¡ NADA !!! Entonces, Sr. Martín Ferrand, ¿sigue opinando que se nos debe bajar un 20 % nuestras retribuciones? Si es así, a Ud., y a los que piensan como Ud., sólo tengo que decirles:¡¡¡ Váyanse a tomar por el culo !!!
 . 

jueves, 19 de enero de 2012

Entre Cúmulos De Nieve, Mis Ganas Locas (Las Dos Caras De Una Moneda)





No sabes
las ganas locas
que tengo,
de decirte,
que son tus manos
como la seda
cuando me tocas,
que no hay
labios tan sensuales
como en tu boca.
Que en tu boca,
tus dientes,
a mordisquitos
sacian tu apetito
y me provocan
y me hacen
retorcer de placer.
Que es tu lengua
el pincel
que pinta y repinta
mi piel,
y que es tu cuerpo
el polo positivo
de mi pobre
cuerpo en negativo.

En cada invierno
me aconsejo,
entre cúmulos
de nieve,
sentirte
que a por mi vienes
y entretienes
mi triste corazón.
En cada invierno
soy pasto
de carroña
para alimañas
que devoran
la ilusión.
En cada helada
pienso en ti
y en que me salvas
de esta ingrata
sensación.

No sabes
las ganas locas
que de ti tengo
para decirte:
Te Quiero.

…..ooOoo.....

lunes, 16 de enero de 2012

Tú Sí Sabes Quién Te Quiere

(En ocasiones,  no siempre sabemos utilizar los dones de una nariz roja)



Tú no tienes quién te quiera
ni a tu vera lloverán claveles.
Son carboncitos de negra hoguera
los que a tu alma ennegrecen,
apareciendo en tus espaldas
las palmaditas de la Muerte.




         .....ooOoo.....

miércoles, 11 de enero de 2012

Sabor agridulce





Su voz fue suave y silenciosa: "Papá"


Él estaba de espaldas sirviéndose un plato de comida de la que estaba en la olla a presión. Se giro y, sin aún decir nada, ella le hizo una señal cómplice con el dedo índice, indicándole que se acercara a ella.


Él se acercó un poco extrañado y expectante.  Cuando estuvo junto a ella,  pensó que le iba a decir algo al oído, pero ella le echo el brazo por los hombros y le beso en la mejilla izquierda.


Sorprendido por aquel Beso, él la acercó a su pecho y la abrazo con suavidad y le dijo: "Gracias, Cariño" (hacía años que no la abrazaba así, desde pequeña, con ese cariño que solo un padre puede entender)

Cuando la hija salió de la cocina, aquel padre sintió que sus ojos comenzaban a no ver claramente, y que unas lágrimas se le escapaban resbalando por ambas mejillas y que alguna que otra caía y se mezclaba con la comida que estaba ya en el plato.


Aquel hervido de judías verdes con patatas y pechugas de pollo, todo aderezado con unas pocas lágrimas, le supieron a cielo y a infierno; al sabor agridulce de un "Amor" que quería compensar un desamor.


Tuvo que coger otra servilleta de papel porque había usado la primera para secarse las lágrimas y sonarse la nariz.


Terminó de comer y apoyada su barbilla en las dos manos, observó aquella botella de Rioja durante un buen rato. Pétreo y ensimismado, ciertamente miraba pero no observaba nada. Como con un clic, reaccionó, comió una mandarina y se sirvió medio chato de vino. Recogió lo que quedaba de la mesa, puso el lavavajillas y se sirvió un té calentado al microondas. Mientras se enfriaba, fue al cuarto del ordenador y comenzó a escribir este relato.


                                                    Fin



lunes, 9 de enero de 2012

Luisa (1/enero/2012.- 6 de la mañana)





Apenas las 6 de la mañana. Guillermo llegaba de celebrar la Noche Vieja. Dio la vuelta a la última rotonda y encaminó el coche para la entrada del aparcamiento. Antes, había visto a una chica medio sucia de ropa y cara, Parecía una yonki. Frenó el coche en la entrada del aparcamiento, bajó y acercó la “llave” al interruptor que abría la puerta corredera metálica. Subió al coche, entró al aparcamiento y aparco en el lugar que le correspondía. Se acordó de la chica y no salió por la otra puerta de peatones, sino que salió por la puerta por donde había entrado. Allí mismo, junto a la parada de taxis vacía, estaba ella llorando a la vez que algo vociferaba sorbiéndose los mocos. Verdaderamente su aspecto era deplorable: manos sucias y cara churretosa de las lágrimas que le caían. Pelo  greñudo. Rubio. Luego, se enteraría que tenía treinta y tres años.


--¿Qué te pasa, mujer? –preguntó Guillermo-


Ella, llorando y con rabia, le replicó con voz de “colgada” y chillando:


--¡Hijos de puta!... ¡Cabrones son tos esos hijos de puta de la policía! ¡Man robao 40 euros y no tengo dinero para irme a mi casa, se lo he dicho a unos policías y man dicho que me vaya pa mi casa, pero ¿cómo coño me voy a ir, si man robao y vivo en La Unión?... Cabrones son, más que cabrones! ¡Hijos de puta!


Guillermo inhaló hinchando el pecho y enseguida exhaló el aire –Vamos, vente conmigo, que te llevo a La Unión- dijo, y ella, sonrió.


Ya de camino, ella seguía, algo más calmada, vociferando insultos de toda índole hacia los policías.


--¿Cómo te llamas? –preguntó Guillermo, para ver si, cambiando la conversación, se calmaba del todo.


--Luisa,-respondió ella sorbiéndose los mocos y parando de llorar


--Y, ¿de dónde venías?


--De *Los Mateos.


--De querer comprar droga y te han pegado y te han robado, ¿no?


--Sí –dijo ella como con voz de puchero.


Ella tenía sus dos manos sucias y juntas sobre las piernas, Guillermo las agarro de en un acto de compasión y notó dos carámbanos de hielo. Las apretó para ver si así podía calentarlas algo, a la vez que le decía:


--Muchacha, ¡qué frías tienes las manos! -Ella no contestó. Entonces, él se acordó de que llevaba un par de guantes polares negros en el bolsillo de la chupa- Toma, póntelos, te abrigarán –Ella se los puso.


Cuando llegaron a La Unión, Guillermo le dijo que lo guiara hasta la casa. Mientras ella le contó que esa casa era suya y que con ella vivía su hermana.


Al fin llegaron a la entrada del edificio.


--Bueno, ya hemos llegado.


--Gracias –dijo ella.


--¡Espera! –dijo Guillermo antes de que ella saliera totalmente del coche- ¡cuánto has dicho que te robaron?


--40 euros.


--Toma –le dijo él, dándole un billete de 50 euros de cierta cantidad que había sacado esa tarde del cajero.


--¡Gracias! –respondió ella agradeciendo aquella entrega con una sonrisa de oreja a oreja, y espetándole un par de besos en la cara a Guillermo.


--Corre, que me quedo aquí hasta que te vea entrar y que cierras la puerta.


Ella entró en el portal y la puerta se cerró.


Guillermo volvía a Cartagena pensando en aquel par de besos de una cara churretosa, con mocos y mojada por las lágrimas, y el contacto de aquel pelo mugriento y greñudo que tal vez pudieran llevar piojos. Pero así y todo, se sentía feliz, porque era uno de los pocos privilegiados que había podido empezar el año recibiendo algo mucho más valioso que el billete de 50 euros que le dio a Luisa: Aquellos dos besos en el primer día y primeras horas del mes de enero de dos mil doce. Y sobre todo, pensaba él, no recibiría en todo ese año un par de besos que le transmitieran tanto.


Fin

Los Mateos:  Bº de Cartagena de no muy buena fama.

lunes, 2 de enero de 2012

Las Dos Orillas




Larga es la distancia
que entre orillas
nos separan
sentimientos enlazados
de sal y algas
y espuma de mar.

Cada estrella, un “te quiero”
un abrazo de amor en cada ola
y en nuestros besos,
una luna de plata nos alumbra.

Dadme una soga larga
para juntar las orillas.
Quiero alas de viento viajero
que como mensajero,
lleve mi amor a esa niña.
Que la espero a la otra orilla
con sus rizos de rayos de sol.

Quiero juntar dos orillas.
Quiero abrazar a mi amor.

.....ooOoo.....