..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

martes, 23 de febrero de 2016

Recordando al "viejo" y su Estrado Azul.


Pues, simplemente, que me acordé de este poema que le escuché al "viejo", y quería recordarlo aquí con una pequeña apología a la libertad de pensamiento, fuera el  aborregamiento, con esta imagen.

Hay un pozo en mis entrañas 
que no consigo encontrar;
pozo que se ahonda en mis penas, 
ay! penas de mi penar. 

Acá por la serranía 
entre tiros de combate 
hierve la sangre a mares, 
mares de mi soledad. 

Tres paladas en mi tumba 
son suficientes, no más, 
para enterrar mis lacrimales 
y no volver a llorar. 

Anda el hombre sus caminos
 junto al sordo y junto al mudo, 
anda el mundo coronado 
de fastuosa vanidad. 

Andan y andan los cojos 
por donde los ciegos encomiendan, 
sicarios busca la muerte: 
a quien pueda interesar. 

Platos rotos no alimentan 
aunque me los quieran tragar, 
ni el trigo de plata y de oro 
las barrigas van a engordar. 

Me siento preso y ahogado 
con ganas de echar a volar, 
siento mi vida guiada: 
es que me la quieren salvar. 

Señores, quiero contarles
que tengo derecho a errar, 
no me quieran ayudar 
a hundirme en el lodazal. 

Sutil "religión" la que pretende, 
en aras de la libertad, 
expoliar el derecho y la conciencia 
de quienes nos queremos expresar. 

Yo solo busco, en mi vida, 
un poco de libertad. 

Mis manos guardan las letras 
que nunca querré cantar, 
mi voz se la ofrezco al viento 
para quien me quiera escuchar. 

Que no quieran ni pretendan 
intentarme gobernar, 
si acaso cumplo las leyes 
y otra cosa es lo demás. 

Grilletes a mis tobillos 
se empeñan en colocar, 
no saben quienes lo quieren 
que no me pueden encadenar. 

Yo solo busco, en mi vida, 
un poquito de felicidad.


...oO0...

(Publicado en El Estrado Azul. 13/Nov.2009)

jueves, 11 de febrero de 2016

Tú Y Solo Tú Me Haces Sentir

Y este amor que me embarga,
amor a la antigua usanza,
siempre a la vida dando gracias
por la amada.

Cantares de gesta cotidianos,
de andar por casa cuando,
en lo diario,
un hola y un te quiero
pueden cambiar lo efímero
en perdurable en el tiempo.

Amor al despertarse
en la mañana,
y al cerrar la noche,
amor en la mirada,
en un pequeño gesto
que todo lo habla,
en una suave caricia,
en el latir de un corazón
que al otro corazón abarca.

Amor, amor…Amor.

Todos los días,
henchida y alegre el alma
por la bendición
de tener a la mujer amada
que me ofrece, tanto amor.

Es tan fácil amarla,
tan bonito y fácil quererla,
que los infiernos a su paso
se congelan,
y los cielos abren sus puertas
al  resplandor de su sonrisa,
a la luz de su mirada.

Pronto será San Valentín,
un día más
en el calendario
de nuestras vidas,
pero, es que no puedo ni quiero 
dilatar el tiempo,
a la espera
de contarte cómo
y cuanto te quiero...
aunque tú,
ya de sobra lo sabes.

San Valentín,
ayer, hoy, mañana...
da igual,
todos y cada uno
de los días de nuestras vidas,
son fantásticos para amarte,
para sentirte entre mis brazos,
para acariciar tus sentimientos,
para disfrutar tus besos,
para proclamar a los cuatro vientos
que tú y solo tú,
me haces sentir
que al día le faltan horas
para pensarte,
para amarte todo lo que tú
te mereces.

Solo tú me haces sentir,
que no hay suficiente espacio 
en mi pecho,
para que mi corazón pueda latir
cada vez que pienso en ti. 

…..ooOoo…..

lunes, 1 de febrero de 2016

Tras La Noche, El Día Por Llegar


Dame,
tan solo una razón,
por la que no deba maldecir
esa negra oscuridad
que me impide disfrutar
de tu mirada;
que me hace el tiempo perdido
si no te siento junto a mí.

Dame,
tan solo una razón,
por la que no tenga
que maldecir a Morfeo
y a sus malas artes,
cuando el sopor
cada noche me invade
y me arranca de ti,
de la consciencia
de poder abrazarte
y sentir el tacto de tu piel.

Tan solo una razón,
dame,
por la que no deba maldecir.

¡Ay, noche!,
que aciaga vienes
con dádivas de oscuridad,
con harapos de vaciedad,
haciendo el tiempo perdido,
laxo el sentido.

Y el día,
para volver a tenerla
entre mis brazos,
por llegar.


…..ooOoo…..