..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 2 de noviembre de 2017

La Vieja De Los Gatos

 

Dicen,
que por calles y tejados,
deambulan gatos
buscando a quién adoptar. 

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

Y soñó,
que mil globos
por los aires la mecían
y hasta el sol
se la llevaban,
en cunita de cañas
y sabanitas de seda blanca,
como la nieve blanca.

Nada le queda
ni le queda nada
porque, ni nada tenía,
ni tenía a nadie
que le atase a este mundo.

Ni siquiera
un hijo
que llevarse
a los brazos.

Su mundo fue,
crear lacitos de plata
con hilillos de amor,
que en cada rincón de su vida
los iba colocando,
como mariposas
de alfileres prisioneras,
en una pequeña caja de ilusiones.

Y el mundo
se la tragó entera
y verdadera;
que no hubo trampa
ni cartón
y en su cajita de pino
se la enterró.

A su entierro,
tan solo el enterrador
y un pequeño gorrión
que por allí volaba
y en un clavel se posó,
hicieron de cortejo,
Aquellos dos,
sin lágrimas le lloraron,
mientras un frío "adiós",
del sepulturero,
despedía aquel cuerpo.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio".

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

Fue el 34
que, cuando la vio
abalanzarse sobre él,
ya fue imposible
parar el  reloj
y dar marcha atrás.

Si la cabeza se le fue
o fue premeditado,
vaya usted a saber,
porque, lo que se dice saber,
nadie a ciencia cierta lo sabe.
Tal vez, tan solo el cielo lo sepa.

Puede ser,
que algún gato lo supiera
porque, ella,
con sus gatos hablaba y hablaba...
y hablaba tardes enteras
allá en el solar
de la casa del Conde,
donde todos los días
les echaba de comer
por entre cascotes.
(Si no eran cien,
por ahí andarían.)
Y al caer el sol,
tras la línea del cielo,
un paso tranquilo y sereno,
la devolvía de nuevo
a sus cuatro paredes heridas,
que por hogar tenía.

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio"

Tres veces se escapó del asilo.
La segunda, la amarraron
y la sedaron.
Y hasta que la soltaron
y por el patio, de nuevo,
volvió a pasear,
que se volvió a escapar.

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio".

Dicen que hoy, 
los gatos
deambulan por calles y tejados,
buscando a quien adoptar.

…..ooOoo…..

1 comentario:

  1. DA un poquito de miedo....la trama es casi una pelis de terror...pero pega...lees y lees como si fuera cancion...(creo que ya no me fiare de los gatos)...muaaaaaa

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.