..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 29 de abril de 2009


Miel de romero tus ojos, 
que endulzan mi vida al mirarla. 

Arena blanca de mi playa 
en sosegada mañana. 

Sol naciente es ella,
mar calmada. 

Suave brisa 
que refresca mis noches abiertas 
con susurros de amor. 
Estrella polar, 
faro y guía que rescata mi vida 
de la densa bruma de la mar.

.....ooOoo.....

lunes, 27 de abril de 2009

Haiku 9

Tanta lacra encarnada deshecha y fundida a tus mejillas… Tanta cera hervida y vertida sobre las cuencas de tus ojos vacíos… Tanto amor clavado entre tus piernas en la soledad de tu habitación. Condena de puñales a tu alma hechos cristales. Cristales opacos de lúgubre caleidoscopio en el que tu vida, fotograma a fotograma, como humito de cigarro se difumina.



son rosas negras 
 las que ocultan tu llanto 
de desamor

domingo, 26 de abril de 2009

vivir sin tí

Bien, pues como os comenté el Viernes, aquí tenemos a La Flaca... Montse La Flaca. La verdad es que ya hace tiempo, le pedí que escribiera algo para el blog, a lo que ella me comentó que no se le daba bien eso de escribir... Bueno, al final, al cabo del tiempo y, cediendo a mi capricho, se decidió por crear algo y aquí os lo dejo. ((que tenía yo ganas de publicarle algo, oigan))

 

Tenía 55 años. Aún era joven y ya estaba sola. Dos años, dos años hace que él se fue. No estaba preparada, fue tan repentino, fue todo tan deprisa. La soledad, esa losa grande y pesada, le caía encima, como Atlas sostiene la Tierra y el firmamento, pero ella no puede y la aplasta. Se ahogaba, se deprimía, se moría. No tenía amigos, ¿para qué? No los había necesitado, con él era suficiente, él era su amigo y su amiga. Cuando él estaba… Ahora sabía muy bien lo que había perdido. Aquellos paseos interminables por la ciudad que les había visto nacer y crecer y a la que amaban con sentimiento filial: 

-Mira que edificio, lo han dejado precioso.

--Sí, pero ese toldo verde, se da de patadas. Yo, si fuera uno de esos del patrimonio histórico- artístico, les obligaría a quitarlo.

--¿Y si vamos a comprar churros y nos los merendamos sentados en un banco de la plaza? 

 Y así, paseando, comiendo una hamburguesa, viendo una película, yendo a la playa o viajando de vez en cuando, eran felices. Y ahora sola. 

¿Ir sola a pasear? ¿Ir al cine sola?. Y tantas cosas sola ¿Cómo, si cada calle, cada edificio, cada barco del puerto, cada monumento o edificio de la ciudad, las tiendas, (porque hasta iban juntos de compras), le recordaba su pérdida y la hundía más en su depresión? Si se quedaba en casa… Sus escritos. Sus escritos por todos lados, algunos eran poesías de amor dedicadas a ella, otros, relatos, pensamientos, sentimientos que plasmaba en un papel. En casa tampoco había un rincón que no le recordara a él. ¿Dónde ir? ¿A dónde escapar, para encontrar un minuto de paz? Imposible, no lo soportaba, pensaba que debía haberse ido ella en vez de él, porque ella sin él no sabía vivir, no podía. Bueno, pues si se anima a seguir, le iré publicando los Domingos por la noche.

viernes, 24 de abril de 2009

Hay Un Rastro de Río


Hay un rastro de río 
que va dejando por mi cuerpo 
destellos que evocan tu recuerdo. 

Allá abajo, tu presencia. 

Sobre el brillo huidizo de plata 
reposa mi ausencia. 
Sumergido en tus aguas 
intento adentrarme en tus secretos, 
mas celoso carcelero es el torrente 
negando nuestro encuentro. 

Tú, permaneces distante y quieta en el lecho. 
Yo soy arrastrado como pez por la corriente. 

Yo quisiera ser 
el océano donde descansara tu río. 
El caño alegre de tu manantial cristalino. 

No soy, tan siquiera, 
la gota de agua
que empapa el asfalto gris de tu alma dormida. 

.....ooOoo..... 

Pd.: Posiblemente, este Domingo publique algo de "alguien", al igual que hacía hace tiempo con "Madrugadas de Papel"... Si La Flaca quiere, le publicaré, ya digo, este Domingo en la noche... Ya veremos. Buen finde.

miércoles, 22 de abril de 2009

Haiku 8

Naufrago soy en mitad de mi desierto de olas de dunas que me tragan y vomitan sin cesar. Mis delfines son alacranes y serpientes. Desnudo, achicharrándome el cerebro con el sol calado hasta las cejas, paso el tiempo. La arena, licuada por el calor abrasador se abre paso a través de mi esfínter como fuente incandescente perforando mis intestinos… hacia arriba...poco, a poco. Pero sé que, una noche, el frío papel de plata de una pequeña y dulce chocolatina enfriará mi vida.



Crecen las sombras, 
el sol se entierra y muere, 
nace la luna



Si te molesta que haya publicado tu imagen, me lo dices y la quitaré inmediatamente. Si la ves y no te importa: Gracias.

lunes, 20 de abril de 2009

Mi Calle


En esa casa nací y allí me crié, en el 3º, allá arriba, a lo alto -todo: de izquierda a derecha, los 4 balcones y los 2 miradores-... Y allí la dejé cuando me marché al inicio de mi adolescencia. Al cabo de los años, volví y nos abrazamos. Y cuando ahora, de vez en cuando paso por Mi Calle, me paro a su lado y nos saludamos con la sonrisa llena de recuerdos. Parte de esos recuerdos están plasmado en este poema; en esta calle en la que vive mi casa... Mi casa que ahora está hecha un asquito, con esa puerta sin aldaba, junto a la carpintería de Coloma que, supongo, la destinaran a garaje... Espero que la dejarán guapa y preciosa, como ella se merece y como siempre lo fue... por lo menos, en mi memoria.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mi calle es paz, es sosiego. 

Mi calle es un carro de basura 
tirado por un mulo 
a manos de un buen hombre,
que llevaba, como compañero, 
a un perro bueno y huesudo. 

Mi calle son miles de gorriones, 
que al canto ensordecedor del ángelus,
y al de la arriada de bandera, 
revolotean alterados, en bandadas traviesas, 
sobre el anciano ficus militar que los cobija. 

También es mi gorrión que se escapó por el balcón. 

Mi calle son mis hermanas 
con sus velos puestos, 
y a misa de doce. 

 Mi calle son cuatro coches y una lambreta. 

Mi calle es subida y es bajada. 
Es jugar a la pelota con soldados, 
soldaditos de carne y hueso
y chiquillos de la Cuesta de la Villa. 

Mi calle es un estanco
y un sereno.
--Serenooo!... 
--¡Vaa! 
Y un señor con palo largo
que enciende y apaga las farolas.
Y una carpintería, la de Coloma, 
donde él me contaba historias
mientras las ratas, ufanas, 
correteaban por la viruta. 

Mi calle es un portal de madera bien labrada, 
con aldaba de hierro: 
Una mano con anillo, como tiene que ser. 
Pero yo llamaba golpeando la puerta contra la pared.
-es que no llegaba a la aldaba.

Mi calle son árboles con gatos 
que maúllan sin poder bajar. 
Y en las noches de luna llena, 
mi calle es radiante y luminosa;
que mi lunita se baña
en sus destellos de plata,
en lugar de hacerlo
en el puerto,
que bien cerquita lo tiene.

Mi calle es lúgubre y oscura 
bajo un cielo estrellado, 
con un niño, por un balcón acunado, 
implorando que su padre no muera.

En mi calle hay puertas para llamar y salir corriendo

Mi calle es un garaje para inflar balones. 
Mi calle son delantales y dragones,
y tronos del Resucitado.

Y dejé mi calle y marché lejos. 
Ahora he vuelto y,
cuando vuelvo a pasar por ella, 
se me clavan los recuerdos, 
se me amontonan. 
Y sus viejos balcones me saludan, 
y sus tristes miradores me miran. 
Yo pensaba que una calle era, sólo eso, 
una calle, 
pero, la calle, 
cuando es Mi Calle, 
es otra cosa,
como tu calle. 

Mi calle está cambiando 
entre lo viejo y lo nuevo. 
Pero mi calle, 
a pesar del tiempo que pase
por sus fachadas nuevas o viejas,
por sus aceras,
seguirá siendo Mi Calle.
..........ooOoo..........

viernes, 17 de abril de 2009

Dos Poemas Chinos

No soy dado a publicar cosicas que sean de "autores consagrados en el mundo de la literatura del mundo mundial"... :)) , pero estos dos poemas chinos, han aparecido por un rincón del ordenador y, quitados el polvo, los he vuelto a releer y.... y he vuelto a quedarme prendado. Aquí os los dejos, para que podáis disfrutarlos tanto como yo. :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
-->
POEMAS DE LA DINASTÍA TANG Y PERIODO DE LAS CINCO DINASTÍAS (618-960)


-->
Dejo mi laúd sobre el banquillo curvo,
y me quedo quieto, absorto en mi emoción.
No hace falta que roce las cuerdas:
las acaricia el viento y suenan solas.
(Po Chu YI)

-->


En la colina del arroz cocido
me encontre con Tu Fu.
Era en el caluroso mediodía
y sostenía un sombrero de bambú.
Dime, ¿cómo es que has adelgazado tanto?
¿Sufres acaso de poesía?
(Li Po)

:::::::::::::::t;:::::::::::::::
Buen fin de semana para todos.

miércoles, 15 de abril de 2009

Vitoriano II



Bueno, pues mientras hablaban de que si sí o si no le dejarían a Vitoriano quedarse en el centro de acogida, llegaron en un "plis-plas"

--Vamos, Vitoriano, baja del coche y ten cuidado no te golpees la cabeza. ¿Necesitas que te ayude?

Lentamente, el anciano bajó él solo del coche con apenas esfuerzos, Guillermo pulsó el mando y cerró el coche. Ambos se dirigieron a la puerta de la residencia. Una vez allí, llamaron al timbre. Serían la una y algo de la noche.

Una puerta de cristalera flanqueba un paso ámplio, de algo más de 2 metros. Se abrió y una cabeza femenina , asomó la cabeza.

--Buenas noches -dijo una mujer de entre 40 a 50 años, de pelo corto y peliteñida.

--Buenas noches, contestó Guillermo.

Vitoriano estaba apartado de la puerta, hacia un lado, junto a la pared. Parecía como si no quisiera saber nada, o que ya daba todo por perdido antes de llegar.

El relato de la conversación de cuando llegaron al centro de acogida, no merece ni tiene mucha importancia, tal y como corren los tiempos hoy en día, de desamor. Si pudiéramos hacer un pequeño resumen diríamos que, Guillermo y Vitoriano, se fueron por donde habían venido. Había orden del presidente del centro de que no se admitiera más al anciano, porque no había aceptado irse a una residencia que le habían buscado los servicios sociales. Resulta que, aquel pequeño viejecico, era un hombre libre y no le gustaba estar atado; y mucho menos que le dirigieran su vida. 

--Es que, después de dos meses aquí, en el centro de acogida, me han dado una residencia en Yecla, y yo la quería en Elche. Es que, en Yecla no conozco a nadie, y en Elche conozco a gente.

--Ya, Vitoriano, pero podías haber ido simplemente a probar qué tal te iba, y a lo mejor te hubieras adaptado al sitio y hubieras conocido a gente y te hubieras conseguido amigos. 

Desgraciadamente el sistema funciona así. ¿Qué otra cosa se le podía decir a un anciano de 79 años, sin un pedacico de familia que llevarse a los brazos? 

--No, yo ahora estoy negociando el irme a Elche... -Vitoriano paró en seco de hablar y...- Oye, que si no te importa, dejas el coche aparcao y yo me echo en el asiento de atrás, porque al raso no pienso dormir. 

--¡Chacho, no!; cómo vas a hacer eso. ¿Y si pasa la policía y te ve?. En todo caso me quedo contigo. 

--¿La policía?... ¿Ahí detrás, echao?. ¡Qué va a verme! 

--Mira, vamos a hacer una cosa. Vamos a ver si encontramos a la policía y ellos seguro que te encuentran un sitio para dormir esta noche... a lo mejor ellos, como polis, tienen la autoridad que yo no tengo para que duermas en el centro de acogida. ¿Te parece bien? 

--Bueno. 

Una de las opciones barajadas por Guillermo era que, o los dos dormían en el coche y al amanecer se iban... otra vez a buscar la casa de su amigo al lado del Samaritano, o se lo llevaba a su casa si la poli no se encargaba de él. Por otro lado, el que la poli se hiciera cargo de Vitoriano, supondría que, tal vez, si lo llevaban al centro de acogida donde no quisieron acogerlo, lo acogerían ahora, sin más narices, yendo con la “autoridad competente”.

Comenzaron una nueva odisea: Tratar de encontrar un poli urbano. Y es que, como la ciudad estaban de procesiones, pues todos estaban por el centro y el centro estaba vallado, cortado, jodido de pasar. 

Vueltas, y más vueltas, por direcciones prohibida, por... ¡por hasta las narices estaba ya Guillermo de no encontrar ni un pajolero poli siquiera, que le multara por las infracciones! 

--Mira Vitoriano, estos tíos son la leche, cuando los necesitas no están, y cuando no los necesitas... 

--Claro, están todos viendo la procesión. 

Ya cansado de dar vueltas, Guillermo pensó en llevarlo al cuartel del 092 que estaba a la salida de la ciudad, en el otro extremo de donde estaban. Total, con las vueltas que habían dado, no importaba, y la ciudad tampoco era tan grande que digamos. De pronto, parado en un semáforo vio cómo un 092 se estacionaba a unos metros atrás suya. Tocó el claxon, puso los cuatro intermitentes y saltó el semáforo en rojo, parando junto a la acera en la curva que se iniciaba para entrar en la rotonda. Bajó del coche y los agentes ya iban para él, pues con señas tb. les había alertado. Una poli y un poli le atendieron cortés y educadamente 

--Buenas noches. 

--Buenas noches, agentes. Tengo en mi vehículo a un anciano que... Y relató todo lo ocurrido: Que hacía más de dos horas y media que buscaba la casa de su amigo. Que se había caído dos veces. Que en el centro de acogida no lo acogían... etc, etc

--Buenas caballero. ¿Puede salir usted solo? –Dijo el agente a Vitoriano una vez abierta la puerta del coche, y le ayudaron a salir. 

--Se llama Vitoriano –les informó Guillermo. 

--Vitoriano, ¿tiene familia? -interrogó el policía.

--No. 

--¿De dónde eres? 

--Soy de “TAL PUEBLO” 

--¿Tienes documentación? 

--No. Me valgo con mi persona. –y se señalaba con toda la mano abierta, de arriba abajo- 

Ante tal respuesta, los agentes y Guillermo se miraron unos a otros y sonrieron. 

--Puede usted marcharse, que ya nos ocupamos nosotros –dijo el poli- 

--Gracias –respondió Guillermo y se despidió del viejecico dándole la mano- 

--Vitoriano, amigo, buenas noches.

--Adiós –se despidió Vitoriano.

Guillermo subió a su vehículo y marchó para casa, donde contó todo lo ocurrido. 

 Mientras iba para su casa, Guillermo no podía dejar de pensar en aquel pequeño naufrago social que sobrevivía sin apenas chaleco salvavidas, pero con dignidad. A su manera, pero con dignidad. –sin más comentarios-
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.
Yasí, sin querer hacer juicios de valor, me he limitado a exponer esta pequeña historia que ha llegado hasta mis oidos y que aconteció en una pequeña ciudad del sureste, un lunes de Semana Santa de 2009.

lunes, 13 de abril de 2009

Vitoriano I

Me lo pensé mucho, pero al final, he decidido, por la extensión del relato, dividirlo en 2 partes: Vitoriano, I, y Vitoriano II, que como es habitual, lo publicaré hoy lunes, y el miércoles, para no romper el ritmo de mis días de publicación... eh, Lourdes???... jejeje. Gracias a todos los que me leéis.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sus hijas no habían bajado a tirar la basura al contenedor aquella noche. Ya era tarde, alrededor de las 11,30h y se disponía a irse a la cama. Sin comentar nada cogió la bolsa de basura orgánica y la de plástico y bajo a la calle a tirarlas a sus contenedores respectivos que, sin darse cuenta, las 2 bolsas salieron disparadas al mismo contenedor verde.

-Vaya! -exclamó y se dio la media vuelta para regresar a casa, cuando: 

--Oiga, ¿por dónde se va a “TAL BARRIADA”, al Samaritano? –le preguntó un menudo y pequeño anciano. 

--Pues le pilla un poco retirado. Tiene que bajar por la siguiente calle a la derecha y... 

Terminadas las explicaciones de dónde se encontraba el Samaritano, ambos se despidieron. 

Aquella persona era un viejecico alrededor de los ochenta años. No mediría más de un metro cincuenta de estatura. Una gorra blanquecina encasquetada a modo de casco militar le cubría la cabeza, casi tapándole aquellos dos pequeños ojitos y destacándole unas grandes orejas desabochadas. Una chaqueta y pantalón de vestir le cubrían el cuerpo y unas zapatillas tipo playeras le cubrían los pies. Guillermo sacó las llaves del portal de su casa, mientras giraba la cabeza viendo aquella figura pequeñica y parsimoniosa cómo se alejaba con los brazos cogidos a la espalda. Meneó la cabeza, dio un pequeño bufido exhalando aire y se dirigió con paso rápido hacia el anciano. Ya, a su altura: 

--Oiga, si quiere, yo le llevo al Samaritano.

--Bueno.

--Espéreme aquí, en la esquina. Siéntese en el macetero de la palmera, y yo subo a mi casa a por las llaves del coche. Bajo enseguida. 

Cuando el anciano dijo "El Samaritano", quería decir “El Buen Samaritano”, un comedor social. Guillermo aceleró el paso y subió a su domicilio, cogió las llaves del coche, a la vez que explicaba en casa lo ocurrido: 

--No podía dejarlo solo. Me ha dicho que se ha caído dos veces y… No creo que tarde mucho. Lo dejo y regreso enseguida. Se despidió y bajó de nuevo para encontrarse con el anciano. 

Ya los dos en el vehículo, camino al Samaritano, Guillermo preguntó y, Vitoriano, que así se llamaba el anciano, contó que era viudo, que su mujer murió de un cáncer hacía un tiempo, y que desde entonces vivía solo, sin familia.

Llegaron al Buen Samaritano. Claro, a esas horas estaba cerrado. Aquel lugar era solo un comedor de indigentes con un horario estricto y… eran ya casi las 12 de la noche. 

--Vitoriano, esto está cerrado -le dijo Guillermo parado el vehículo frente al comedor social y aparcó seguidamente el coche en batería frente a la puerta. 

--Ya -dijo el anciano lacónicamente.

 --¿Entonces? Tú dirás. 

--Es que vengo a casa de un vecino que tenía yo, y que vive al lado del Samaritano. Algunas veces he venido a dormir a su casa y hoy no la encuentro.

--Pues el Samaritano está aquí en frente. Tú dirás. 

--Pues por aquí tiene que estar la casa. 

--Vamos a darle la vuelta a la manzana y vemos un poco el lugar –terminó diciendo Guillermo. Y desaparcando el vehículo iniciaron de nuevo el recorrido, ahora alrededor de la manzana del edificio donde se encontraba el Samaritano. ... Nada... Cuatro o cinco vueltas y más vueltas por los alrededores, y Vitoriano no lograba recordar. 

--Es que de noche no maclaro bien, tos los gatos son pardos. La noche, pa quien la quiera. El día es mejor. Maclaro mucho mejor y voy parriba y pabajo, pero por la noche... 

Debe ser duro saberse que pierdes ciertas capacidades para valerte en la vida. 

--Ya, Vitoriano, ya, comprendo. Y ahora ¿qué hacemos? ¿Recuerdas algo más? 

--Vive por aquí al lado. Se pasa por debajo de un puente azul.

 Aquel: “vive por aquí al lado”, hizo que Guillermo cerrara los ojos y mirara al cielo. Tomó aire y... 

--Vitoriano, el puente azul está retirado de aquí, y si tu amigo vive al lado del Samaritano... 

--Vamos, vamos pal puente azul –dijo el anciano casi inquisitorialmente. 

--Vamos, Vitoriano, vamos a ver si logramos encontrar la casa de tu amigo. 

Entre unas cosas y otras, vueltas y más vueltas, el tiempo pasaba y pasaba y, Vitoriano, sin ubicarse. 

--¿Es que hace calor, o es que te has olvidado cerrar la ventanilla? –preguntó Vitoriano de sopetón.

-- Hace buena noche, no hace frío, que digamos. 

--Pues yo tengo frío -respondió el viejecico algo molesto. 

--Bueno, voy a cerrar un poco. –dijo Guillermo y cerró la ventanilla dejándola, tan solo, cuatro dedos abierta, cosa que en el fondo agradeció.

Y es que, ese agradecimiento venía a razón de que el buen Vitoriano desprendía los perfumes propios del abandono higiénico corporal que, a esas edades, hay que cuidarlos más, o alguien debería de preocuparse por cuidarlo, pero que a él no lo cuidaban. A saber: sudor y orín, entre otros, aparte de los propios del alcohol y tabaco. 

Cuando Guillermo subió a Vitoriano por primera vez al coche, pensó en cubrir el asiento con... con algo, pero no le pareció bien. Pensó que ese tipo de cosas pueden provocar, digamos, cierto tipo de sentimientos –cada cual que entienda- a la persona afectada. Lo más que podía pasar es que el asiento quedara con olor a orín, o un cerco o... Y bueno, una buena limpieza y como nuevo. Por otro lado, el coche, no es que digamos que fuera un último modelo, que ya tenía sus más de 11 años. Aclarar, tan solo, que Vitoriano podría oler a alcohol, pero estaba totalmente sobrio, solo que su aliento no era de la mejor cosecha vitícola, ni de los mejores campos de tabaco. 

 Y vueltas y más vueltas y vueltas. 

--Vitoriano, como no encontramos la casa de tu amigo, te voy a llevar al centro de acogida “TAL”, que allí seguro que te acogen para dormir esta noche.

--No, -dijo rápidamente- de allí me han echao porque llevaba 2 meses y ya no puedo estar más. 

--Venga hombre, vamos allí, que por esta noche no creo que tengas problemas.

Y Guillermo y Vitoriano, después de dar y dar vueltas sin encontrar la casa del amigo, salieron rumbo al centro de acogida.

(continuará)

viernes, 10 de abril de 2009

Haiku 7

Te acercas a mí como espíritu de luz a mi mundo encarcelado, y un perfume denso, dulzón, me envuelve arropando mis sentidos. Me haces que te abrace fuerte y exhalo, profundo, el aroma que vas dejando, para que permanezca en mí el máximo de la jornada hasta la vuelta a casa. Y así todos los días, al besarte, cuando nos despedimos camino de nuestros trabajos.
canela en rama, 
aromas de tu cuerpo 
por las mañanas

miércoles, 8 de abril de 2009

Hace un año.


Sí, me he adelantado a mi hora habitual (lo siento, Lourdes... jejeje) porque hoy, este blog, cumple un añico. Hoy no es un día para celebrar que este blog lleva un año de andanza, sino para agradecer, de corazón, a todos los que habéis contribuido a enriquecerlo con vuestra... Luz. Tb. a vosotros, los que por motivos... los que sean, habéis pasado o estáis pasando sin hacer comentarios, tb. os doy las gracias. Y sé que a algunos, os conozco... y de muy cerca. Mandar tb., claro, un besico “siempre” especial a Solete (sol solito alumbrame un poquito) y un abrazo grande a mi primo Alex (sidriña y cabrales)... y agradecer a Elbi su regreso... Regreso, eh, Elbi??? Del resto, que alumbráis, no quiero ni poner la inicial, no sea que me falte algun@. Todos y cada uno de los que habéis o estáis en la actualidad comentando por aquí mis... “cosicas”, estáis ocupando un sitio en mi recuerdo... en mis recuerdos emocionales. Bueno, me imagino que alguno que otra, sabrá quién ocupa en este blog el podium... de l@s que comentáis...jajajaja... Pues no lo voy a decir... Y no voy a dar premio a quien lo sepa, porque es muy fácil de adivinar. Bueno, pues he pensado que para postear hoy, qué mejor que recordando el primer poema que publiqué aquí, con su totalidad de comentarios: Gatorama.... Un canto a la desigualdad. Gracias a quienes gastáis un poco de vuestro valioso tiempo, en visitarme. Gracias. Nos vemos-leemos el lunes con una historia entrañable... no sé cómo la titularé, pero historia, haberla hayla. Jó!, si la hay.
Gatorama
Aquí me encuentro, 
por los tejados,
entre chimeneas, 
como los gatos. 

Gatos blancos, gatos negros, 
gatos pardos, 
rayados o albinos… gatos. 

Gatos que cantan al alba, 
que acunan la luna. 
Gatos que arañan las almas, 
con sus afiladas uñas. 
Cuerpos que danzan la noche 
entre las calles mojadas, 
entre las sombras chinescas, 
con sus silenciosas patas. 

Gatos que aman, que rezan. 
Gatos que cantan, que lloran. 
Gatos que viven en la opulencia, 
que mueren en la pobreza. 

Y aquí me encuentro, 
por los tejados, entre gatos. 
Y entre gato y gato, se arma el taco. 

Hay gatos altos, gatos bajos, 
gatos gordos, gatos flacos. 
Gatos buenos y malos 
que a policías y ladrones juegan. 
Los hay que vuelan y fantasean, 
también están los que rastrean, 
y los del rabito tieso, 
para que los vean. 

Hay gatos listos, 
gatos tontos, 
los hay estrategas, 
y los que siendo lisos, 
con mil rayas se disfrazan 
y hasta ladran o cacarean. 

Hay gatos poetas y tunantes, 
escritores y farsantes. 
Gatos que, enamorados y ofuscados 
por un sueño, maúllan sin tregua 
a una luna presa 
en un cubo de basura. 

Dicen, que los gatos no son tuyos, 
sino que te hacen suyos. 
Pero también hay gatos que mueren
por las vidas de otros gatos. 

Me gustaría decir, como dice la leyenda, 
que “siete vidas tiene un gato”, 
pero es que, la realidad, 
me demuestra lo contrario: 
Que un gato se despanzurra 
cuando lo tiran de lo alto. 
Lo que sí puede ser cierto, 
y lo dice la experiencia es,
que no solo siete, sino a veces, 
más de siete vidas se enmascaran en un gato. 

Y aquí, entre chimeneas, 
por los tejados, 
rodeado de gatos, 
como en un bonito cuento, 
así me encuentro. 

Y a fin de cuentas, 
cada cual con su gato
y cada gato con su cada cual, 
porque aunque no lo queramos, 
de gatos, lo que se dice gatos, 
todos tenemos un rato.


........ooOoo..........
Te saluda guillermo elt desde el rincon de: en 0:42 12 aportan su luz:
Enredada dijo... Guille!!!!^Por fin!!!no puedo creer que te tengo en un blog! que por fin puedo leerte y hablarte directamente!!!Dios!!! que belleza la de los gatos y sus historias...gatos negros, gatos blancos, gatos inteligentes y gatos tontos, y todos somos como ellos.... y más que siete vida vivimos...y quien no tiene algo de gato?gatos mimosos, ariscos, desconfiados... enamorados aullando en la noche..,gatos buscando afecto...abandonados...es bello lo que escribiste...te quiero!!!mil besosy ya ya te pongo en mi blog, favorito mío!!!! 8 de abril de 2008 2:24
guillermo elt dijo... enredadita... eres la one... un besazo tremendo de grande. Vaya, y yo por aquí, más "enredado" (jeje) que un pulpo en un garaje creando este blog... Ya ves... que me da muxa alegría que por lo menos algo me funcione el cerebro...jejejejeje y haya podido... YO SOLITO eh?!, hacer esta obra de arte patateraaaaa jajajajaja!!!Todo el mérito lo tiene aldabra que fue la que me ha animado, porque a pesar de lo que me dijo elbereth, no estaba decidido, pero aldabrita al final, me convenció... bueno y en conjunto lo guay que es todo este espacio lleno de buena gente.Besos para todos y en especial para tí, por ser la primerita de todas... jeje...Bueno, pues eso, que me he alegrado un montón de leerte, es cierto y verdadero y que ya nos veremos más por aquí, y ya empezaré a manejarme con él, a poquito a poco... quesque pa estas cosassssss soy tardo en aprender.Este poema tiene muchos años. Ya los iré sacando poco a poco.Bueno, niña, que por aquí son las 3,20 de la mañanita y me voy a la cama...Besitos de buenas noches por aquí.Cuando lo vea aldabra... no se lo va a creer!!! jejeje
8 de abril de 2008 3:21
Aldabra dijo... and I am the second... je je je...hola Guillermito... enhorabuena por tu blog... me alegra que te hayas animado al final... si es que tú tienes muchas cosas que contar y te encanta escribir y bloguear... creo que te vas a divertir mucho, en serio...bicos,Aldabra 8 de abril de 2008 12:26
guillermo elt dijo... Qué me alegra verte por aquí!!!!!... no lo sabes bien.Te recuerdo que todavía tienes "cosillas" mías por publicar. Vale?... bueno, pues eso.Besos 8 de abril de 2008 13:06
Anónimo dijo... Pos digo yo que podias haber puesto unos michirones y unas patatas con ajo pa la fiesta de inauguración.Y el faro de Cabo Palos para iluminar, pero a pesar de todo... me quedo... es que con gente como la que te codeas da gusto alternar.... acho.. son bonicas las joias que escriben por aqui...aunque la enredadera anda cabeza abajo... y de aldabra ¿que decirte?... disfrazada de sirena... pero de espaldas :(... bien podia darse la vuelta......En serio Guille... me alegro que hayas inaugurado. Nos vemos en cualquier pico esquina.
8 de abril de 2008 13:33
Nuk dijo... se me olvido poner el nombre....en el comentario anterior. Yasta
8 de abril de 2008 13:35
Belén dijo... Bueno, acudiré aquí para saber de ti, claro está...Y bueno, los gatos son como son, hay que amarlos así si no de que? :)Me quedo con tus datos, un beso
8 de abril de 2008 13:50
migramundo dijo... Bienvenido al mundo blogosfécio, tocayo. Saludos.
8 de abril de 2008 14:04
guillermo elt dijo... Acho, Nuk, passssa. mestás cartagenereando???(joder con la palabrita... jeje) Les decimos al foro cómo se dice en Cartagenero: "Oyesss, coleguita, ten cuidado, que me vas a rayar el buga"... pues se dice: "Acho!, acho!!, achooooo!!!"...Pues lo mismo, que fuera de bromas, me alegro sinceramente que te alegres por mí blog. Un abrazo... ahora tetoca a tí.Belén... Claro está! Un besazoGracisas a todos por vuestras visitas... Si es que os tengo que querer (jeje)... (a quién le he dicho yo esto antes???)Besos a todos 8 de abril de 2008 14:07
guillermo elt dijo... Vaya, migramundo!!! Pues Bien hayado!.. ya ves, haciendo pinitos... y roblitos, y palmeritas... jejeUn gran saludo
8 de abril de 2008 14:09
Wycherly dijo... Hola Guilermo te he estado leyendo cuando publicas en el blog de aldabra pero visto que has abierto el propio paso a visitarte.Aveces me siento gata y otras como una tigresa me gusta treparme a la azotea!Saludos.
  8 de abril de 2008 20:24
guillermo elt dijo... wycherly, gracias por visitarme.Jeje... todos tenemos algo de gato y tigre... y viceversa...genial!, no? Todo es dualidad. Todo se complementa. El equilibrio del universo. Los buenos y los malos... Esos jodios malossss!Ten cuidado con las azoteas... por aquello de las 7 vidas...jejeBesos. 8 de abril de 2008 20:49

lunes, 6 de abril de 2009

Mamar, vivir las tradiciones.


Con esto de la Semana Santa, al igual que la Navidad y otras fiestas-festividades religiosas y no religiosas como los toros, al igual que aspectos militares, como las paradas-desfiles … etc, pues resulta que, si lo pensamos bien, en parte, todo el mundo podemos llevar nuestra, ya digo, parte de razón en nuestra forma de pensar sobre si son o no convenientes, por motivos diversos. 

¿Porqué un estado laico permite las festividades religiosas? ¿Por qué de las paradas militares y la ostentación de fuerza si la inmensa mayoría estamos en contra de las guerras y a favor de la paz? ¿Por qué las corridas de toros, cuando estamos cansados de recriminar la violencia hacia el propio hombre y en contra de los animales? Tantos porqués…!!!

No, no voy ni pretendo, ni quiero entrar en el juego de nadie, ni abogar, ni… ni poner ni quitar rey… ni ayudar a ningún señor; solo pretendo hacer ver las consecuencias, los resultados de todo ello. 

El sentimiento interior que crece y se desboca en determinados eventos, digamos de “festividad”, no se puede refrenar. El corazón salta de los adentros lleno de alegría y sentimiento profundo por una falla que se quema, por unos cuernos que casi matan, por una hoguera de junio, por unos soldaditos de plomo desfilando, por unos moricos y unos cristianos… por esos capirotes o por esos empalaos… Es tanta la tradición!... Y la tradición, mueve los corazones, nos hermana en el sentimiento… n o s h e r m a n a. Ya, ya sé que hay tradiciones y tradiciones, pero… todos sabemos y conocemos en qué se diferencian las buenas y las malas tradiciones: ¿Una buena tradición sería que en una casa solo hicieran las faenas del hogar las mujeres???... No, verdad?... claro, vamos entendiendo. Y, claro, uno se contradice y piensa: “Vamos a ver, Colega, si a ti no te gustan las guerras ni la violencia… cómo coño te emocionas cuando ves al piquete de infantería de marina desfilar por las calles de tu ciudad, a toque de tambores y cornetas? ¡y encima, estás esperando a los toques para ver cómo hacen el cambio de armas!... No te jode...Perdona, hijo, tú lo que eres es un cínico!!! Ja! No, eso no es así; no hay que darle vueltas a los sentimientos… Los sentimientos están ahí y no hay que tenerles miedo. Si los reprimimos, nos reprimimos a nosotros mismos y nos achatamos la vida… nos la amargamos. La cuestión es saber cuándo no tenemos que actuar, motivados por los sentimientos, no vaya a ser que cometamos una barbaridad. Pienso que es ahí donde debemos ser conscientes. 

El daño se hace con las obras, con las acciones. Una de las facetas de la madurez, es saber cuando tenemos que actuar o no, motivados por los sentimientos. Quién no ha tenido ganitas de tirar por la ventana a la suegra?... No, yo no, eh???... soy soltero. ¿Pueden gustar los toros y estar en contra de la violencia hacia los animales?... Pues creo que sí y, tal vez, a esa persona, no le pasaría nada si se suprimiera la “fiesta nacional” Los carnavales, en muchas ciudades de España, incluso con la prohibición de Franco, se siguieron celebrando. No, no me considero, por todo esto de las tradicones, digo, nada raro… Creo que soy de lo más normal, y quien no esté de acuerdo conmigo… es que no tiene sentimientos o los tiene bien "doblegados". Bueno, de una cosa estoy bien seguro: Yo, no tendré la culpa…. jejeje… de que no esté de acuerdo conmigo… digo., y de que tenga sus sentimientos... bien doblegados. Me da igual quienes pretenden suprimir ciertas, digamos…”locuras-festeras”. Mientas la tradición este ahí, la buena tradición, nada hay que temer; es más, hay muchas familias que se mantienen económicamente gracias a ellas. Repito: “la buena tradición” Yo tengo la suerte de tener buenas tradiciones en mi tierra y de poder disfrutarlas, si me viene en gana. Yo, defiendo las tradiciones, las buenas tradiciones que hermanan, aunan a las gentes y las acerca, en este mundo cada vez más loco y más falto de abrazos y de saludos cordiales por las mañanas... por decir algo pequeño, claro. Me gustan las tradiciones populares, religiosas o no, que me sumergen, cada año, en su rutina monótona, donde el alma se me dispara por cada poro de mi piel y las emociones me visten con sus mejores galas. Y ahora, me voy pa mi tierra, a ver mis procesiones del alma.
Y quien no esté de acuerdo con lo que he dicho... ya sabe... yo no tengo la culpa.