lunes, 25 de noviembre de 2019

Abrazo.8

Imagen relacionada
Déjame que te achuche
largo y fuerte,
como si acabara de verte
tras años sin saber de ti.
Como si ya no te volviera a ver
jamás.
Como si la vida
se me muriera hoy.
Imagen relacionada

Etiquetas:

martes, 12 de noviembre de 2019

Abrazo.7

Imagen relacionada
Yo, la enredadera
que por tu piel asciendo
entre tus recovecos y rincones.
Tú, los "ojicos wapos" a conquistar.

Imagen relacionada

Etiquetas:

domingo, 27 de octubre de 2019

Siempre Ahí

Resultado de imagen de arbol de buena raiz

Yo, siempre estaré allí,
o aquí, o donde tú estés.

Siempre estaré ahí,
apoyado en el quicio de la puerta
o bajo tu ventana, estaré;
o fumando un cigarro
o bajo la luz de una farola.

Siempre estaré,
aunque el sol abrase
o la nieve hiele mis venas.
O aún peor,
puede que esté en la oscuridad,
apoyado en cualquier esquina
viendo caer la lluvia
sobre los adoquines.
Incluso ahí, estaré.

Siempre estaré ahí, con todo mi Yo.

.....ooOoo.....


Etiquetas:

martes, 22 de octubre de 2019

Mi querido Mar Menor

Resultado de imagen de los nietos antiguos cartagena

Mi querido Mar Menor:

Me dueles más de lo que jamás hubiera pensado que me dolerías. Y por dentro te lloro, acompañado por los recuerdos de mi ayer.

Poco a poco voy repasando cada una de las huellas que en otros tiempos dejé tatuadas, y aún perduran, sobre tus arenas: las cacerías de zorros con ladrillos, los caballitos de mar pintados con esmalte de uñas decorando la pared, el eco al corretear pisando fuerte por los callejones, los embarcaderos “mellados” y las porterías improvisadas bajo ellos, el sano olor a algas secas; y la raya azul, frontera infranqueable, bajo reprimenda o castigo paternal. Y cuando te decían… “No te bañes hasta que no pasen tres horas, que se te corta la digestión. Como mucho, te mojas hasta la rodilla” Y, ¿quién de aquí no ha aprendido a nadar en tus aguas, o le ha tirado su madre un melocotón o una manzana desde la orilla, para que lo comieras mientras te bañabas? Cómo me gustaba, recién comido, salir a la sombra del porche y comerme una rodaja de sandía, sentado en la mecedora, oyendo el murmullo de las pequeñas olas, mientras miraba allá, a lo lejos, la isla del varón, pensando mil y una historias; o aquellas mañanas, en las que la luz de tu cielo, iluminaba de un mágico especial tus aguas, como un “plato”, mientras las aves, en la lejanía, se asemejaban lunaricos blanco sobre tu superficie.


No, todo esto no es añoranza de mi niñez perdida, estás equivocado si así lo piensas, porque no hablo de mí, hablo de ti, de lo bonito al recordarte, y lo triste por la rabia de la pérdida de tu propia vida. Es, verte y sentirte envejecido, moribundo, casi desahuciado, si no lo remediamos. Es verte, apenas sin identidad y robada tu dignidad. Es verte ignorado durante, tantos años..., unas veces a causa de la incultura, otras por el desprecio, pero siempre por culpa del propio hombre, por su codicia, especulación y afán de lucro.
Al recordarte y hablar de ti es, como verte en una bruma miópica, sucia, pero cuando cierro los ojos, te veo limpio, sano, lleno de vida. Y me siento envuelto en tu luz ya olvidada, y me siento acunado, como cuando por las noches me dormía con las nanas de tus olas. Pero cuando vuelvo a mirarte a los ojos, te veo viejo y decrépito, muriendo de pena y asfixia, y de desidia.

A veces pienso que el sabor de tus aguas es el propio sabor de tus lágrimas lloradas año tras año, por tanto veneno que te han hecho tragar, emponzoñando tu vida. Y te repito que me dueles, que me dueles más de lo que jamás hubiera pensado que me dolerías. Y que dejar que te mueras, no está nada bien. Y que si “maldito el hombre que al hombre procura el mal”, no menos maldito quienes han y están, permitiendo tu actual situación.

¡Ánimo, te salvaremos!

(G.Elt)

(publicado en mi Face y copiado al Blog)

Etiquetas:

martes, 8 de octubre de 2019

El Dulce Vivir Contigo


Imagen relacionada
Vivir contigo es,
el dulce vivir.
Cerrar los ojos y sentir
tus pechos a mi espalda pegados,
y amanecer, como colibrí,
en el nido de tu ombligo.

Vivir contigo es,
alimentarme del néctar de tus labios,
cuando me besas.

Es, el dulce vivir,
sentir lo que sólo yo sé
que siento por ti.

Y es el vivir entre las nubes blancas
de tu cielo azul,
en la serena y calmada brisa
que acaricia mi piel,
en nuestras noches de Abril.

.....ooOoo.....

Etiquetas:

lunes, 30 de septiembre de 2019

Haiku.48


Se abrió una brecha en el cielo, y los pájaros de plata, con sus brillantes destellos aparecieron revoloteando. Fue la brisa nocturna, antes contenida, ahora un derroche de generosidad, la que en el lienzo negro de la noche pintó todo de alegría. Allá abajo, resuenan las algarabías entre campanillas y panderetas. Allá arriba, sobre la montaña, el chamán saluda y da las gracias. El infinito universo asiente.






dormita el sol,
entre cañaverales,
luna callada


Etiquetas:

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Abrazo.6

Imagen relacionada
En esos momentos
en los que trato de abarcarte
toda tú,
me doy cuenta
que no puedo
todo lo que deseo.
Y es entonces
que desearía ser
un oso grande
de peluche.
Y que te perdieras por todo mi yo.
Imagen relacionada

Etiquetas:

viernes, 13 de septiembre de 2019

Una aguja en el pajar. (Abuelo, yo no seré así)


Resultado de imagen de la aguja en pajar

  
   –¿Qué lees, abuelo?
   –Pues mira, un librito que hace tiempo leí y anoche lo encontré entre carpetas y documentos olvidados.
   –¿Y de que trata?  
   –Precisamente de eso.
   –¿De qué, abuelo?
   –Pues de eso, de olvidos.
   –Ah, ya, de cuando eres mayor y se te olvidan las cosas, ¿no?
   –Bueno, no precisamente. Trata de sentimientos.
   –¿Y qué son los sentimientos?
   –La tristeza es un sentimiento, la alegría es otro...
   –¿Me lees un poco?
   –A ver, a ver… Venga, por aquí mismo.
   Y comenzó a leer:
 “Nos empeñamos, a veces, en guardar tan bien las palabras... Tan escondiditas, tan bien protegidas las ponemos para que no se pierdan y nos duren en el tiempo, que cuando vamos a buscarlas no las encontramos y pensamos: Maldita mi suerte que no encuentro lo que busco, que no consigo recordar cual fue el lugar donde la puse. ¿Dónde, maldita sea, puse aquel ”Te quiero”, aquel “Te amo”? ¿Dónde aquellas palabras amables y sinceras de cariño? Si ella sabe que yo las tengo guardadas y bien guardadas, ¿para qué enseñarlas?, ¿para qué estar continuamente sacándolas?, ¿para que se echaran a perder? Ella sabe que sólo son para ella y para nadie más. Y ahora, que la situación nos ha llevado a que tenga que demostrarle que sí, que sí las tengo, resulta que no las encuentro. A estas alturas ya, es como encontrar una aguja en un pajar. Y por más que quiero demostrarle y demostrarle que la quiero, que mi amor por ella no ha cambiado, me pide que le enseñe aquel “Te quiero”, aquel “Te amo” con que la enamoré. Que no le valen los que ahora le enseño, que quiere los originales. Maldita sea, ¡y no los encuentro!”
    –Bueno, yo creo que con esto ya es suficiente. ¿Qué te ha parecido? 
   –Abuelo, ¿las palabras se pueden esconder?
   –Bueno, es una forma de expresar una idea, igual que cuando decimos lo de “¿se te comió la lengua el gato?”, cuando le preguntamos a alguien algo, y no nos contesta.
   –Ah, ya.
   Aquella cabecita empezó a cavilar. El abuelo sonrió, pensando si su nieto, debido a su corta edad, sería capaz de digerir aquella lectura y, justo en el momento en el que iba a levantarse de su sillón para ir a darle un vistazo a la abuela...
   –Abuelo, yo no seré así.
   –Ya lo sé, sirvergonzón, que pareces una lapa abrazado a la abuela, y que te la comes a besos cada mañana cuando tus padres te traen y se van a trabajar. Venga, revisa la cartera, que Juana está al llegar para quedarse con la abuela mientras te llevo al colegio.
   Y el abuelo se levantó y fue a ver a la abuela. Allí estaba ella, tranquila, con la mirada fija en la pared, y respirando vida a través de su “mascarita”.

Etiquetas:

jueves, 15 de agosto de 2019

Años


Resultado de imagen de pasan los años
Hay años que, a veces,
simplemente,
los matamos.
Otras,
los asesinamos,
quedándoseles una mirada,
tan triste...
como amante insatisfecha
cargadita de reproches.
En cambio, hay años,
que los disfrutamos
como si de una tarta
de cumpleaños se tratara.

Hay años
que nos vienen repletos
de cosas bonitas,
acariciándonos
dulcemente el corazón.
Que nos abrazan el alma.
Que los disfrutamos
como niños con zapatos nuevos.

También hay años
que se nos pasan
sin pena ni gloria,
sin oropeles ni fanfarrias,
sin toques de trompetas,
sin fuegos artificiales.
Como si nada.
Sin nada que contar.
Y otras veces, los años,
se nos hacen,
tan largos...

En cambio, otras,
se nos pasan volando:
“¡Oye, que estamos en Verano
y hace unos días
estábamos en Navidad!”.

¡Qué barbaridad!

Pero a veces,
de esas veces
que no queremos
que de esa manera nos quieran,
los años nos vienen a querer.

Nos vienen, a comer.

Y nos comen las entrañas
y hasta la propia vida.  

Nos agasajan con achaques,
a partir de cierta edad.

Es propio de la edad,
propio de los años.

Y así, entre año y año,
los años van pasando.
Y en todos esos años,
los nuestros,
navega nuestra historia,
que no es más
que nuestra propia vida.
Eso sí,
cargada de años.

Y conforme pasan los años,
mientras por un lado
la vida se nos alarga
y amontona en la mochila,
cargada de vivencias,
experiencias y recuerdos,
por el otro lado,
se nos va acortando,
frente a ese cristal empañado
que nos impide divisar
lo que los próximos años
nos traerán:
El futuro incierto y desconocido.

¿Y la Parca?
Sí, esa que ni saber de ella queremos.
Sí,
esa que cada año que pasa,
cada vez más se nos acerca.
Cada año,
poco a poco,
cada vez más cariñosa
y empeñada en nosotros.
De nosotros,
cada vez más enamorada.

¡Y qué amor!
¡Un amor sin condiciones!

Es el único amor
que siempre acierta
cuando dice:
“mataría por amor”
Y ¡joder!
cuando se empeña…
es que se empeña.
Vamos, que no hay manera
de quitárselo de la cabeza.

Y es que,
la muy puñetera,
sabe que no tenemos escapatoria
ni remedio alguno.

Ella sabe  que su amor es,
eterno.

Qué lejos estamos
de aquella juventud
en la que cada uno,
consciente o inconsciente,
hemos jugado
alguna vez
con la muerte.

¿Es que nadie, jamás,
consciente o inconsciente,
ha jugado,
alguna vez,
con la muerte?

Qué ironía que,
llegado el momento,
sea ella
la que, alegre,
juegue con nosotros.

Y a todo esto,
¿por qué todo esto?
¿Tal vez,
porque han pasado ya,
tantos años,
que hoy toca
hablar de la muerte?

Será la edad
que no perdona,
y nos acerca,
poco a poco,
a la salida.

…..ooOoo…..

Etiquetas:

miércoles, 7 de agosto de 2019

Haiku.47

Juguetonas y molestas corren las gotas de sudor por mi frente empapando mis ojos. Juguetonas y jodidamente molestas, se regocijan las gotas de sudor por mi nuca y por mis sienes. Todo mi cuerpo, bañado en sudor, anhela una ducha fría, pero este sopor, este sueño que no deja que despierte, me aprisiona a la vieja butaca de brillante y acharolado poliéster, como si de un posesivo y celoso amante se tratase. Y yo, humilde esclavo de su amor y sus caprichos, sucumbo a sus encantos, y a mi narcolexia.



Resultado de imagen de charca de verano

cantan las ranas,
se preparan los grillos
para el concierto


Etiquetas: