..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

martes, 12 de febrero de 2019

Nada original


Resultado de imagen para romi lerda pinturas

No, no puedo, ya te lo he dicho muchas veces de ésta y de otras formas diferentes, que no puedo dejar de quererte. Ya, ya sé que puedo resultar empalagoso, cargante, asfixiante, pesaíto y hasta pedante llegado el caso, pero es que no puedo dejar de quererte, ni de decírtelo. Y es que necesito decírtelo ¿Qué conseguiría guardándome para mí solo, todo el cariño y el amor que siento por ti?

Sí, ya lo sé, una y mil veces me has dicho que no soy nada original cuando te digo que te quiero. Pero es que es eso. Esa es mi única verdad en el gran teatro de mi vida. Mi única obra buena en este mundo, gracias a ti, que existes y me has acogido en tu corazón. ¡No supiste entonces lo que habías hecho! Y ahora, pagando estás las consecuencia de que, cuando tengo la oportunidad, te exprese todo mi cariño. Sí, así, a quemarropa, a lo que soy yo para decirte lo enamorado que estoy de ti. Porque eres lo más grande que me ha pasado en toda mi vida.

Ya te he dicho también en muchas ocasiones, que no estoy loco... bueno, eso pienso yo, que a lo mejor habría que preguntarle a los demás sobre mí. ¿Y si verdaderamente estuviese loco. ¿Tú que opinas?. No, no me digas nada, déjame quererte un poquito más antes de decirme nada, no vaya a ser que... ¿Que qué?... Puedes llamarme lo que quieras, ¡como si me importara que pensaras mal de mí...! Que yo sé que no piensas mal, y es que, la más mínima duda sería una ofensa para ti. Anda, mira, oye, que lo mismo, la que está loquita de remate de amor, eres tú por mí... ¡Mira!, no lo había pensado hasta ahora ¡Vaya, vaya! Sí, sí, posiblemente sea eso. Y yo preocupándome por hacerte feliz, por quererte con todas mis fuerzas, por amarte con toda el alma, por amarrarme a tu vida de pies y manos y... y va a resultar que tanto y tanto presumo yo de quererte que va a resultar... ¡Vaya! y otra vez ¡vaya!

Claro, tan pendiente de ti, que mi estupidez hace que no me dé cuenta de todo lo que haces por mí. Si solo el hecho de estar conmigo es para ponerte un piso para ti solita en Torrevieja... bueno, para ti sola y un poquito para mí también, ¿eh?

Pequeña, es que estás loquita de remate por mí. ¿A que sí?.  ¡Ah!, perdona por lo de pequeña, que sé que no te gusta que te lo llame. No, espera también ahora y no me contestes. Espera. Mírame a los ojos, sólo eso, que con el tiempo que nos conocemos, no me hacen falta tus palabras para saber que me quieres.

¿Qué? Ya, ¿que por qué entonces me empeño en decirte tanta palabrería?. ¿Es que no me conoces?. Vale, la próxima vez tú, ¿y a ver cuánto me dices que me amas?

Y ahora, aquí juntitos, un poquito de América, ¿vale?

Ah, recuérdame que de vez en cuando te revise el parche. No me gustaría encontrarte desinflada de nuevo. No, hoy no duermes en la caja, hoy... ¡noche loca!

miércoles, 6 de febrero de 2019

"Palicoinglés"

Dejadme que juegue
al “palicoinglés”.
-dijo el aprendiz de ciego y sordo-
Dejadme que pegue mi nariz
a la pared,
cierre mis ojos
y cuente hasta tres.

Un...
dos...
tres...
...
un…
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...

Nunca decía
"palicoinglés"

Y mientras tanto,
la vida iba pasando.

El sol salía cada mañana
por el mismo lado del horizonte,
y al ocultarse,
la luna siempre lo saludaba
y ufana, presidía la noche
con su tul de estrellas
de papel de plata.

La lluvia alimentaba al campo,
como siempre,
y la flor, agradecida,
retallaba en su rama
toda llena de hermosura,
pintando el paisaje
como sólo ella sabe pintarlo.

Animales terrestres,
acuáticos y del cielo,
todos seguían sus días
tal y como el anterior.
Unos nacían, otros morían.

Y mientras tanto,
mientras aquel aprendiz
de ciego y sordo
seguía contando,
a su pared iban llegando
todo lo que tenía que llegar.

Llegaron las tormentas atormentando
con sus negruras,
sus rayos y truenos pavorosos.
Llegaron las inundaciones,
las guerras,
corrupciones,
emigrantes,
inmigrantes
y migrantes en general.
Con sus caritas de muertos.
Con sus cuerpecitos muertos.
Con el frío y el miedo
metido en el cuerpo.

Llegaron los asesinatos,
violaciones,
corrupciones,
accidentes de hogar,
de tráfico,
aviones estrellados,
barcos hundidos.
Llegaron los estados asesinos,
con sus asesinos gobernantes,
con sus asesinos pagados.
Los ladrones llegaron,
altos y bajos,
los de uno y otro lado.
Con corbata, sin corbata
o con lazo.
Llegaron los usurpadores del poder,
esos que matan al pueblo de hambre
y te dicen, "si todo va bien...".
Llegaron también los muertos,
muertos por la injusticia,
muertos por la falta de amor
del hombre hacia el propio hombre.

Y mientras
todo esto ocurría,
mientras tanto,
él seguía contando,
contando,
contando...

Un...
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...
un..
dos...
tres...
...

Así el cielo se cayera,
los mares rebosaran,
o la tierra en mil pedazos
se rompiera y reventara,
aquél aprendiz de ciego y sordo,
contaba y contaba.
Sólo le interesaba contar.
Nunca decía "palicoinglés"
Tan solo le gustaba contar.
Contar y contar.
Otras
cosas,
¿para qué?,
no
le
interesaban.

Un...
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...

Y contaba y contaba
siempre del uno al tres.
Sólo hasta el tres
porque, ¿para qué?
Otras cosas
no le interesaban.

Su cómoda posición
le preocupaba,
le animaba
a olvidarse del "palicoinglés".
Y es que así,
tan solo
estaba obligado a mirar a su pared.

Prohibido
mirar hacia otro
lado

Y en la pared,
él,
vivía muy bien.
Como las salamandras.
Como las lagartijas al sol.
Y del uno al tres
él seguía y seguía contando…

Un...
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...
un...
dos...
tres...
...

Un día
pensó que debiera decir
"palicoinglés",
pero para qué.

Un día,
pensó apartarse de la pared,
pero para qué.

Un día,
la pared,
se lo tragó.

.....ooOoo.....


viernes, 1 de febrero de 2019

Soleando (Lumbre y Yerbabuena)

Resultado de imagen de amanecer
Eres lumbre
de mi hoguera
y yerbabuena
en mi ventana.

Me alumbras 
con la lumbre
de tus ojos
la vida,
soleando
las sendas
por donde
mis pies
descalzos
van dejando
huella
tras tus pasos.

De mi hoguera
eres la lumbre
y en mi ventana,
yerbabuena.

Agüita buena
que refrescas
mis mañanas
con besos
de sabor a menta.
Sangre nueva
por mis venas.

Lumbre y yerbabuena
de mi hoguera
y mi ventana.

Verde,
siempre y siempre
verde
como la esperanza,
como la hierba
que a verde
recién cortada huele.
Porque eres
flor recién llovida,
eres campo 
y eres escarcha.
Eres aroma
de espliego y lavanda,
y yerbabuena.
Eres, primavera.

La lumbre
eres de mi hoguera;
en mi ventana...
Ya te lo he dicho,
mi yerbabuena.

.....ooOoo.....