..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 19 de abril de 2018

Cada Día Una Vida

Imagen relacionada

No dejo de asombrarme
ni me acostumbro
a la belleza
de cada atardecer,
cuando el sol
se despereza
de su andariego día
y bosteza
taciturno
y rula
y bota y rebota
haciendo cabriolas
en la fina linea
del horizonte;
allá,
todo derechito
al final del gran océano,
donde se aúnan
tierra y cielo
en un beso
naranja y fuego,
vestidos  
de espuma de mar.

Y es entonces,
pasados unos segundos,
que la noche
llega
y me recibe
toda cubierta
de estrellas,
recordándome
cada momento
del día
que he vivido,
disfrutado
o sufrido,
como si ella fuera
un Pepito Grillo,
maquinista de cine,
y me pasara una película
muda,
pero a color.

Y ahí estoy yo,
sumergido,
introducido
en la trama,
hecho un nudo
y...
no siempre
el día te da un final,
una solución.
Hay que esperar
como en las telenovelas,
al día siguiente.

Pero,
si nos ponemos a pensar,
tan sólo un día
de nuestra vida,
podría bastar 
para ser el resumen,
el botón de muestra
de toda una vida.
Nuestra propia vida.

 

De repente,
siento 
la humedad,
su perfume
de brea y sal.
Y pienso
lo que pienso
y en mi mente
la beso y abrazo:
a la vida,
al amor.

Allí,
frente al inmenso mar,
me doy la vuelta,
meto mis manos
en los bolsillos,
y me voy alejando
del cantil,
silbando
una canción
y bailando
como un bailarín
solitario,
al más añejo y rancio
estilo “Jolyvudiense”,
que, aunque no llueve,
no sé por qué
me vino a la cabeza.


 .....ooOoo.....




martes, 17 de abril de 2018

Y Cerraré La Puerta

Imagen relacionada

Aquella mañana me desperté
y me sentí en soledad.

No estabas
a mi lado
y junto a mí.

Miré 
sobre tu mesita de noche
y vi,
la vieja lámpara
que tanto amor
nos alumbró
con su tímida luz.
Vi, que dejaste
tu pecho
en el que, confiada,
guardé
mis anhelos,
mis risas
y suspiros preocupados,
mis pesadillas,
mis sueños de colores,
mis fantasías.

Me vi
abandonada
de toda esperanza,
que yo había puesto
en una vida siempre contigo.

Allí dejaste 
mis alas hechas añicos,
como cántaro
estrellado sobre adoquines.

Y me dejaste
tus toses después de fumar,
tus insomnios,
tu libro sin acabar,
y aquel viejo despertador
a cuyo odioso tic-tac
me costó tanto acostumbrarme.

Me dejáste
como novia en el altar,
vestidita de blanco,
después de un millón de años
siendo novios.

Volví a mirar
a tu mesita de noche,
y cerré los ojos.
Quise pensar,
sin lograr 
pensar
en nada

De nuevo
cerré los ojos
y escuché el llanto
amargo de mi corazón.

Me deshice de nuestra almohada,
para que no quedara
el más mínimo resto
de aquellos sueños
que tanta vida y felicidad
me dieron,
y ahora tanto dolor
me causan.

Y ahora
cerraré las ventanas
y echaré las cortinas.

Y ahora, 
con nuestras sábanas,
haré tiras
que convertiré en mortajas
para envolver
cualquier rayo de luz
que quiera entrar
a través de las rendijas
de esta casa.
Las mismas sábanas
que tantas noches
acariciaron nuestra piel.

Y ahora,
cerraré la puerta
y le pondré cien candados,
no sea que de nuevo
quiera entrar
el duende del amor.

…..ooOoo…..

jueves, 12 de abril de 2018

Lemniscata (Siempre)

Resultado de imagen de simbolo infinito

No quiero princesas
sentadas en cojines de plumas
sobre tronos de terciopelo
y escabel en los pies.

No quiero fuegos artificiales
ni clarines ni trompetas,
ni tambores ni fanfarrias
ni luces de neón.

No te quiero tú
allí
y yo
aquí,
a pesar de estar juntos en el mismo sitio,
en el mismo lugar.

No quiero ni me sale quererte
por querer o por necesidad
material de tenerte a mi lado,
porque no es así mi condición
ni lo pretendo.

Mi naturaleza no es quererte.
Que querer,
a cualquiera se puede querer
o tenerle cariño.
Mi condición y mi naturaleza
es amarte.

Y te amo tanto,
que me sangra
este amor que te siento
por cada uno de los poros
de mi cuerpo,
como jamás
me ha sangrado,
hasta ahogarme
en mi propia agonía
que es, el amor
que tú me das.

Te amo a ti,
tal y como eres:
bonita y perfecta
hasta en tus imperfecciones.
Bajadita del cielo para mí,
para compartir toda una vida
que no tuvimos,
para seguir viviendo
toda una vida que aún,
nos queda por vivir,
“para siempre".

…..ooOoo…..



jueves, 5 de abril de 2018

Desde Mi Ventana.3 (Duele)




Me duele aquella herida que nunca quieres cerrar.

Me duele el silencio de mis labios, cuando lo lanzas agresivo contra mi.

Me duele, la maldad que me quieres procurar, hasta incluso en la hora de mi muerte.

Me duele la espiral que agitas a tu alrededor, a sabiendas de a quién puedes envolver.

Me duele, cuando haces noche del día o cuando conviertes la luz en negra oscuridad.

Me duele que claves tu dolor como punzón en mi estómago.

Me duele, que quieras utilizar tu amargura como moneda de cambio, a cambio de robarme mi felicidad.

No.  Eso sí que no lo vas a conseguir jamás.

Y aquí, sereno y en calma, desde mi ventana, abrazado por esta brisa nocturna que me perfuma de mar, te ofrezco mi silencio como regalo y respuesta a toda contienda que quieras imponer, y te digo adiós.

Y aún así y a pesar de todo, y porque me duele, te dejo mi mano extendida por si, algún día, la quisieras estrechar y terminar con esta agonía que te está matando.

Hace una bonita noche, una bonita luz de luna que ilumina el alfeizar de mi ventana, atravesando mi vida de norte a sur.

martes, 27 de marzo de 2018

Desde Mi Ventana.2 (Fluir)


Nada de tragos largos y amargos, que estos nos impiden apreciar lo bello que surge en cada instante a nuestro alrededor. Tragos cortos y lentos, mejor, que estos nos hacen caminar como si nada, por encima de este asfalto negro en el  que vivimos, cada vez más sucio, maloliente, y cada vez más pegado a la planta de nuestros pies. 

En definitiva, despertar en cada uno de nuestros amaneceres particulares, dejando fluir por nuestras venas la alegría que nos trae el nuevo día. Y así, navegaremos por la vida como barquito velero mecido por la mar.

domingo, 25 de marzo de 2018

Ven Que Yo También Te Cuente



Me vienes a decir,
que la vida es siempre gris,
que los pájaros no cantan,
y las nubes se pertrechan
amenazando llover.

Me vienes a contar,
que está sucio el ventanal,
que no se puede apreciar
el vuelo del gorrión,
ni la luz de la mañana.

Me vienes a gritar
que estás cansado ya
buscando la respuesta,
el oráculo que resuelva
tu porvenir.

Ven,
amigo,
ven,
que yo
también
te quiero
contar.
Ven que yo también te cuente.
Tan sólo,
contar.

.....ooOoo.....

viernes, 23 de marzo de 2018

miércoles, 21 de marzo de 2018

Clown Suena A Cacharro Caido



No me gusta el nombre de clown.
Suena a cacharro caído.

Unos dicen “claun”,
otros, “clon”
Y si además,
lo repites tres veces,
suena a cacharro caído
y tres veces rebotado:
“Clon-claun-clon”

Me gusta más payaso,
es más nuestro, más bonito.

Qué bien suena “payaso”
suena a melodía,
a canto noble y lírico,
a melancolía,
<< Pobre payaso >>

Suena a risa y alegría,
a circo, a gaseosa con palomitas,
a niño con su nube de algodón,
a tonto y a tontería.

Mientras, clown,…
Clown suena a bombo,
-nada despreciable-
pero perdonadme,
porque, un “¡pom!”
no es comparable
a una canción
que enamora y divierte.
Y es que, la palabra payaso,
encierra tanta bondad…

¿Por qué debo decir clown,
si no digo New York?
¿A caso debo decir London
o New Yersey?
Pero si hasta los no catalanes
decimos Gerona,
y no suena a barbaridad.

Hay quienes me han dicho:
<< Es que suena mal,
suena peyorativo,
como a insulto >>

Pues alza tu voz
y di ¡payaso!
lo más fuerte que puedas,
que te escuchen bien
en Joncón o en Liverpul,
en Oclajoma o en Tejas.
No te dejes llevar.

Espera, que a lo mejor
no lo has leido bien:
"No Te Dejes Llevar"

Pelea por defender la dignidad
de este nombre que es tan grande
y que encierra tanta libertad.

¿Payaso
o Clown?
¿Dejar caer un cacharro al suelo,
o cantar una bonita y alegre canción.?

Si eres de la profesión
y no sabes defender la palabra
Payaso,
en el fondo
no creo que sea malo,
pero, o por lo menos
así lo pienso,
tampoco creo que
sea muy bueno.

Y lo triste es,
que el público en general,
dice Payaso.
Son los de la profesión,
los del buen hacer divertir y reir,
los que se avergüenzan
del Payaso,
y prefieren llamarse
Clown.


…..ooOoo…..

jueves, 15 de marzo de 2018

Desde Mi Ventana.1 (in memoriam)



Cuento y recuento y me falta uno. Bueno, la verdad es, que más de uno me falta en este mar de locura. Y mientras la luna brilla en las aguas de este mundo al revés, sigo y sigo contando, sumergiéndome en la viveza de ese rielar que hace daño a los ojos. Reflejos de plata y de oro, y de esmeralda, y ámbar blanco, blanco como el jazmín que crece en la nieve blanca. Jazmín de escamas blancas, como ataúd blanco de niño chico, hecho de besos de amor blanco, de abrazos de dolor de sangre que se queda seca en la garganta y no baja, por más que uno quiera, a fuerza de tragos de lágrimas.

Cuento y sigo recontando y me faltan. Me faltan muchos pececitos, pero a cambio, recojo lágrimas de un cedazo de amor que se pierde por las sombras de una vida por vivir.

Y sigo y sigo contanto, porque no puedo parar de contar. Me falta, “¡!Lomásbonitodeestacasa”  y “¡Cariñomío” también me falta. Me falta, “¡Prendadetumadre!", y “¡Princesita!”, también. Me falta “¡Reymío!”, y “¡Micampeona!”, y “¡Niñodemiamor!”. Abuelicos, me falta vuestra nieta. Tu hijo y tu hija, padres, también me faltan. Me falta quien era la niña y el niño más guapos del mundo entero, los reyes y la alegría de esta casa. Y es que, me faltan tantos y tantas preciosidades, tantos pedacitos de amor por convertirse en mujeres y hombres del mañana… 

Me falta “Pececito”. Pero los girasoles seguirán inundando los campos y mirando descaradamente al sol.

La vida no deja de ser un cuento, donde no siempre hay príncipes azules o princesas, o bellos y tiernos animalitos. La vida, también es un cuento donde hay ogros y hombres del saco, y brujas malas.

Y a todo esto, tengo que regar la planta, que se me va a secar. Pero mañana, que aún hoy, me quedan lágrimas que, como anzuelos, las llevo clavadas en el corazón, y me gotean resbalando por las paredes del alma.