En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

viernes, 25 de julio de 2014

Aún Más Amor Te Mereces



No quiero apartarme
del sentir  que me invade
cuando de mí,
se apodera tu sonrisa,
ni de lo que significa
tanta belleza
al contemplarte.

No quiero ni deseo
dejar de sentir lo que siento,
cuando tengo tu corazón,
tu vida, tu alma…
toda tú entre mis brazos.
Todo yo entre tus manos.

No quiero dejar de abrazarte ni dejar de mimarte.
No quiero que tus ojio wapos dejen de cegarme.
No quiero que jamás vuelvan
a apagarse

No quiero apartar mi vida
de todo aquello que el Amor me ofrece
a tu lado.
Quiero ser pez atrapado en tu sedal,
y para siempre.

No quiero ni deseo
apartar de mi vida este camino
que pareciera, cada vez más,
olvidado y en desuso por las gentes.

Te quiero a ti
y a ti te quiero,
como siempre he querido querer,
como tú siempre has querido
que te quieran.
Y aún así,
porque aún más te mereces
por lo bonita que eres,
creo que no te quiero
lo suficiente.


…..ooOoo…..

martes, 15 de julio de 2014

Y Dices Que Te Gusta Lo Que Escribo



Y dices
que te gusta lo que escribo.
Que te gustan mis poemas,
todo aquello
que de mis sentimientos sale.

¡Qué Bonica!

¡Ay si yo escribiera
y de mi salieran
los versos y poemas
que brotan de ti!

Cada mirada tuya
es un verso sencillo
lleno de paz y luminosidad.
A cada paso que das,
mi mundo gira y se estremece
al compás de tus caderas.

No hay picos ni sierras ni cumbres,
ni simas profundas en ti,
salvo lo profundo y  excelso
de tus ojicos wapos.
Laderas y valles de amor
forman tu cuerpo,
ríos de lava ardiente de pasión.

¿Que te gusta lo que escribo?

Me rompes es corazón
de tanto quererte;
la vida misma me deshaces
en pétalos de flor,
que extiendo a tu paso
sobre una alfombra
de besos y abrazos,
empeñándome en apretarte,
cada día,
tanto y más,
para que puedas olvidar
aquel lejano ayer,
viviendo el hoy en la plenitud
de todo el cariño
que siempre anhelaste,
y la vida no quiso
o no supo darte.

Allí estabas, al atardecer, radiante, junto al andén, con tu maletita de vida esperando… esperando ¿qué y a quién?. Yo no sabía ni me atrevía a hablarte, por no romper el encanto de aquel halo que te iluminaba como si de una diosa se tratara… que así me lo parecías en aquel momento… Y al acercarme a ti, tu bondad y generosidad me abrazo con aquella misma luz.

No se ama en cambalache, sería traicionar la misma esencia del amor.

Y tú vas y me dices,
que te gusta todo lo que escribo.

Eres tú,
Amor mío,
quien a mí
me llenas la vida,
cada día,
con tus bellos poemas.

¡Ojalá yo pudiera,
como tú,
escribir versos
tan llenos de dulzura!

¡Ay si yo escribiera
y de mi salieran
los versos y poemas
que brotan de ti!

Me haces, ¡tan pequeño!
Me quedas tan grande
cuando me leo
y te leo
y te releo
en las páginas de nuestro vivir.
Me haces,
¡tan feliz!

…..ooOoo…..




viernes, 11 de julio de 2014

Morfeo no quiere la guerra



No había jardín ni colores. Todo gris. Tan solo los uniformes de guerra rojos y azules. Tras la ventana, aquella figura observaba el yermo paisaje de hojas caídas y algarabía de dolor con estruendo de voces y disparos y cañones y fusiles y humo y gritos y dolor…y muerte. No era el hoy, que era el ayer con aquellos uniformes de corte del siglo diecinueve, pero sí era el hoy porque él, estaba allí; y él vive en el año en que vivimos.

Tras el ventanal, en el interior, aquel visillo blanco soportó por un instante el estrangulamiento de sus manos. Junto a él, alguien indefinido, humaceo, difuminado, o difuminada,  que vaya usted a saber, pues no se veía si era hombre o mujer, pero, como la muerte junto al desahuciado, allí estaba a su lado.

La angustia ceñía su garganta. No era miedo.

El--¿Dónde estamos?

--¿No lo ves?, en la guerra.

El--¿dónde estamos? –repitió-

--A la derecha

Y el hombre, comenzó a llorar con amargura. No soportaba la idea de tal posicionamiento, menos aún, por lo absurdo de que, a él, no le habían dado la opción de decidir.

El—No quiero estar aquí –dijo sollozando- No quiero esta guerra… ¡No quiero esta guerra! -no era miedo-

No entendía cómo el ser humano no aprendía de sus errores pasados. No era miedo, era rabia.

Y siguieron los disparos, los gritos y los gemidos, el humo y el olor a pólvora, el gris del sufrimiento, la algarabía feliz de la muerte. 

De repente, se encontró en un lugar oscuro que, poco a poco, comenzó a tomar color. Él conocía a aquel hombre que amablemente se le acercó. Se saludaron y, con extrañeza, se preguntó qué hacía ese hombre allí y, qué hacíai él mismo allí. Y un uniforme militar comenzó a tornarse en color marrón caqui.

Él no quería estar ni allí ni ahí. Él, simplemente, no quería la guerra.

FIN


Pd.- Surgió así, como la noche traicionera llega con su bayoneta de desesperanza y clava hasta lo más hondo, con saña de hambre de días sin sangre.


El culpable de todo: Morfeo. Los ssueños, sueños son. ¿Son?

lunes, 7 de julio de 2014

Haiku. 43 (encadenado) y un Tanka.- (en ti me pierdo)

Me perdí al encontrarte y encontrar, tanta fascinación en tu vida…!

Me perdía día a día entre signos de exclamación, entre suspiros vírgenes que yo no podía comprender pero que, a poquito a poco, fui hilando de la misma forma y manera cuidadosa y metódica, como un pequeño cachorrillo de gato enmaraña el ovillo de lana, entre torbellinos de amor y pasión.

Me adentraste en un mundo nuevo, lleno de sorpresas agradables. Me encontré en tus sueños,  en todo un mundo impregnado de aquellas cosas que, como miel de ambrosía que se pudiera deslizar por la comisura de los labios de Afrodita, se deslizaba así y ahora, de igual manera, por el interior de mi corazón. Y me encontré con tu vida pasada, presente y futura... con toda tú justo en medio del camino,  el mismo por el cual, sin saberlo, hemos andado tú y yo anhelantes y a la espera de encontrarnos, porque, aún sabiéndonos, nada sabíamos ni sospechábamos de lo nuestro.

Y aún ahora, pasados los años, sé que siempre te quise y te amé, y que las personas dejaremos el cuerpo pero que, la esencia de amor que en nosotros existe, ésta, perdurará “y para siempre




dejo la huella
de mis días en tu piel,
en ti navego
navego en ti
surcando el infinito,
me pierdo en ti

en ti me pierdo
oliendo a yerbabuena
sin encontrarme
no quiero estar
si tú no estás conmigo,
amarga muerte
saber que, ya sin ti,
jamás me encontraría









miércoles, 18 de junio de 2014

Tus Miedos



Cuéntame de tus miedos, niña,
que quiero saber de ellos.
Saber si son chiquitos,
o si son grandes.
Saber, por qué
y de que te asustas,
si me tienes a tu vera.

Háblame de tus miedos, niña,
mirándome a los ojos
con la luz de tu mirada,
que es vida
y que es fuego,
cuando me traspasas el alma.

Cuéntame, háblame.
Dime a mis oídos,
despacito,
a poquito a poco,
de qué color son tus miedos.
Si son grandes o si son chicos.
Si la noche te los trae
o es el sol del mediodía.
Dime si son fríos
o por el contrario te abrasan.

Dame tus miedos.
Hazlos míos
porque así no serán miedos.

Ven, cierra tus ojos,
alarga tu mano
hasta mi mano,
y siénteme tuyo.
Matemos tus miedos,
sí,
a poquito a poco.

…..ooOoo…..


lunes, 9 de junio de 2014

Despertar.9 (El Caballero)

Retomo los "Despertares", pues hace tiempo que olvidados los dejé y veo que tengo unos cuantos en el cajón. Éste es de "El Caballero" a su dama.




Buenos Días, Mi Dama Bella.

Heme aquí, mirándoos
desde los pies de vuestro lecho,
velando por vos.

No es menester
que claridad alguna entre al aposento
y perturbe vuestro bello sueño,
que agora, en vos, éste se encuentra
bien hallado y contento,
porque se aprecia en vuestro rostro
el beneficio del descanso.

Sabed,  mi señora,
que no hay belleza alguna
que os supere en elegancia
ni derrame, tal fragancia
en sus andares,
al mover las caderas,
más que vos.
Que de vos me enamoré
por vez primera, por vuestra voz,
y al volver mi rostro os vi,
con esos andares vuestros,
que no pude resistir
visión tan celestia,
pues me parecisteis ángel
danzando entre nubes del cielo.

Y ahora,
en este lecho que os acuna,
os miro y no puedo reprimir
mi amor por vos
en toda la grandeza
que mis sentimientos me permiten,
y que os aseguro,
jurando por mi honor de caballero,
que no es poco;
y que si pequeño,
mi amor se os quedara ,
en jamás de los jamases
existiría ni querría el perdón;
vagaría en pena noche y día
lamentando craso error.

Sabed, por último,
mi bella doncella,
que como guardián enamorado,
toda la noche he velado
vuestros sueños,
al igual que mis armas velé,
noche entera,
para convertirme en caballero.

Y ahora, ya al alba,
a la hora en que los gallos
recitan su despertar
a los primeros rayos de sol,
mi alma se apacigua pensando
que, por vuestro descanso,
ha merecido la pena
mi vigilia por vos.


.....ooOoo.....

lunes, 19 de mayo de 2014

Tus Sentimientos



Me gustas todita tu,
toda tú me encantas
cuando te reflejas
en el espejo de mi alma,
cuando tu corazón,
coqueto  y bonito,
se mira y se remira
en el agua clara
de mi amor por ti.
Me fascina
esa mirada
que solo pueden tener
tus ojicos wapos,
que sin decir nada,
dicen tanto.
Por mucho
que pueda quererte
o amarte,
por mucho
que puedas fascinarme
todita tú
por lo bonita que eres
en tus afueras
y en lo profundo
de tu ser,
aún más te siento
y te sentiré
todo lo que me quieres
y me seguirás queriendo.
(Porque, de eso, amor,
día a día, a poquito a poco,
ya me encargo yo.)
Y es que,
tus sentimientos
me tienen cosidito
a tus enaguas,
por la pura razón
de tu existencia.

.....ooOoo.....

lunes, 5 de mayo de 2014

TUYO



Te quiero
con el dolor
que me provoca
quererte tanto,
como el desgarro
que me provoca
la dulce espina de amor
que llevo
clavada en mis entrañas.

Te quiero,
como ama la tristeza
a la infinita soledad,
como el llanto
a las pupilas,
como la muerte
a su mortaja,
como la brisa
a tus mejillas.

Con despiadada pasión,
como la galerna
a la mar,
así te amo yo.

Yo te amo,
en la poesía
convertida en flor,
en el brillante color
de las mariposas,
en la palabra y en el verso
más cursi y sutil,
que rapsoda haya pronunciado.

Te amo en la vorágine
de nuestras batallas sin control,
en la blanca espuma
de la mar viajera,
en el brillo cristalino
de tus preciosos ojicos wapos;
en tu dormir, te amo.

Y en este amar constante,
soy consciente
del inmenso amor 
que de ti recibo,
de lo fácil que es amarte

Y así, en este amar, amarte,
conjuro en oración
al amor que nos asiste,
para que expulse 
de nuestro nuevo mundo,
las quimeras de aquel otro amor,
que no supo amar.



…..ooOoo…..

sábado, 3 de mayo de 2014

FELIZ DIA DE LA MADRE



Mañana, hoy o ayer, o... será, es o fue el día de la Madre y quiero felicitaros a todas.

Quiero felicitarte a ti, abnegada Madre, que durante los trescientos sesenta y cinco días del año te dedicas a tu familia, aparte de que tengas sí o no un trabajo fuera del hogar.

Sí, abnegada Madre porque no solamente tienes que cumplir bien con tu jefe en tu puesto de trabajo, sino levantarte temprano para preparar los desayunos de los niños y puede que también el de tu marido, poner una lavadora y el lavavajillas, si no lo has hecho por la noche, en cuyo caso, tender ropa o sacar los platos, cubiertos…. ¿Es posible que también hagas la cama después de arreglar a los niños y que la noche anterior hayas hecho la comida para el día siguiente?...

Bueno, no quiero ser puntilloso ni negativo, ni derrotista, porque sé que, aunque no todo lo que vosotras quisierais, nosotros, los hombre, los “abnegados” padres de familia, también colaboramos en casa…”ayudándoos” en algunas  tareas domésticas… “Ayudándoos”… qué bonita palabra y cómo os gusta, ¿verdad?

Centrándome en mañana, se supone que vuestro día, quiero daros mi más enhorabuena porque, hasta en este día, pringáis en casita. Sí, lo sabéis, sabéis que muchas de vosotras, en vacaciones y periodos festivos, pringáis más que en periodos laborables.

No puedo ir en contra de ti, Madre, que como “madre-gallina”, te pasas cada año, toda la mañana del primer domingo de Mayo cocinando para tus hijos… y algunas de vosotras hasta para vuestros nietos, con la única recompensa de acoger a tus polluelos ese día y verlos todos reunidos junto a  ti, bajo tus alas.

Y todo esto ¿por qué? bueno, tal vez porque ya sería hora de que, algunos hijos pensaran en sus mamis queridas del alma, como algo más que sólo para exprimirlas, tanto emocional como económicamente y, con un poco de ese cariño aprendido, porque se supone que deberían haber aprendido algo, al cabo de los años, le dijeran:

--Mamá, mañana ni se te ocurra preparar nada, ya tendrás noticias nuestras tempranito.

Y resulta que entre todos los hijos, le han preparado una comida en el mejor restaurante de la ciudad, con regalo de un viaje incluido… claro, con el papá. Que no hace falta que sea una bodas de plata o de oro o de platino para regalar esas cosas... Bueeeeeno, si no llega la economía para un viaje, por lo menos para una estancia en un hotel de "por ahí" cerca, con spá.

Sabéis lo que quiero decir con todo esto, ¿verdad?

No, no puedo generalizar, porque todo esto no es tan fácil como muchos podáis creer que pienso. No, todo va en función de la educación recibida, la costumbre familiar, sublimaciones en los hijos por problemas maritales… Vengo a dar un toque de atención a los hijos, sí, a esos hijos egoístas o que, sin darse cuenta, no han caído en darle nunca una alegría a su madre porque, principalmente, han tenido un “magnífico ejemplo” en su casa, con el bruto egoísta y machista del marido que, de regalo de reyes o, o vete tú a saber, le regala una plancha a su mujer… Ah!, eso sí, la mejor plancha del mercado… ¡una estación de plancha a vapor!... Joooooder!!!, algo maravilloso!!!


Bueno, lo dicho, dicho está, y FELIZ DÍA PARA TI, MADRE, HAYÁ DONDE ESTÉS Y DE LA NACIONALIDAS QUE SEAS, Y TENGAS LA EDAD QUE TENGAS, SEAS SOLO MADRE O TAMBIEN ABUELA, O INCLUSO HASTA BISABUELA.

viernes, 18 de abril de 2014

Mis Versos En Tu Piel.



Me encanta escribir poemas
sobre tu piel,
acariciando la cálida timidez
que acuna, uno a uno,
mis enamorados versos.

Me encantan, circunflejos,
los acentos en tus pechos
al derecho y al revés,
y en tus caderas,
recrear cada letra
existente o inventada,
mayúscula arrogante
o minúscula agazapada
a la espera de un circunloquio
voraz que te consuma
y me consuma de placer.

Y es que, me encanta escribirte
versos con mis besos
en el lienzo de tu cuerpo,
con las caricias de mis dedos,
con todo mi cuerpo.
De piel a piel.

¡Cómo me encanta
ver corretear
las diminutas y húmedas palabras
que de mi lengua saltan
juguetonas por tu espalda,
y van directas a caer
por las laderas de tu cintura!

Son tus nalgas
el placer del sublime adjetivo,
puro eufemismo amable,
admirable recreo,
deseable reencuentro
de las ninfas con sus faunos,
alegoría, siempre,
de fantásticos mundos de fantasía.

Tus muslos, ambrosía y deleite
en consonancia y asonancia
de mundos paralelos
que se saben, tan iguales,
pero tan diferentes…
Guardianes cómplices
de las puertas del cielo,
de las sendas del placer.

Me encanta suavizar el matiz
del significado de la palabra amor, 
para alargar, en circunloquio,
mi último verso
en tu último renglón,
entre sustantivos y verbos
consecuentes y dispares,
inconexos, susurrantes de placer,
tras la lectura lasciva
de mis estrofas
en cada uno
de los renglones de tu piel.

Y así, entre anáforas y epiforas,
entre onomatopeyas plenas
de bellas y amorosas aliteraciones,
entre anadiplosis y sinestesias,
me encanta amarte con mis versos
escritos en tu piel.

Junto a mi piel,
tu piel

Cómo me encanta,
después de escribirte
mis poemas,
ofrecerte mis brazos,
abrazarte y arroparte,
junto a mi.
Apartar el pelo de tu cara
para ver tu linda cara,
y besar esos ojicos wapos
que son mi perdición,
mis musas, mi dolor
de tanto quererte.


…..ooOoo…..