..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Me Hace Bien... (Poema abierto)

Imagen relacionada


Me hace bien ser yo
y actuar en conciencia,
a sabiendas
de que el ego
se disfraza de “nosotros”,
y se esconde
furtivo, cobarde y vanidoso
entre la grey.

Me hace bien
saber de mí
y afrontar mis defectos
y cualidades;
aceptar las críticas, 
según de quien venga,
y procurar limar mis asperezas.

Me hace bien saber
que tengo los mecanismos suficientes
como para evitar hacer daño.
Y reconocer
que no siempre los utilizo.

Me hace bien saber,
que detrás de mí
hay un yo cobarde
y a la vez valiente.
Cobarde para comerme el mundo.
Valiente para comerme el día a día.

Me hace bien saber
que no hay nada del todo aprendido.
Que siempre se aprende.
Y si no se aprende,
y si uno no cambia es,
o porque eres tonto del bote
o porque no quieres.
Lo que nos lleva a la conclusión de que,
de todas todas,
si no aprendes:
eres tonto del bote.

Me hace bien saber
que lo único que sé es,
“que no se nada”.
Porque toda mi sabiduría 
es nada, vagando en el infinito.

Me hace bien saber,
que por encima de dios
hay un Dios
mayor que todos los pequeños dioses
que sirven de bandera.

Me hace bien saber
que el orgullo
me puede matar,
pero que la dignidad
es inherente a mi persona
y jamás debo prescindir de ella.

Me hace bien saber
que me cansa
esa continua lucha
contra el mundo,
contra el otro.
Saber, que me fatiga
la gente
en continuo empeño
porque los demás cambien,
y hagan las cosas bien.

Y, ¿qué es hacer las cosas bien?

Me hace bien saber,
que a veces,
me canso y fatigo de mí mismo.

Me hace bien saber
que vivo en un tablero de ajedrez,
donde nosotros mismos,
nos vamos abriendo camino
entre baldosas blancas y negras.

Me hace bien sentirme amado,
pero es el amar
lo que me engrandece,
y aún más
me hace sentir bien.

Me hace bien saber
lo malo y lo bueno
que puede salir de mí.
Saber qué me hace reír,
qué me hace llorar.

Me hace bien saber
que tengo abrazos
de alma y corazón,
de amistad y de amor.

Tú me haces, tanto bien...

Y me hace bien
saber lo que me hace bien
y lo que me hace mal.
Por eso,
aquí dejo este poema abierto
al infinito,
al bien y al mal,
a la vida y a la muerte,
a la luz y a la oscuridad.
A ti o a mí.
Qué más da.
Somos el misma agua
que nace
del mismo manantial.

.....ooOoo.....




lunes, 3 de septiembre de 2018

Si Por Amarte Me condenan

Resultado de imagen de derribar muros
(Míralo, chulo el tío)

Si por amarte me condenan,
aten fuerte las cadenas
a mi cuerpo,
pues derribo muros.

Que no hay hierro ni cepo
que a mis pies ni a mi corazón retengan,
para seguir caminando
junto a ti.

.....ooOoo.....

viernes, 31 de agosto de 2018

Me Dijo Chronos


Resultado de imagen de fila por la orilla
Me dijo Chronos,
que la distancia
no se mide a palmos;
que a cada paso que él da,
se alejan los úteros
y el llanto
de los recién nacidos.

Chronos me dijo,
que el espejo
en el que nos miramos
no representa
los pasos dados en la vida.
Que son nuestras acciones
testigo y juez
de nuestras idas y venidas.

Me dijo Chronos,
que Caronte viaja incansable
recogiendo aquellas almas
despojadas de su cuerpo,
y que todos,
inexorablemente,
caminamos
por la orilla húmeda y mojada
de la vida.

Me dijo Chronos,
que mirase hacia el horizonte
por si divisara la barca,
por si oyera los rumores
del Hades,
su algarabía o su silencio;
o su lamento.

Que fuera -me dijo-
preparando las monedas.

Mientras tanto,
sigo caminando,
dejando huella en la arena
de esta orilla
que me toca andar.
Sigo disfrutando del deleite
que supone, a cada paso,
refrescar mis pies cansados
bajo las pequeñas olas
que vienen a saludarme;
que vienen a darme
las buenas noches
y, sobre todo,
los buenos días.
…..ooOoo…..

sábado, 25 de agosto de 2018

La Espera


Resultado de imagen de time

Cae la piedra en el silencio
esbozando círculos concéntricos.
Caricatura grosera
de esta realidad
cambiante
según nos convenga.
Jardinero cruel
que arrancó la flor,
hoy ya marchita
en cualquier rincón olvidado,
y a la espera.

Tan solo,
a la espera.

No es la gravedad.
Que es el olvido
quien lanzó
aquel grito
desde el cielo
a los infiernos
entre quejidos sordos,
entre suspiros ciegos
y lágrimas amargas.

Y espera.
Tan solo,
espera.


.....ooOoo.....

viernes, 3 de agosto de 2018

Porque Te Quiero


Resultado de imagen de arbol grabado amor
Porque te quiero
y a ti te gusta,
cubro tu cintura
con mis brazos.

Porque te quiero
y a ti te gusta,
te abrazo entre recetas
y al calor de la lumbre
mientras cocinas.

Porque te quiero
y a ti te gusta,
traigo flores a casa
para sorprenderte
cuando regresas del trabajo.
O recorremos más kilómetros
para hacerte un ramo de margaritas.

Porque te quiero
y a ti te gusta,
te abrazo
porque sí
por cada rincón
de nuestro hogar.
Y en cualquier ascensor,
cada vez
que subimos
o bajamos,
nos besamos.
Y paramos el tiempo.

Y te achucho
y te cojo de la mano
mientras vemos televisión,
y por la noche,
me convierto en tu nido
para que te acurruques
y te duermas sobre mí.

Porque te quiero,
y a mí me gusta,
te miro
y te remiro
sin apartar la vista
fija en tus ojos,
en todo tu rostro,
como quien mira
un bello atardecer
junto a su amor.
Porque te quiero.

(Porque siento que me quieres,
eres mi atardecer.)

Porque te quiero,
y a ti te gusta,
te escribo
mis pequeños poemas
porque sé,
que al leerlos,
los haces grandes,
y no necesito más premio.

Porque te quiero,
y a ti te gusta
cómo te quiero,
me sale amarte
en lo sencillo,
en el día a día,
en lo tranquilo.
Y me sale ser tuyo,
y pertenecerte,
y sentirte mía.
En lo sencillo,
en el día a día.

…..ooOoo…..


jueves, 17 de mayo de 2018

Sentado Frente Al Futuro


 Imagen relacionada
Sentado
frente al futuro,
me rompo en mil pedazos
entre sombras
que se proyectan a mi alrededor.

Él,
llega con sus duendes
ataviados del mañana,
tejiendo sueños de esperanza.

Llegan,
entre tramas de incógnitas,
urdimbres por descubrir.

Recojo mi cartapacio
repleto de vida
y escribo en el envés
de cada folio
todo aquello
que me viene
a la memoria,
todos aquellos pequeños
trozos de vida
que podría haber mejorado.
Y a cada anotación,
me voy dando cuenta,
por vez primera
y en conciencia,
que aún me aguarda
una senda por andar.
Es el ayer,
que siempre me dicta el mañana.

Una nueva vida.

Y no me equivoco si digo
que ya me va quedando
poco por vivir,
en comparación
con lo que ya he vivido.

Vida, hecha de retales
que me visten
y me hacen ser
lo que soy.

Y al comienzo
de esta nueva vida,
¿acaso
he regresado
de la muerte,
o es la misma historia
que se alarga,
como eslabones
de una cadena infinita
atada a mis tobillos?
¿Acaso
no morimos
en cada nueva etapa
de nuestra vida,
para volver a renacer
con lo aprendido?

Entre tanto,
los amaneceres se suceden
uno tras otro,
noche tras día,
día tras noche.

Y yo aquí,
tirando piedras
desde el umbral de mi casa
al estanque de la existencia,
creando círculos,
creando historias.
Almacenando hoy tras mañanas,
ayer tras ayeres.
Hasta que el propio tiempo
diga ¡basta!
y me arrebate
el amor de sus hijos.

…..ooOoo…..

lunes, 7 de mayo de 2018

Robar Recuerdos Es Robar Vida

Me han robado
mis recuerdos.

Ya no los tengo.

Como animal
que acecha entre sombras
para devorar a su presa,
así se los llevaron.
Arañando
mis manos,
los precipitaron
por entre mis dedos
al vacío eterno.

Tan sólo me quedan
aquellos fantasmas
que deambulan
sin hacer ruido
entre brumas
de años vividos.

Robar recuerdos
es robar vida.

Y eso no está bien.

Apropiarse
de toda una vida de recuerdos
es,
robar todos los tiempos verbales,
desde el pretérito más absoluto
al futuro imperativo imposible de llegar.

Y este único presente
que me queda,
a veces
se convierte
en mariposa triste y negra,
como luna nueva
que ansía brillar.

Me han robado
mis recuerdos,
y
eso,
no está bien.


…..ooOoo…..




miércoles, 25 de abril de 2018

Desde Mi Ventana.4 (Relatividad)





Con todo y con nada. Con lo puesto. Por aquí y por allá. Desubicándome. Que así aprendí a sentir la vida. A sentir por quien llora y también por quien ríe. Ella, la propia vida, digo, ha tatuado su huella y marcado el sendero por el que hoy ando y seguiré andando hasta el día final de mi existencia terrenal.

Siempre el mismo camino. Desde que nacemos. No hay otro. Por eso, es en él donde encontraré la puerta de salida -¿Tal vez sea la muerte?- que me lleve a mi último reducto. Que por decir lo digo, ya que a ciencia cierta...

No se puede cambiar el destino, si por destino entiendo nacer, vivir, y  aquello que llamamos morir. Esta es la única predestinación en la que creo.

Pues sí, la única verdad cierta es, que nacemos, vivimos y "morimos", por lo menos, hoy por hoy, que mañana, ya veremos. Recordemos que todo es relativo. Sí, y lo relativo, por la misma regla de tres, también hoy, que mañana ya veremos.

Que nacemos y vivimos es una perogrullada, pero eso de morir... A ver, una de las grandes preguntas: ¿Hay vida después de la muerte?

Nadie tiene la respuesta a pesar de los muchos avatares que nos han venido a visitar. Sólo hay interrogantes. Tan sólo  existe la divagación, las cábalas por respuesta aunque, según la fe y creencias de cada uno, unos y otros dicen tener la gran respuesta. Pero esta respuesta es todo un dogma de fe. 

Lo cierto es, que cuando estiramos la pata, dejamos de dar el coñazo a una parte de la humanidad con la que convivimos. Unos se alegrarán y otros nos echarán en falta, pero todos llorarán, o casi toedos. De risa o de tristeza.

Digamos, que la ciencia empírica nos demuestra el “pulvis es, et in pulverum reverteris”. -No, no, la traducción no es: “de un polvo te hicieron y en polvo te convertirás” no- Pues eso, que queda demostrado. Y mientras estamos entre polvos, aquí nos encontramos, en esta bendita -ay- senda obligada por la que debemos andar, unas veces llana, otras cuesta arriba, otras cuesta abajo... sin saber por qué ni para qué, ni a qué o a quién le estamos haciendo el “juego”... 

¿Será cierto aquello de que somos un experimento de laboratorio de ciertos seres superiores, que no tenían otra cosa que hacer que matar el tiempo jodiéndonos, y aún siguen aburriéndose y jodiéndonos? 

Y con todo ésto, y a fin de cuentas, soy consciente de que existo y  vivo en el placer y el dolor, en la alegría y en el llanto, en la luz y en las tinieblas. Vivo en la opción de joder al personal o morir por mis semejantes. Otra opción, por supuesto, y haberlas haylas, es vivir sin cerebro ni calentamientos de cabeza, como una maleta, de mano en mano, de un lado a otro sin enterarme y, lo que es peor, ni preocuparse por nada. A la “sopaboba”. Vamos, al “dame pan y dime tonto”.

También soy consciente en mi credo, que nadie sabe si venimos queriendo a este mundo. Que no somos culpables del todo de aquellos actos malos y terribles que podamos causar a los demás o a nosotros mismos. Pero que cuando los causamos, hacemos sufrir a los demás. Cuando nos lo hacen, somos nosotros quienes sufrimos. Y eso, debe y tiene que tener consecuencias.

Y muchas cosas más.


jueves, 19 de abril de 2018

Cada Día Una Vida

Imagen relacionada

No dejo de asombrarme
ni me acostumbro
a la belleza
de cada atardecer,
cuando el sol
se despereza
de su andariego día
y bosteza
taciturno
y rula
y bota y rebota
haciendo cabriolas
en la fina linea
del horizonte;
allá,
todo derechito
al final del gran océano,
donde se aúnan
tierra y cielo
en un beso
naranja y fuego,
vestidos  
de espuma de mar.

Y es entonces,
pasados unos segundos,
que la noche
llega
y me recibe
toda cubierta
de estrellas,
recordándome
cada momento
del día
que he vivido,
disfrutado
o sufrido,
como si ella fuera
un Pepito Grillo,
maquinista de cine,
y me pasara una película
muda,
pero a color.

Y ahí estoy yo,
sumergido,
introducido
en la trama,
hecho un nudo
y...
no siempre
el día te da un final,
una solución.
Hay que esperar
como en las telenovelas,
al día siguiente.

Pero,
si nos ponemos a pensar,
tan sólo un día
de nuestra vida,
podría bastar 
para ser el resumen,
el botón de muestra
de toda una vida.
Nuestra propia vida.

 

De repente,
siento 
la humedad,
su perfume
de brea y sal.
Y pienso
lo que pienso
y en mi mente
la beso y abrazo:
a la vida,
al amor.

Allí,
frente al inmenso mar,
me doy la vuelta,
meto mis manos
en los bolsillos,
y me voy alejando
del cantil,
silbando
una canción
y bailando
como un bailarín
solitario,
al más añejo y rancio
estilo “Jolyvudiense”,
que, aunque no llueve,
no sé por qué
me vino a la cabeza.


 .....ooOoo.....