En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

martes, 20 de enero de 2015

Lo Que Tenga Que Ser


Lo que tenga que ser,
será antes o después;
que no es de apresurar
lo que tenga que llegar.
En todo caso, si tanto se anhela,  
darle tan solo vela
y no utilizar motor;
que no es bueno
llegar a puerto
y encontrar el cantil desierto
por demasiado temprano.
Mejor, dejar al viento
hinchar el trapo
y que suavemente,
nos lleve disfrutando
de la mar y su  vaivén.

Y es que, a mi entender,
así debiera suceder
cuando uno se embarca
en la nave del querer.


…..ooOoo…..

martes, 13 de enero de 2015

Comerte A Caricias


Dulce de luna
el sabor de tu piel.
Tus besos,
canto de agua.
Tus labios,
brisa de alas.

Así te siento
en las mañanas
de invierno,
al calor de tu cuerpo
a mi cuerpo
cuando me abrazas
volando tus labios
brisas de besos enamorados,
tintineando a mis oídos
el sonido alegre
del canto del agua clara,
que me llama
y acudo
a comerte a caricias
con mi lengua,
deleitándome
en el dulce sabor de luna
que me regala tu piel.

.....ooOoo.....



sábado, 10 de enero de 2015

Al Crisol


Cántame nuestras canciones de hoy
porque el ayer,
ni existió,
y el mañana está por llegar.
Recítame tus miradas;
escríbeme en la arena, niña,
los versos de tus andares
al compás del contoneo
que bailan tus caderas;
dibújame, en mis ojos,
tu sonrisa encantadora
de Gioconda enamorada,
cuando a nuestra pasión
se abren, de par en par,
las puertas del cielo.
Y sigue cincelando, mi Vida,
mi vida,
porque al crisol
de las caricias
de tus pequeñas manos,
en cálido amor conviertes
el duro metal
de mis días pasados.


…..ooOoo…..

jueves, 25 de diciembre de 2014

El estrado azul.- No hablo de utopías.- ¡Feliz 2015!



Llegó al parque, se pidió un cafetito en el kiosco, lo sorbió despacio y, al terminarlo, con paso tranquilo se dirigió bajo el árbol, puso su cajón azul y comenzó a hablar:


Ya ha pasado la Navidad; para unos ¡Feliz Navidad!, para otros, feliz navidad, para otros simplemente Navidad. Pero lo terrible es, que para muchos, más de los que suponemos o quisiéramos, ha pasado “la nada” ,o lo que es peor: ha pasado el “sinamor”. Ese sentimiento que se agarra a las entrañas y no te suelta hasta destrozarte el corazón.

“Sinamores”, hay muchos: la falta de misericordia, la falta de humanidad, la falta de bondad… si, la falta de amor.

Ahora que corren tiempos de “globalización”, cojamos esos pequeños grandes cachitos de amor, juntémoslos y llamémoslos: Amor. Sí Amor con mayúsculas.

Entramos en un nuevo año: 2015, un año que para muchos, tal vez no se diferencie mucho del 2014, o sí, ¿quién sabe? pero lo cierto es, y lo sabemos, que si queremos, sí podemos hacerlo diferente. Cada año podemos hacerlo diferente al anterior si queremos. ¿Queremos? ¿Podemos o no nos da la real gana?

Amemos, porque Amando es la única manera de cambiar el mundo. El mundo cambia si la persona, si nosotros cambiamos. No nos engañemos, sabemos positivamente que, por mucha edad que tengamos, nunca es tarde para cambiar. Si no cambiamos es porque no queremos cambiar.

Tenemos toda una vida por delante para cambiar pero, unas vidas son más cortas o largas que otras. Si dejamos para mañana las "cosicas"… tal vez no lleguemos a lograrlo.

Sí, un nuevo año llega cargado de incógnitas, de proyectos, de sospechas, de intrigas… , de posibilidades de practicar la bondad, de ser más humanos, más sensibles al sufrimiento de los demás, más activos por acción de hechos o acción de palabra por denunciar la injusticia, aún sabiendo que podemos ir contra corriente de los intereses de la grey, pero sabiendo que estamos en el camino correcto. Tenemos la posibilidad de hacer… ¡tantas cosas buenas para nosotros y para los demás! y lo mejor de todo es, que hay cosas bellas, bonitas, agradables, para los demás, ¡que no cuestan dinero!. Sí, de verdad, es cierto, existe la posibilidad de hacernos felices a nosotros mismos y a los demás sin dinero, ¡sin gastarnos un euro!.

Amemos, sí, lo he dicho antes, amemos. Rompamos las barreras que nos impiden darnos a los demás, esas armaduras que nos refugian de cualquier demostración de cariño, de demostrar nuestra bondad, nuestra humanidad. Jajajajajajaja… sí, ya, claro que sí existe la posibilidad de que sigamos jodiendo al personal, consciente o inconscientemente, pero por lo menos, pisemos la senda, aunque sea con un solo pie y de vez en cuando, del buen hacer. Seamos conscientes de lo que podemos aportar con una sonrisa, con una “palabra regalo” –“vecina, ¡qué wapa estás esta mañana!". Y la pobre vecina va hecha un adefesio- Demostremos el cariño y el afecto  con un: “Amigo, Te Quiero”. ¿Os acordáis de aquel libro que estudiábamos allá por los años 60?... Seeeeeeeeee... jajajajajaja... se llamaba "libro de Urbanidad! -si no recuerdo mal.

No nos dé miedo a mostrarnos sensibles ante los demás, a demostrar nuestro lado oculto de la bondad. No somos pedazos de granito, somos pedazos de humanidad y, la humanidad, debiera destilar Amor.

Si no podemos ganar guerras, sí que podemos ganar batallas.

No debiéramos tener miedo a los sentimientos de amor. No debiéramos guardarlos para nosotros solos.

¡FELIZ 2015!

Se bajó de su estrado, perdiéndose entre los pequeños rayos de sol que atravesaban las copas de los grandes ficus.

Y yo, mis queridos amigos blogueros, Guillermo Elt, aprovecho este post para, tb,felicitaros el Nuevo Año venidero





viernes, 19 de diciembre de 2014

El viento que nos lleva


 
No me pudiste dar aquello que jamás debí esperar de ti. No es un reproche, porque yo no supe hacerte llegar mis amores. Y ahora que lo pienso, en aquellos malos tiempos, ni siquiera esperaba recibir amor, pero siempre me he conformado con tan poco que…, o por lo menos yo así lo he creído, aunque a decir verdad, cabe la posibilidad de que siempre haya estado equivocado; si así fuera, tal vez poco equivocado. Todo en la vida es fácil y a la vez complicado. Y ahora que los años han pasado en demasía para los dos, que no haya guerras, por favor, que no hayan guerras a causa de corazones de piedra, porque lo que pudo haber sido no fue, y no es culpa de nadie. Culpa implicaría, en cierta forma, recibir castigo, y ni tú ni yo nos lo merecemos. Todo lo contrario. Ojalá seas muy feliz. En mi corazón así lo deseo. Es mi corazón sincero el que te ha hablado. 
¡Feliz Navidad!

martes, 25 de noviembre de 2014

Tu Aroma


Como un pequeño frasco,
se rompe el alba
dejando la huella de tu aroma 
sobre mi pecho.
Todo yo huelo a ti.

.....ooOoo.....



lunes, 10 de noviembre de 2014

No Quiero Escaleras




No quiero escaleras
que me lleven al cielo,
si es que yo solo
dejaré mis huellas.

No quiero ser ola
que no llegue a la arena,
ni orilla quieta
en mansedumbre.

No quiero ser
la hora que marca
este tiempo sin minutos,
ni un segundo en este mundo
que ha perdido sus fronteras.

Tal vez deba ciertamente morir
en óntica agonía,
para resucitar
en  la antagonista realidad
de mi existencia.

.....ooOoo.....


jueves, 23 de octubre de 2014

Sonrisa De Luna Mora




Fue aquella luna de oriente
la que me hizo sentir
la brisa cálida
del Mediterráneo en mi cara,
la arena caliente y mojada
bajo mis pies,
el arrullo de las olas
sobre la playa en su vaivén,
mientras las estrellas,
como candelitas encendidas,
iluminaban a mi alrededor.

Fue tu sonrisa,
de lunita mora disfrazada,
la que me hizo sentir.

.....ooOoo.....

viernes, 17 de octubre de 2014

Respetando las tradiciones


Asomado al balcón miraba a las estrellas mientras exhalaba el humo de su último cigarro. Había decidido no volver a fumar. Sabía perfectamente que el humo le machacaba los pulmones. Había ocasiones en las que al dar una bocanada y enrojecer el tabaco al quemarse, sus pulmones se asfixiaban y le provocaban un dolor que pareciera se le encogía y arrugaba el pecho como una uva pasa. De pronto, un pensamiento le vino a la cabeza: su edad; y exclamó hacia sus adentros: “¡Por Dios!…Papá”. Había superado en edad a su padre. Tal vez, para no traicionar el respeto a los mayores, debió morir hace dos años.


miércoles, 15 de octubre de 2014

UN BONITO HOY PARA UN BONITO MAÑANA (una experiencia religiosa)



¿Premonición?

Aquel muro se me clavó entero a mi cuerpo y me abrazó; y  pequeño entre sus mimos fui; como una madre se aferra al cuerpo de su hijo muerto, en sus brazos fui mecido hasta vomitar aquel llanto amargo y espeso, negro como la pez, que no podía parar de salir de mis entrañas. Pareciera que el arrepentimiento se adelantaba a los hechos o que un puñal llorara por aquella garganta que iba a ser inmolada.

Corría el llanto.

Fue como una catarata salida del alma que broto del secano de mi vida.

Y ahora, después de los años, con el tiempo aferrado a mis cabellos, escudriñando aquel pasado concreto, aún no sé distinguir si, o a mí volvieron más fuertes las legiones, por despejado el campo de cuerpos corrompidos y muertos, una vez ya limpia el alma y en sopor entregado a la paz, o es que el destino me enseñaba, sin yo saber en mi retina, que sí en mi corazón, el camino de una nueva vida. Y así, del mismo modo sin saber, aquel llanto brotó a cambio de la víctima por siempre anunciada, siendo mis lágrimas el adiós inconsciente que resbaló de mi pecho a su encuentro. Pero yo, entonces, no lo sabía.

Epílogo.

Porque nunca me he echado atrás y siempre he luchado por vivir, por impregnarme de las “gotas de rocío que resbalan por las hojas del naranjo, y no ahogarme en el estanque”; porque, a pesar de días sin luz y aciagos, negros; a pesar de vivir días sin fuerzas y sin creer en mí, siempre he sentido la necesidad de amar y ser amado. Es por esto que pienso que he vencido, que he ganado, si no todo, una inmensa parte que creía perdida y la he encontrado al volver a encontrarte. Transformada en un ser tangible, real. Pero, ¿es que siempre tienen que haber vencidos, aquellos que sufran el terror de la amargura de la derrota?

No tengo la respuesta concreta, todo depende de empeñarme en hacer un bonito hoy, a la espera de un “siempre bonito mañana.”