..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Nuestra Lisa Pared

(Foto: Guillermoelt)

Reírse de uno mismo, dicen,
que es lo más sano.
Pero es que a veces
el alma se te escapa
y el corazón se achica,
tanto,
que la sangre en las venas se congela.
A pesar de eso,
uno trata de sonreír,
colocarse la nariz
redonda y roja,
tragar nuestras lágrimas,
ensartar las comisuras
de los labios
con anzuelos
y por roldanas
las orejas;
y cuanto más duela,
el alma y el corazón, digo,
tirar con más fuerza de los hilos.
Pero no siempre es así,
que hay días
en los que el alma se te abraza
y te besa y se disloca de amor,
y el corazón, alegre y loco,
nos asfixia
de tanto bombear vida.
Y es que,
así es la Vida...
o por lo menos,
en parte, así nosotros la hacemos:
delicada y suave,
a veces;
áspera y espinosa,
a veces.
Y a veces
ni uno mismo
se encuentra
ni encuentra
lágrimas
o sonrisas
con las que seguir
el ritmo de los días.
Pero a pesar de ello,
con garfios por dedos,
nos agarramos a esa lisa pared,
que es el vivir,
para poder encontrar
de nuevo,
nuestra alma y corazón,
a sabiendas que,

de nuevo,
habrán días
para llorar
y días para reír.
Así es la vida,

o por lo menos,
así la hacemos.
…..ooOoo…..

domingo, 20 de noviembre de 2011

La cueva llena de luz artificial (algo real, o así yo lo veía en aquel entonces)




El oxígeno me falta. Pareciera que mi nariz, mis labios, todos los poros de mi cuerpo se negaran a recibirlo. ¿O será que al recibirlo lo transforme yo en espeso y no pueda respirarlo?

El aire que respiro me falta. Mi pecho se hincha y deshincha en monótono e intenso y doloroso vaivén, que hasta las costillas me duelen de tanta intensidad… de tanto querer agarrar el aire. Y los pulmones, ya casi resecos, se acartonan y se agrietan sin poder apenas ejercer su función… que pareciera que pidieran clemencia por vivir.

Y por si fuera poco, para acelerar mi muerte, aquí me encuentro en esta total e infinita agonía, desconsolado, encerrado en esta cueva llena de luz artificial, agónica, que abofetea mis párpados enajenando mi mente y arrastrando la decadencia laboral por entre las rendijas del suelo, carcomido por los efectos del arrastrar de las suelas pesadas y cortantes de los zombis administrativos que a mi alrededor pululan, archivando hurones y comadrejas en sus agujeros metálicos, aporreando narices chatas de micos, pegadas a una tabla Dell… mirando, ensimismados, pantallas hecha de cristalinos de adolescentes enamorados de ellos mismos.

Y cuando la negra uña del reloj señale inquisidora la salida, para mi eterna desdicha aun estaré vivo, que yo quisiera muerto para así poder vivir. Pero seguiré viviendo entre velos y andrajos de muerte.

Sí, ya es la hora. Nuestras pequeñas almas se unirán en una sola alma que, como una pieza desengrasada, chirriará y se desengranará, rulando por el tobogán de la salida hasta parar al mar... para, al día siguiente, resurgir de la carroña metálica, pútrida y fétida, impregnada del aceite rojo que circula por sus conductos. Y poco a poco, cada uno se dirigirá a su cubículo.




:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

(y es que, claro, acostumbrado a tener luz natural por los cuatro costados, que hasta tenía que correr las cortinas de láminas, un buen día llegan y me comunican que todas nuestras oficinas deben trasladarse a otro lugar. Lugar amplio y aire acondicionado, sí, pero sin ventanas y pocos luxs. Nada de luz natural ni aire natural... Una agonía, oyesssss. Pero bueno, ya digo que esto sucedió hace... más o menos, si no me equivoco, hace unos pocos años. - Este post tiene menos años)

lunes, 14 de noviembre de 2011

Y Al Final...

(Foto Guillermoelt... No, no soy yo... jeje... la hice yo)


...y al final,
¿qué nos queda?,
los ojos abiertos un segundo
antes de morir,
quién sabe
cuánto tiempo
después de morir.
Nos queda,
toda una vida
que pasa ante nuestra retina
como loca locomotora
derritiendo los raíles
a su paso.
¿Nos llevamos
nuestra vida
entre las manos?
¿se queda nuestra vida
entre aromas de lirios?

Y al final,
después de ese segundo,
una exhalación.
El descanso.

Después,
el entierro
o la incineración,
para que no quede nada de nosotros
sobre la estela de vida
que dejan los vivos.

Y nosotros,
ya muertitos,
a vivir el dulce sueño
en una cajita
de cartón prensado,
por dentro tapizado…
que, ¿para qué?,
y poco a poco
nuestros huesos descarnados
por gusanos comensales
que no han sido invitados
a la gran orgía siniestra
del festín de la muerte.
O tal vez nos encierren,

ya cenicientos,
como mágicos genios,
adentro de la lámpara de alabastro,
hasta que llegue nuestro Aladino
y, con tristeza, tal vez con lágrimas,

nos esparza por las alturas,
allá por donde los vientos hablan
entre ellos,
acerca de la soledad.
O nos derramen,
como polvo de lo que fue una vida,
sobre las olas de la mar.

.....ooOoo.....

martes, 8 de noviembre de 2011

Mi Desierto (Otra Vuelta De Tuerca)




Es la arena
la que atraganta mi garganta
y la reseca
sin dejarme respirar.

Es este desierto
infranqueable
el que con su olas lunares
sumerge mi cuerpo
y desaparece
hundiéndome en este mar ardiente.

Es la soledad
entre tanta microesfera.



.....ooOoo.....


(a ver so en esta semana preparo algo del viaje a Balboa)

miércoles, 2 de noviembre de 2011