..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 25 de diciembre de 2014

El estrado azul.- No hablo de utopías.- ¡Feliz 2015!



Llegó al parque, se pidió un cafetito en el kiosco, lo sorbió despacio y, al terminarlo, con paso tranquilo se dirigió bajo el árbol, puso su cajón azul y comenzó a hablar:


Ya ha pasado la Navidad; para unos ¡Feliz Navidad!, para otros, feliz navidad, para otros simplemente Navidad. Pero lo terrible es, que para muchos, más de los que suponemos o quisiéramos, ha pasado “la nada” ,o lo que es peor: ha pasado el “sinamor”. Ese sentimiento que se agarra a las entrañas y no te suelta hasta destrozarte el corazón.

“Sinamores”, hay muchos: la falta de misericordia, la falta de humanidad, la falta de bondad… si, la falta de amor.

Ahora que corren tiempos de “globalización”, cojamos esos pequeños grandes cachitos de amor, juntémoslos y llamémoslos: Amor. Sí Amor con mayúsculas.

Entramos en un nuevo año: 2015, un año que para muchos, tal vez no se diferencie mucho del 2014, o sí, ¿quién sabe? pero lo cierto es, y lo sabemos, que si queremos, sí podemos hacerlo diferente. Cada año podemos hacerlo diferente al anterior si queremos. ¿Queremos? ¿Podemos o no nos da la real gana?

Amemos, porque Amando es la única manera de cambiar el mundo. El mundo cambia si la persona, si nosotros cambiamos. No nos engañemos, sabemos positivamente que, por mucha edad que tengamos, nunca es tarde para cambiar. Si no cambiamos es porque no queremos cambiar.

Tenemos toda una vida por delante para cambiar pero, unas vidas son más cortas o largas que otras. Si dejamos para mañana las "cosicas"… tal vez no lleguemos a lograrlo.

Sí, un nuevo año llega cargado de incógnitas, de proyectos, de sospechas, de intrigas… , de posibilidades de practicar la bondad, de ser más humanos, más sensibles al sufrimiento de los demás, más activos por acción de hechos o acción de palabra por denunciar la injusticia, aún sabiendo que podemos ir contra corriente de los intereses de la grey, pero sabiendo que estamos en el camino correcto. Tenemos la posibilidad de hacer… ¡tantas cosas buenas para nosotros y para los demás! y lo mejor de todo es, que hay cosas bellas, bonitas, agradables, para los demás, ¡que no cuestan dinero!. Sí, de verdad, es cierto, existe la posibilidad de hacernos felices a nosotros mismos y a los demás sin dinero, ¡sin gastarnos un euro!.

Amemos, sí, lo he dicho antes, amemos. Rompamos las barreras que nos impiden darnos a los demás, esas armaduras que nos refugian de cualquier demostración de cariño, de demostrar nuestra bondad, nuestra humanidad. Jajajajajajaja… sí, ya, claro que sí existe la posibilidad de que sigamos jodiendo al personal, consciente o inconscientemente, pero por lo menos, pisemos la senda, aunque sea con un solo pie y de vez en cuando, del buen hacer. Seamos conscientes de lo que podemos aportar con una sonrisa, con una “palabra regalo” –“vecina, ¡qué wapa estás esta mañana!". Y la pobre vecina va hecha un adefesio- Demostremos el cariño y el afecto  con un: “Amigo, Te Quiero”. ¿Os acordáis de aquel libro que estudiábamos allá por los años 60?... Seeeeeeeeee... jajajajajaja... se llamaba "libro de Urbanidad! -si no recuerdo mal.

No nos dé miedo a mostrarnos sensibles ante los demás, a demostrar nuestro lado oculto de la bondad. No somos pedazos de granito, somos pedazos de humanidad y, la humanidad, debiera destilar Amor.

Si no podemos ganar guerras, sí que podemos ganar batallas.

No debiéramos tener miedo a los sentimientos de amor. No debiéramos guardarlos para nosotros solos.

¡FELIZ 2015!

Se bajó de su estrado, perdiéndose entre los pequeños rayos de sol que atravesaban las copas de los grandes ficus.

Y yo, mis queridos amigos blogueros, Guillermo Elt, aprovecho este post para, tb,felicitaros el Nuevo Año venidero





viernes, 19 de diciembre de 2014

El viento que nos lleva


 
No me pudiste dar aquello que jamás debí esperar de ti. No es un reproche, porque yo no supe hacerte llegar mis amores. Y ahora que lo pienso, en aquellos malos tiempos, ni siquiera esperaba recibir amor, pero siempre me he conformado con tan poco que…, o por lo menos yo así lo he creído, aunque a decir verdad, cabe la posibilidad de que siempre haya estado equivocado; si así fuera, tal vez poco equivocado. Todo en la vida es fácil y a la vez complicado. Y ahora que los años han pasado en demasía para los dos, que no haya guerras, por favor, que no hayan guerras a causa de corazones de piedra, porque lo que pudo haber sido no fue, y no es culpa de nadie. Culpa implicaría, en cierta forma, recibir castigo, y ni tú ni yo nos lo merecemos. Todo lo contrario. Ojalá seas muy feliz. En mi corazón así lo deseo. Es mi corazón sincero el que te ha hablado. 
¡Feliz Navidad!