..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 25 de agosto de 2011

OPACA LUCIDEZ.-2.6 (¿Estás, Amor?)


Fue aquel momento
en el que se me invitó
a subir por el haz de luz.
Lentamente ascendí.

¿Llegaría hasta el infinito?

Después comprendí
que el infinito solo depende
de lo finito que seamos cada uno,

cada una de nuestras mentes.
Que la percepción del amor
y el sentimiento que éste provoca
en nosotros,

acuchilla o acaricia nuestras vidas.
Que es solo el conjunto
de la capacidad y la necesidad
de recibirlo.

Que depende

del estado finito o infinito
en el que nos encontremos

en cada momento.

.....ooOoo.....

10 comentarios:

  1. Nunca lo había pensado desde ese punto...en realidad es nuestra objetividad la que crea lo infinito en las cosas..es como el ruido...no existe si nadie lo escucha aunque exista el sonido..y lo infinito solo lo delimitamos nosotros..
    ..pero realmente existirá el amor infinito?

    ResponderEliminar
  2. Mirella...Si el mal es la carencia del bien, y tomamos el bien como primario y a su vez contiene en su totalidad al amor... digamos que tal vez sí.
    Que digo yo.
    Besibrazos.

    ResponderEliminar
  3. cuando leo tu poema no puedo dejar de pensar en la luz al final del túnel y no porque en tu poema vea algo cercano a la muerte, sino porque al menos en tu poema hay una luz que te llama, que ya es mucho en este tiempo de "oscuridad o opaca lucidez" que te ha tocado vivir.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. era yo, Aldabra, te habrás dado cuenta.

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión, la verdad. Si, supongo que es el tope que queramos poner nosotros, y a todo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Depende de nosotros, amigo, la posibilidad de llegar al infinito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Espero que sí esté tu amor, y además, en la lejana orilla también están tus amigos, yo por ejemplo, que estoy encantada de volver a encontrarte, Guille :)

    Es verdad, la relatividad del infinito se centra para cada uno de nosotros, en nuestro propio interior, allí donde se plasman nuestros sentimientos y desde donde podemos alcanzar, según queramos (o podamos) las luces y las sombras.

    Un besazo gigante. Chuic!!

    ResponderEliminar
  8. Hasta el infinito y más pa'llá! :)


    Besos-besicos, Guillermo!!

    ResponderEliminar
  9. Aldi...Si lees arriba deste blog, leerás algo que siempre he sido consciente de ello, hasta en la más absoluta oscuridad.
    ;)
    Sabía queras tú antes de leer "biquiños"
    Besibrazos.

    LoyLo...Qué alegría veros-leeros por aquí.
    Sí, pero sin contradecirme de lo que he escrito, no siempre somos nosotros mismos los que ponemos el tope... Por lo menos, conscientemente. Los "buenos y los malos tiempos" van juntos de la mano.
    Besibrazos.

    Lobo...Al igual que les comento a LoyLo, hay ocasiones en las que desearíamos con toda nuestra alma, llegar al infinito, pero las circunstancias... Siempre llegarán tiempos mejores. Antes o después.
    Abrazos

    Lili...Tú lo has dicho: "si podemos"
    Gracias. Yo tb me alegro un montón verte-leerte.
    Besibrazos.

    Lourdes...¿Más p´ayá?... A ver si me quedo sin oxígeno. Jo!
    ;)
    Besibrazos.

    ResponderEliminar
  10. Linda ascensión. Así es, depende de la captación a la que cada uno de nosotros acceda en un determinado momento.

    Un beso, Guille

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.