..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

viernes, 27 de febrero de 2009

Los Desnudos


Quién sabe del porqué 
aquel día iluminado en negativo, 
saliste al encuentro de la vida. 

Quién sabe buscando qué, 

aquel asfalto engrilletó a su aspereza 
tus tobillos. 

Preso fuiste del sol del mediodía, 

de la luna clara, 
de la luna herida; 
del frío de cizalla en la madrugada, 
abrigado por las sedas rotativas. 

Banquero interesado 

en tu interés práctico, 
nunca abandonas tu oficina. 

Sucursales de hierro, 

cemento y madera fría, 
sustentan a diario 
el silencio de tu vida. 

Amigo de las aves 

que comparten contigo 
su aire enrarecido 
por los tubos de escape. 
Amigo de la esperanza 
por salir algún día de la calle; 
de la calle, que es tuya: 
sus aceras, plazas, 
avenidas y soportales. 

Con tu abrigo roído 

y tus cachivaches 
en un carrito entronados, 
señoreas la ciudad 
y peleas los lugares 
donde conseguir un bocado.

--Yo vivo en la calle, ¿saben? pero no soy de la calle 


Y la calle, que es la reina de los desnudos, 

te acaricia con sus duras manos, 
por consolar tus frías carnes 
del desamparo. 

 …..ooOoo…..

miércoles, 25 de febrero de 2009

Ahora Sí



Mil besos de ajenjo y canela 
envolvieron nuestros días: 
Ajenjo en la sangre mal parida, 
canela en nuestros corazones esparcida. 

Un sol iluminó nuestras vidas. 

Una agua clara sació nuestro destino. 
Y una brisa, suave,
llamó a nuestra puerta 
para guiar nuestro camino. 

Y ahora estoy cansado de no haberte querido. 

Anhelantes mis brazos por abrazarte 
y mis mejillas, en carne viva, 
por cada lágrima de tu corazón, vertida. 

Ahora quiero quererte, 

quererte, hasta la muerte. 

 ..........ooOoo..........

lunes, 23 de febrero de 2009

El Primer Beso



Si hoy la muerte me visitara, 
no opondría resistencia alguna. 

Ella, me ha besado. 


Hoy no me importan las guerras 

ni los holocaustos. 
No existe la tristeza en mi alma 
ni la desesperación. 
La más bella flor se hace fea 
y pierde su fragancia. 
Hoy, las lágrimas del mundo 
no arrasan mi alma,
sino que alimentan mi amor. 

 (Pido perdón pero no me avergüenzo) 


Ni el infierno 

ni el cielo, 
existen en mi vida estando ella. 
Y si me lo pidiera, 
hoy moriría de amor.

.....ooOoo.....

viernes, 20 de febrero de 2009

Por El Brillo de Tus Ojos.



Hoy, no puedo amar a nadie
más que a tí.

La sola quietud de esta soledad 
empapa mis pupilas y pronostica llanto. 

Sola.

Sola con tu recuerdo paso las horas. 


Mis días interminables 

sucumben al llegar la noche 
en un agónico descanso. 

Este bonito lazo de amor me condena. 


En este mar de sequedad de vida,

puñados de arena oscura,
corren por mi garganta a mis entrañas. 

Mis venas, que así se alimentan, 

desprecian la sangre y la derraman hacia fuera. 

Una fuente roja, laxa y apagada, parece mi cuerpo. 


Por el brillo de mis lágrimas, 

se me escapa la vida. 
Por el brillo de tus ojos, 
renace la esperanza.

.....ooOoo.....

miércoles, 18 de febrero de 2009

Quiero La Luna Mamaita (Canción de cuna)



Quiero la luna, mamaíta, 
la lunita quiero. 

Aúpame mamita mía, 
¡más alto!, que no llego. 

Calma mi niña bonita, 
calma mi carita de cielo, 
que tu mamita te aupa; 
y si no llegas, 
yo llego,
para conquistar tus sueños. 

Duerme mi niña pequeña, 
duerme mi angelito chico, 
aquí tienes la luna, 
para calmar tus anhelos. 

……….ooOoo………
(((y es que hace años, una noche de verano, en brazos de su madre, ellas, madre e hija la miraban y de ella hablaban... sí, claro, de la luna... Y a mí se me antojó este poema)))

lunes, 16 de febrero de 2009

Ginés y Blas


G--Buenos días Blas. Despierta, dormilón


B—uhmmm?...Buenos días, Ginés.

G--Qué tal la noche?

B--Bueno, este invento del colchón Reissss Cartón es una maravilla. Y tú?

G--Pues ya ves, nenico, yo no tengo tu suerte. Mis cartones son de catre a la antigua usanza...Pregúntale a mi espalda. A ver, a ver... Mira!, Güiston... aquí pone Güiston!

B--Ya, no recuerdas que los recogimos anoche del contenedor de la esquina del estanco de Lucas, cuando nos conocimos?

G--Ya, cómo no lo voy a recordar. Y a la pandillica esa de hijoputicas que se metieron con nosotros, que por poco nos dan una paliza, menos mal que pasó la pasma y nos echo una mano.

B--Bueno, tío, cambiando el tema... Qué vamos a desayunar hoy?

G--Y yo qué sé. Te quedan sobras de ayer noche?

B--Espera que mire en la bolsa... Me cagonla!!! ya melanrobao!!!... Serán cabritos!

G--O han sido las ratas, hijo, que en estos edificios abandonaos, ya se sabe.

B--Joder, tío!, que era el pollo asao de ayer que me regalaron en un bar... menos mal que no sanyevao el tetrabrí de leche, que lo tenía liado en la bolsa.

G—Venga, mira. Qué te parece si vamos al bar del José Luis y que nos invite a un asiático? La primera vez que me lo oyó decir, no sabía lo que era.

B—Asiático?... Pues yo tampoco lo he oído nunca.

G—Sí, es como un café con leche con coñá, pero más rico, lleva leche condensada, canela, un grano de café... Está que te cagas de rico?

B--Así, sin comer nada, nos vamos a meter eso en el cuerpo.? Además, tas visto como vas?... Cómo vamos?

G—Pos pijo! y cómo quieres que vayamos?... Si quieres, llama al mayordomo y que nos de un bañico despumica...con olor a rosas. No te jode!

B--Vale, tampoco es patanto...Oye Ginés, hablando de roña y porquería...

G---Dime.

B--Tú, cuanto tiempo llevas en la calle?

G—No sé... No sé ni la edad que tengo.... Lo único que recuerdo es que mi hija tenía... creo que unos cinco años cuando mi mujer me echo de casa.

B—Coño! Que tu mujer...?

G—Si, nene, sí. Llegue a casa y me dijo que ni entrara, que ya tenía la maleta prepará desde no sé cuantos meses, y que la agarrara y me fuera de casa.

B—Por..?

G—No te lo vas a creer. Pues porque le dije que iba a por tabaco y... y no aparecí hasta seis meses después!... je!...Qué jodio!

B—Venga, no me jodas! esa historia está ya muy pasada.

G—Ves?, ya te lo decía que no te lo ibas a creer. Pues sí, es verídico, y sabes?... meinporta un pìjo lo que pienses... No tengo que convencerte de na.... Bueno, pues ya te digo, mi hija entonces... cinco añicos o por ahí, y yo tenía... creo... unos treinta y dos o treinta y tres... Pues echa cálculos. Que ahora tengo... vaya, cuántos tengo?... Pues unos cincuenta y cinco, creo, si no me falla la memoria... que a veces lo dudo.

B—Vale.

G--.Pues eso... Y tú, nene?... porque muchos años no creo que tengas... como mucho vinticuatro o vinticinco.

B—Treinta y dos.

G—Joé!, to un personaje! Mi misma edad cuando vine a parar al cielo raso. Y se puede saber cuantos en la calle?

B—Tres meses.

G—Bienvenido al clú.

B—Gracias!

G—No, no. No tengas tanto entusiasmo. Parece que a ti te viene la cosa por vocación, no?

B—Bueno, un poco. No aguantaba a los viejos y... y me las piré.

G—To un hombresico!... Sí seño!

B—Oye, que parece que vas de coña conmigo.

G—Qué quieres que te diga, chaval?.... Hablando ya en serio, no me parece nada bien que tayas pirao de tu casa por esos motivos.

B—No me jodas, tío! Estar fuera de su casa abandonando a mujer e hija por... por comprar tabaco o ... por lo que fuera, esos sí son motivos?...Anda ya!

G—Lo de comprar tabaco fue una excusa. Me dí el piro a Pamplona. Me entusiasmaban los Sanfermines, y...

B—Tú, lo que eres, es un jeta... Menudo estás hecho tú... Mira quién me está dando lecciones!

G—Y tú un niño mimao y consentio, que has estao chupando de la teta de tus padres hasta los treinta y dos tacos... Qué vergüenza!

B—Porque ellos han querido.

G—Porque te has aprovechao de su debilidad, que con treinta añicos... ya, ya!

B—La que me han transmitido.

G—Valiente sinvergüenza questás hecho tú!

B—Serás viejo impertinente y desalmao, en dejar a tu mujer e hija abandonadas!!!

G—Y tú, qué me dices de abandonar a tus padres?

B—Pero bueno, en qué quedamos? Pues no me estabas diciendo más o menos que si era un parásito a costa de mis padres?

G—Ya, pero hay que salir de la casa de los padres de otra forma... por ley natural de vida... Coño, pa casarte o algo así!

B—Mira Ginés, sabes lo que te digo?

G—Tú dirás. Soy to orejicas... no las ves?... Mira, mira... jejeje

B—No me hace gracias. Y te digo, que los mismos meses que yo llevo, los has llevado tú, y una porrá más... Que no merece la pena que discutamos por... pues por estas cosas que en el fondo, aunque no queramos reconocerlo, nos están jodiendo... Que ojalá yo no tenga questar los años que llevas tú en la calle... Que en el mismo camino me veo.

G—Siempre hay una esperanza. Yo, a mis cincuenta y cinco años (creo), aun la conservo.... Todavía mantengo el sueño de que, cuando me esté muriendo tirao por algun picoesquina, venga mi mujer y me diga: “Ginesico, ven pa casa que te cuide”... Porque, sabes, si no me cuida ella, no me va a cuidar nadie.

B—Mira queres jodio y puñetero, Ginés! Cuidarte dices?... un palo en tol lomo te daba yo

G—Blas, queres mu joven y te voy a endiñar yo primero en to lo alto el coco con un ladrillo, eh?!

B—Vale, vale, lo retiro... Oyessss, que venga!, que nos vamos a sacar unos eurillos aparcando coches y después a tomar un café pagao... te vale?

G—Me vale! Y después, nos vamos a la plaza del monolito, a ver a las titis pasar, questan todas mu bonicas con esas camiseticas de tirantes finicos y las teticas sin sostén... Y que no sé donde coño se esconden en el invierno, que no veo a ninguna... Hijo, parece que salen al buen tiempo, como las polillas a la luz... y en invierno, hala!, a la cueva como los osos!

B—Serás viejo verde, tío! Son las mismas que ves con abrigos y botas hasta la rodilla

G—Anda, pos pijo! claro!... ya decía yo!... Y seguro que en sus casas llevan calcetinicos a rayas hasta las rodillas... desos pa meter los dedicos. Hablando de todo un poco, cincuenta y cinco años, no es ser viejo... Mayor, maduro, te lo admito, viejos: los zapatos.

B—Vamos, viejo verde!

G—Vamos, nenico mimao! ...

B—De dónde eres Ginés.

G--De Cartagena, de la tierraelpijo! es que no sanotao?

B—Ah!, de Murcia. Dicen que es Murcia la tierra del pijo.

G—Me da igual, yo, de Cartagena!...Acho-Piiijo!... a s i a t i c o.... En Murcia se llama belmonte, pero no lo saben hacer tan ricos como en Cartagena... lo inventamos nosotros, y tiene su vaso especial pa la medida de la leche condensada.

B—... Ya!. Y qué haces tan lejos de tu tierra?

G—Y tú?

B—Joé!, Ginés, pareces gallego. Yo vivo a unos doscientos kilómetros de aquí, y hacer...me imagino que lo mismo que tú.

G—Ya!

B—Pues eso.

G—Pues vamos.
...................................
..........................................................................................

viernes, 13 de febrero de 2009

Feliz San Valentín

Por favor, … ¿tienes 4 minuticos y pico?... Sí, es para ver el video. Ya, ya sé que seguramente lo has visto, y que 4 minutos y pico, en los tiempos que corrennnnnn... pero aún así… repito: ¿tienes esos 4 minuticos y pico? Yaaaaaa, tb. sé que hoy, ¡precisamente hoy!, tenía que aparecer Guillermo con este video. ¡¡Pero si es finde de San Valentín!! Y es que me dije a mí mismo, (sin anestesia, eh?) que yo amo a mi mujer... (porqué me da la sensación de que decir mi mujer, es como si no fuera con estos tiempos, cuando, decir, mi mujer, es decir mi otro yo, a quien quiero con toda mi alma)... Pues bien, eso, que la quiero todos los días del año a pesar de los malos momentos que, claro, como todo matrimonio que se precie, tenemos, faltaría plus… Pues eso. Y pensé, seriamente, en la falta de amor que hay en el mundo en el que vivo… vivimos: este mundo, esa gente a la que en más ocasiones de las que yo quisiera, paso indiferente ante ella. Pues por todos aquellos días en los que el amor es incapaz de proyectarse hacia los demás, convirtiéndose en egoista, es por lo que hoy, con permiso de mi mujer, quiero regalaros y regalarme a mí y a nuestras conciencias, este pequeño tesoro; uno de tantos que circulan por la red, por youtube, por… “porytantos” medios de comunicación. Vuelvo a repetir: Por favor, … ¿tienes 4 min. y 40 seg. de tu tiempo?   

  ¡¡¡Feliz Finde De San Valentín!!!

miércoles, 11 de febrero de 2009

Termina La Función



Cae el telón. 
Los danzantes del amor, 
concluyen su último acto
y bajan del escenario. 

Silencio de aplausos. 

Nadie los mira. 

Nadie ríe o llora. 

Solos. 
Solos y sus vidas.

Cobijados por el suave de sus sueños, 
van abriendo senderos de esperanza 
por entre las estrellas del cielo. 

Y la noche, que los conoce
y sabe de lo bueno, 
pelea por ellos. 

.....ooOoo.....

lunes, 9 de febrero de 2009

Querida Vida.



Querida Vida: Hoy me encuentro bien. Hoy, sería capaz de cambiar el mundo. Hoy sería capaz de aguantar todo, hasta el peor de los desprecios. Hoy siento que una paz interior me invade mis adentros, mi alma. 

Esta noche he dormido como un lirón, y no será por el “biruji” que ha hecho. 

En esta mañana radiante de sol, parece como si se oyeran cantos de felicidad que llegasen hasta los cielos, no, mejor dicho, desde los cielos. Hoy, tiene que ser un día especial, o por lo menos a mí me lo parece. 

Mira Vida, hoy, comenzaré el día... umm, pensemos... Sí, lo primero, después de tomarme el cafetito con leche de todos los días en el bar de Juan, (¡buena gente!), me voy a dedicar a saludar a todo el mundo deseándoles un buen día. Ayudaré en el Súper a las señoras con sus compras, a meterlas en el maletero del coche; así me puedo ganar unas perillas. Ayudaré a los ancianos a cruzar la calle. Cantaré, bailaré... Hoy, especialmente hoy, tengo que ver a Carmela, mi viejecica amiga, que hace días que no la veo. Hoy tengo que hablar con ella y animarla; mimarla más que nunca. ¡Pobrecilla!, sola en su casa, abandonada por sus hijos, no tiene a nadie que le dé consuelo. Es que, ¡cómo está el mundo hoy en día...! No sé dónde vamos a parar. Las gentes no quieren asumir responsabilidades. Todo lo que estorba ¡venga ya, a fuera! Y no digamos de los maltratos a mujeres y niños. El mundo está loquito, loquito y, como decía Antoñito: “hasta los pájaros van al psiquiatra” Más les valiera una buena dosis de humildad al mundo. Más dar y menos recibir. Menos juegos de ordenadores y más cajas de cartones con guitas. Menos asfalto y más campo. Más leer y menos televisión. Más amor (del bueno, si, de ese y no del mete-saca que... bueno, también, vale, pero más del otro, del que dura toda la vida) y menos guerras... ¡Parias al poder!... Perdón por la vena anarco. Es que no tengo remedio. Creo que me estoy saliendo del tema, pero cuando pienso en ella, en Carmela, se me sube un desasosiego por la “espinilla dorsal...” Pues sí Vida, retomando mi estado de felicidad, tengo que ver a Carmela y animarla, cogerla de la mano y pedirle que me cuente cosas de su vida, de cuando era moza, que yo sé que a ella le gusta recordar aquellos momentos cuando estaba en su pueblo y jugaba con la chiquillería en el río, batallando a cantazos con los crios. Bien me dice ella que en sus años mozos, era una marimacho, como se decía antes. Lo malo es, que terminamos siempre hablando de su soledad y de su Rafaelico, en paz descanse, y de que no sabe nada de sus hijos; cada uno por esos mundos de Dios... ¡sus tres hijos!... A veces, con lágrimas en los ojos, me cuenta su desgracia de no haber tenido una hija. Yo, claro está, le asiento con la cabeza, pero puestos, y como está hoy el mundo, quién le dice lo contrario, ¿quién le dice que la bondad no está en ser hombre o mujer, sino en los corazones? 

Cogería a Carmela y me la llevaría... ¿A donde, a mi casa?, ¿qué casa, si yo no tengo casa? ¿Podría ir yo a la suya? ¿Y si apareciera algún hijo suyo? ¡Madre mía!, ¡madre mía la que se armaría! Perdona Vida la pregunta: ¿Tú me ves en su casa, recién levantado, en pijama, preparándole el desayuno, y en esto que entra el mayor de sus hijos, el que se dedica a la construcción, el de Sevilla, que debe estar “cuadrao” el tío? ¡Jo!, me corre a gorrazos por toda la calle y parte del extranjero. A demás, tampoco lo verían bien los vecinos; sería una comidilla en el vecindario. Ya me imagino los comentarios. Desde que le quiero quitar su pensión, hasta... ¡Dios, Calla, calla, no quiero ni pensarlo! Pero pensándolo bien, me imagino que ella, desde el primer momento me diría que no. Y eso que nos conocemos más de diez años. ¿Qué va a ser de esta mujer, Señor? 

Sabes Vida, yo sé que Dios existe, yo no lo he visto, pero lo sé. Dicen que no abandona ni a los huérfanos ni a las viudas. Que Él esta con ella, si no, ¿de qué tantos años sola y sin percances graves? Pues me imagino que gracias a que Dios, ha movido el corazón de sus vecinos que la ayudan en lo que pueden. Sin ir más lejos, el señor Enrique y su señora Violeta, la acompañan al médico cada vez que ella lo necesita o le van a comprar y algunos favores más. El Señor no se olvida de las viudas. Pues sí, pues sí, al final, cambio de planes. 

Hoy no voy a hacer nada de lo que he planeado. Me voy a dedicar solo y exclusivamente a mi viejecica. Iré a la puerta de su casa y me sentaré en el escalón de la calle y la acompañaré donde ella vaya, y la ayudaré en la compra y la cogeré del brazo para cruzar. Cuando por la tarde salga a sentarse en un banco del paseo, hablaremos de lo que ella quiera y yo le hablaré de cosas bonitas. Y si me deja, le cogeré la mano y se la acariciaré con amor, como si fuera su hijo. Y cuando al anochecer regrese a su casa, yo marcharé a dormir, no sin antes hablarle a Dios de ella, que si bueno es hablarles a los hombres de Dios, mejor es hablarle a Dios de los hombres... ¿o al revés?... ay, no sé, no me acuerdo cómo era eso.  Bueno, voy a ordenar un poco las cosas y a recogerlas. 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 

Dicen, que Pedro vivía en un banco de la calle. Que fue cura jesuita y que se salió para casarse cuando tenía 53 años. La que fuera su mujer murió 5 años después y desde entonces lleva en la calle. ¿Cuántos años?... ni se sabe. Dicen, que Pedro, poco a poco iba perdiendo la cabeza.
Pedro un día no apareció por su hogar... su banco. Cuando el servicio de limpieza municipal desalojó todo aquello, se encontró una pequeña libreta con escritos, fotos viejas y cosas así. Fuera de la caja de los “enseres” había un letrero

“Villa Esperanza” 
Si necesitas algo para siempre, 
llévatelo. 
NO LO DEVUELVAS. 
Si necesitas algo para un tiempo, 
DEVUELVELO
cuando hayas terminado.

viernes, 6 de febrero de 2009

Si Desbaratamos Nuestro Amor



Si desbaratamos nuestro amor, 
¿de qué sirvieron nuestros besos? 
Si ahogamos nuestros besos, 
¿para qué de nuestro amor? 

Nada tiende a separarnos,
y sin embargo, 
nuestro empeño 
se empeñó en separarnos. 

Paramos el tiempo, 
como la propia vida 
se entrega a la muerte. 
Esparcimos la pasión al viento,
como se esparce la semilla 
en un campo inerte. 

Yo quisiera no querer quererte 
ni temblar a solas mientras lloro.

.....ooOoo.....

miércoles, 4 de febrero de 2009

Retales De Mi Amor Por Tí



Ábreme las aguas de tu vida 
y sumérgeme en el canto alegre de tus olas, 
que yo te entregaré mi magma incandescente 
con la pasión de un volcán. 

Abrázame, que me pierdo y no me hallo 
si me alumbras con el brillo de tus ojos. 

Rescátame de entre los azahares ladrones 
que tu pelo desprende. 
Baila y embriaga mis sentidos 
con el menear de tus enaguas. 

Abre mis venas y esparce 
el rojo de mis entrañas 
por esta tierra reseca. 
Que nacerán rosas. 

Un clavo en cada esquina de mi alma 
a tu alma clavada. 
Y en mi pecho la lanzada de dolor 
si me faltaras. 

Si me faltaras, no tendría casa ni cobijo 
ni cama ni aposento ni tumba. 
Nada donde guarecer mis penas,
 ... si tú me faltaras. 

Y el día de mañana 
que venga la negra Negra 
y me envuelva en su velo. 
Que me lleve en suave vuelo 
a ese pequeño rincón 
donde, para la eternidad, 
quedará guardada la esencia de nuestro amor.

.....ooOoo.....

lunes, 2 de febrero de 2009

El estrado Azul (Memoria Histórica II)


((Este post lo creé a finales del verano, por eso, en el diálogo puede que algunas cosicas estén ya pasadas... Y sí, ya tengo algo publicado en el blog de Aldabra respecto a la memoria histórica... creo, si no recuerdo mal))

Buenas Mañanas tengan señores y señoras. Hacía tiempo que no venía por el parque a charlar con ustedes. Bueno, que charlar, es un decir, porque, lo que quiero decir es, que prácticamente es un monólogo lo que aquí practico, salvo cuando alguno de ustedes me pregunta o... sí, sí, me increpan, que no es la primera vez... ¿verdad, señores y señoras? Pues nada, después de este periodo vacacional... Señora. oiga, sí, ud!,... ¿Donde fue de vacaciones?... ¡Vaya por Dios!... supongo que por falta de dinero, eh?, y es que la crisis... Perdón, no hay crisis... Quería decir: “desaceleración económica”... 

Si hubieran oído este verano a los comerciantes de un pueblo turístico de la costa andaluza, lo que decían por causa de... “la desaceleración económica...” Sí, si... Bueno, señora, pues lo siento... El año que viene se marcha Ud. con su marido aunque sea al pueblo de aquí al lado... ¿Qué?... Vaya, lo siento, no sabía que era viuda... Sin hijos, claro... Qué?!... Vaya!, Cinco hijos!...!? Bueno, mejor que volvamos al tema. 

 Y es que, yo quería hablar de la Memoria Histórica.. Sí, sí... ya sé que por aquí ya habló antes un tal Guillermo nosequé... travieo, o algo ásí, pero, es que ahora me toca a mí, y con el permiso de uds. y si no también, pues me voy a permitir leerles un poema que fabriqué hace unos días. No tiene título, pero ya les he dicho de qué va. Y dice así la viejecica a su desaparecido viejecico: 

Sangrante la memoria,
la mía,
mi memoria,
solo te atiende a ti. 
Ella, aquella memoria, 
palpita en un sin vivir 
que clama justicia. 

La mía, mi memoria, 
solo te atiende a ti. 

Allá, a lo lejos de lo más lejos,
se oye el crepitar de los huesos en las fosas. 
Los cráneos se giran 
y presentan a mis ojos sus cuencas vacías,
cubiertas de la tierra húmeda y fría, 
agusanada por los disparos de mis dos Españas. 

Ellos, los muertos, 
se sonríen y se abrazan. 

Los vivos,
claman: "no olvido". 

Y mi memoria sólo te atiende a ti. 

A ti, porque mi memoria, 
solo reclama la visión de tu sonrisa,
tus abrazos,
tus besos, 
tu poderoso cuerpo 
rompiendo el aire en mitad del campo. 
Tu poderoso cuerpo 
rompiendo mis realidades,
de tanto apretujarme. 

Fueron dos caras de la misma moneda. 
La misma moneda enferma por la podredumbre de la guerra. 

¡Maldita enfermedad que a curarse se niega! 

¡Malditos enfermos,
que a la guerra juegan!

Malditos salvadores de la patria
que a tiros imponen la razón,
como un mulo dando coces.

Y mi memoria solo te atiende a ti. 


Bueno, pues dicho lo dicho, este "bicho" se despide de ustedes hasta la próxima que, como no empiece a hacer buen tiempo, ya veremos cuando aparezco.