..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

miércoles, 27 de mayo de 2009

El Barón Benifayó y la Leyenda de la Princesa Rusa

Ya veis, de mi tierra, y no conocía la historia. Ha tenido que ser un amigo quien lo publicara en un blog... "pandillero"... de amigos de la tierna juventud, para enterarme. No he podido resistirlo y me he decidido a compartirlo con vosotros, por lo bonito de la leyenda y para general conocimiento de la concurrencia. Espero que os guste. Ya sabéis, si venís por estas tierras, podréis conocer la isla Mayor, conocida más comunmente como La Isla del Barón.


Yo soy el barón de Benifayó, y en grata hora me batí en duelo con cortesano tan relevante como fue don Diego de Castañeda, y digo fue, pues no puede serlo más después de que mi florete le atravesara el pecho de parte a parte en perfecto lance.

Murió el malhayado don Diego y quisieron los cielos que en castigo, fuese yo confinado en singular isla, nacida y reinante en el centro mismo del mar que llaman certeramente, menor. Abandonado en la isla, prendóme della y su entorno desde el primer momento en que la pisara, pues es este un lugar delicioso para la vida, lejos de la civilización, rodeado de natural belleza y de un mar como no existe otro en el redondo mundo, pues encontrándose dentro del pequeño mediterráneo, es aún más reducido, ya que la costa lo recoge para sí, cual laguna salada limitada por un largo brazo y su manga de tierra. 

Tanto me enamoré de este lugar que, terminado mi castigo y libre ya de mi reclusión, compré esta hermosa isla y trasladé aquí mi lugar de residencia, construyendo para tal uso, un palacete de estilo neomudejar, tan de moda entre los nobles a finales del diecinueve, al que añadí por mi gusto un insigne torreón, en cuyas paredes reinaba el escudo de mi ilustre casa. Y como fuera que mi fortuna era abundante y mi ánimo vivía exaltado por el bienestar en aquel idílico paraje, las fiestas se sucedían, nobles de todo el litoral acudían en galeotas y el vino y las mujeres destacaban en cada celebración, dándole una fama tan grande como depravada a estos festejos. Y fue en uno de estos bailes donde vi por primera vez, tan rubia y pálida, tan esbelta y grácil, a la princesa rusa que enamoró mi corazón conquistador. Me fue bien fácil conseguir de su arruinada familia, el beneplácito para el matrimonio, mas no el suyo, pues obligada a vivir junto a mí, cerró su corazón y perdió para siempre su vista en el mar con melancólico gesto. Mil veces la vi bajar hasta la playa de los contrabandistas, desnuda y abandonado su pensamiento entre las olas que lamían las rocas, pero ese deseado cuerpo de hembra noble, que invitados y pescadores veían con embeleso y lujuria durante los largos paseos de mi princesa, no tuvo nunca más dueño que el mismo mar. Ha pasado un siglo y mi alma ha quedado encerrada entre las ruinas del palacete que en vida fue mi morada y ahora es sólo mi cárcel. A menudo, escucho a los pescadores contar historias sobre mi amada, que dicen pereció entre mis manos y fue enterrada en secreta tumba en esta isla. El altísimo me otorgó la dádiva de no recordar en mi purgatorio tal episodio, si es que fuera cierto que así sucediera, que también pudiera ser cruel leyenda. Cuentan también que al caer la noche, se la ve aún vagar por la playa, desnuda y envuelta en un aura levemente iluminada, pero por mucho que lo deseare, por más que suplicare al cielo en estos años, yo no he podido volver a contemplarla pues, por gloria del Dios justiciero, dicen que su exquisita figura se esfuma cuando se acerca a las ruinas, envueltas en sombras, del palacio donde, como alma en pena, habito.





...oooOXOooo...

Bueno, pues para el viernes, :)) a lo mejor le hacemos al Barón un juicio sumarísimo que ya lostoy cavilando.

13 comentarios:

  1. Bueno, pues para el viernes, habrá que esperar a ver cómo te comes a la criatura con patatas... Angelico!... jajaja
    De momento, te digo que la leyenda es preciosa.
    Aunque la muchacha está claro que no estaba muy contenta con su vida.
    Claro, es que esto de casarla porque sí, sin que ella pudiera estar conforme, pues cabrea, y mucho.

    Besos-Besicos, Guillermo.

    ResponderEliminar
  2. Que historia mas bonita, ahora, cada vez que vea la isla, cuando voy a la manga, me acordare. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pero Guiller ¿tú sabes qué ha pasado con el fútbol? porque joerrrr estoy escuchando en la calle un alboroto impresionante con cohetes y todo...

    Bueno a lo que iba... pues esta leyenda está bien que la hayas compartido, yo tampoco la conocía aunque no sea de tu tierra.

    Un beso.

    PD.- No te imaginas lo que me has hecho reir con el comentario que me has dejado hoy en mi blog.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  4. triste y melancólica historia para hoy!!!!
    pobre bella dama, sobrevivir en un paraíso por no amar a un hombre............estoy segura que todavía debe seguir deambulando por esas playas!!

    me encantó!!
    aquí estaré esperando el juicio!!!!!!!

    besitos, amigo

    ResponderEliminar
  5. Lourdes... Sí, la pobre no estaba contenta con toda la pasta del Barón... Tendría su amor por ahí, de todas formas, el viernes hay un detalle de porqué no sencamaba con el Barón... jejeje.
    No te creas, que en el juicio no sale tan mal parado... jajajaja
    Besicos.

    Isabel... Si, son de las historias que te dejan con un regustillo a misterio adormecido y a pensar en el personaje y su porqué.
    Besicos.

    María... Pero cómo preguntas que qué ha pasado con el futbol... si hasta yo, que no soy futbolero he visto el partido... Pues pasa que, el Barsa ha ganado 2-0... Te parece poco. Bien!!!... No, no soy futbolero, pero se apreciar un buen partido... y éste, lo ha sido.
    Lal leyenda... Sí, la he publicado porque a mí tb. me pareció preciosa, o por lo menos, digna de compartirla con vosotros.
    En tonces, qué?... ya sabes contar?... jajajaja
    Besicos

    Adri... No me digas eso de que debe deambular por ahí... que yo veraneo en el Mar Menor... y si me la encuentro pululando por ahí, andando sobre las aguas... me entra el yu-yu... jajaja.
    Besicos

    ResponderEliminar
  6. ¡Me encanta la leyenda! No la veo triste, en aquéllas épocas el que no se divertía de una manera se divertía de otra, pero se divertía.
    Quisiera yo saber cómo se divertía la princesa rusa... jajaja.
    Un beso grande.

    ¡Yo también me quiero comprar una isla y si viene con palacete... mejor. :)

    ResponderEliminar
  7. Vaya, yo tengo miles de historias de mi tierra que no conozco, a ver si sale algún bloguero que se anime a contarmelas jajajajajjajaja

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. LilianaG... Preguntas que te gustaría saber cómo se divertía la princesa???... jajajaj... pues espérate al juicio que le hago al Barón de Benifayó... y tenterarás... jeje... Claro que tenterarás... jajajaja..
    Besicos.

    Belén... Claro que tu tierra tendrá historias y leyendas preciosas... y si no, se inventan... jeje.
    Indaga, que pa eso está el internés.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes que me gustan los cuentos, y las leyendas no van a ser menos. Peor me he quedado prendado de la foto, permanecería horas escribiendo frente a esa isla brumosa.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Adr... Verdad que sí, tío... Me alegra oirte-leerte decir-escribir esto... pues anduve buscando y al final me decidí por esta... por lo mismo que a tí te ha gustado...
    Coincidimos en el gusto amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Guillermo, un poco de culturilla aunque sean las siete de mi madrugada guardiera nunca viene mal... Pasaba por aquí para despedirme, en breve paso de escritora a lectora... Así que seguiremos "viéndonos" aunque a partir del lunes yo diré mucho menos... Un abrazo y gracias por tu compañía.

    ResponderEliminar
  12. Tomo nota, en algún momento visitaré Cartagena, la original.

    Conozco La de Indias!... allá en Colombia.


    Besos

    ResponderEliminar
  13. Elimary... Gracias por acordarte de mí y despedirte... De las cosas del decir... jeje... En elte blog, podrás decir lo que se te de la gana... faltaría más.
    Besicos.

    Myr...Qart-Hadas... Carthago Nova, ... La primigenia, la que debería dar nombre a esta región... Bueno, no quiero hablar del tema, que si hay por ahí algún barriguica verde... se va a mosquear y no es mi intención... jeje.
    Besicos.

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.