..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

sábado, 30 de abril de 2011

Elena (¿Cielo o Infierno?)



Recostada sobre la acera
y apoyada la cabeza
en la pared,
yacía Elena
soñando su último sueño.
Quién sabe.

Una mala noche
presentó, sin saber,
al emisario dañino
que, tras no querer pagar,
asestó sin cuidado
beso de muerte
con lengua punzante de acero
en aquel blanco vientre,
mientgras ella, ya en la calle,
reclamaba el pago de su servicio.

Miradas que huyen sin querer saber.
Pisadas ligeras.
Presurosos pasos
que sin eco se alejan
del parto extrauterino
que aquella navaja
dejó huella de luz de luna
confundiendo a la farola.

Un reguero de sangre
recorre caprichoso
los surcos de las baldosas callejeras
cayendo en catarata
a la alcantarilla.
Tal vez,
un alma caritativa llame al 112
Tal vez,
las lágrimas de Elena,
laman su herida.
Tal vez,
el alma de Elena
se eleve hasta la cornisa y, curiosa,
caprichosa se siente y otee
la indiferencia de las gentes
que junto a su cuerpo transitan
meditando en sus propios problemas
sin parar siquiera,
a pensar en los demás.

No ha llegado el 112.
Aún no llegó y Elena
no sabe si marchará a los cielos
o seguirá en el infierno.

Lo que sí es cierto, es,
que la vida a Elena se le acaba.
Que la luz de la farola
difumina a las personas
hasta hacer desaparecer sus sombras.
Y Elena, en su cornisa,
espera indecisa
no sabiendo dónde estará
el túnel del que tanto hablan
y su luz que tanto ilumina,
pero que no daña.

¿Cielo, o infierno?

Y el 112 que no llega.

miércoles, 27 de abril de 2011

Una noche desesperada



En aquellas circunstancias, el mundo se le reducía a las cuatro paredes de su habitación. La oscuridad iluminaba su desesperación, y el tic-tac maldito de aquel despertador de campanillas, exasperaba su paciencia.

Llevaba una semana haciendo tres turnos entre la Seguridad Social y sus dos trabajos privados. Hoy, viernes, esperaba descansar desde las diez de la noche hasta… hasta que el cuerpo le pidiera levantarse el sábado siguiente. Como si no se levantaba. Le daba igual.

Las tres y media de la madrugada y sin pegar ojo. Precisamente esa noche había una quedada de estudiantes, previamente concertada por los medios sociales en Internet.  ¡Botellón! (o botelleo, como prefirais)

Las cuatro y media: gritos, cantos, voces discordantes, peleas, golpes a los contenedores de la basura...

Una opresión en el cerebro y en el pecho, a la vez que el corazón se le iba escapando por entre la caja torácica, hizo que, con una patada, de golpe, apartara las mantas. Tiró la almohada con furia hacia la ventana cerrada. Se levantó de un salto, fue al altillo del hall, lo abrió, sacó la escopeta de caza de dos cañones que su padre le dejó en herencia. La armó, se echo unos cuantos cartuchos en los bolsillos de la chaqueta del pijama y metió dos de ellos en sendos cañones mientras se dirigía al balcón del comedor.

Gritos y carreras provocados por los estampidos de aquella escopeta se oyeron esa madrugada, mientras los adoquines lloraban sangre y se mezclaban para concluir en un cóctel de orines y vómitos… Sin hielo, gracias. 

martes, 26 de abril de 2011

Grito De Guerra Contra La tierra





Dime ¿por qué la tierra llora
con gritos de pánico
en angustiada desesperación?

¿Por qué los seres del mar
varan sus cuerpos
al sol de de las orillas
y se dejan morir?

¿Dónde hay ríos de límpidas aguas
sin muertes en sus entrañas?

¿Quién, con susurros de muerte,
espantó las nubes?

Decidme ¿qué mano ahoga
los verdes con ocres y arenas?

¿Quién provoca la ira de los volcanes?

¿Por qué despiertan a los climas de sus sueños
y alteran sus constantes vitales?

¿Hasta cuándo arrasar los bosques
y mancillar sus suelos
con la devastación del fuego?

¿Hasta cuándo el blanco y negro
con sus grises y opacos?

¿Para cuando,
en mi Casa encalada
de Azul y Blanco
podré vivir en paz?

¿Cuándo callará el grito de guerra
del hombre
contra la Tierra?

…..ooOoo…..

viernes, 22 de abril de 2011

Vivir Despacio (Disfrutemos de nuestro planeta)


¿Por qué tanta prisa?
¿Hacia dónde vamos
en frenética carrera?

Despacio, sin prisas.
El mundo esta hecho
para nosotros.

¡Vivir!

Vivir despacio.
Pero vivir
aprendiendo a beber,
lentamente,
de las gotas de rocío
que resbalan
por las hojas del naranjo.
No ahogando la sed en el estanque.

¡Vivir!

Vivir despacio.
Pero pisando fuerte esta Tierra,
y descalzos.
Que es nuestra.

¡Vivir!

Vivir despacio.
Pero abrazado a los árboles
en el mecerte de sus ramas.
Aprender a rodar por las laderas
impregnando de roció las mejillas.

¡Vivir!

Vivir despacio.
Subiendo alto,
a las estrellas;
contemplar nuestra tierra:
azul radiante y blanca paloma.

Quién nos dijera
de los gusanos,
que poco a poco,
nos la están dejando muerta.
..........ooOoo..........


lunes, 18 de abril de 2011

¿Podemos Hablar Un Rato?

(Él)--Un mal vivir a tu lado
me produjo el arrebato
de ir a comprar tabaco
y no volver más junto a ti.

Han pasado ya unos años
y estoy más solo que un gato.
¿Podemos hablar un rato
y quedarme por aquí?

(Ella)--¡Mira el “pendón” de Castilla!
Aquel, que ufano se fue
con puntiagudas orejas,
ahora suplica volver
pidiendo árnica en sus heridas.

(Él)—Mujer…
hazme un poquito de caso,
no ves que vengo manso,
arrepentido y cabizbajo,
sin saber dónde encontrar remanso
y ni siquiera dónde ir.

(Ella)--Pues bien que supiste antes,
cuando sola me dejaste,
a dónde dirigir tus pasos.
¿Y ahora, qué es lo que pasa?
¿Es que nadie te aguanta
ni soporta tu forma de ser,
o es que el mundo ahora es grande
y te asusta el distanciarte?

¿Dónde no encontraste aquel querer
que abandonaste?

(Él)—Que no puedo vivir sin ti
y las noches se hacen largas.
Que no encuentro vida
que en justa medida
se adapte a mi alma.
Que perdones, si es que puedes,
mi vieja arrogancia,
mis malhumores y desmanes,
mi desamor hacia tí, mi huída.
Y si es posible,
que me des un rincón
donde pueda lamer las punzadas
que en este tiempo me ha dado
el día a día, por no vivir a tu lado.

(Ella)—Pasa.


Y es que, hay tanto rencor hoy en día que cada vez exigimos más a los demás, pero menos a nosotros mismos. La palabra "perdonar" va poco a poco perdiéndose en el olvido. Cada vez más va difuminándose en las páginas de los diccionarios. En el "muro" de nuestros corazones.

¿Qué razones tiene uno para huir y otro para quedarse? ¿Qué impulsó a uno aquedarse y no ser quien se marchara? ¿Acaso es que no existen las patadas que se dan con la palabra, obligando al otro a marchar? ¿Acaso, perdonar, no ensalza la dignidad de la persona? Hay quienes no lo creen, porque su dolor es tan grande, que ese sufrimiento lo convierte aún más, en persona.

((ya, tal vez falten contenidos para hacer un juicio más o menos válido, pero no pretendo subirme a las ramas con esta historia... Es, simplemente, una historia sin muchos rodeos. Interpretarla como querais, que para eso sois vosotros los que mandais en la interpretación))

miércoles, 13 de abril de 2011

Obsesión

Deshojé la margarita
buscándote.
Una a una arranqué sus hojas
buscándote.
Profané su virginal
y tierno cuerpo por ti,
por encontrarte.
Buscándote.
No hubo respuesta.
Su corola, desnuda.
Bajo su tallo
cubríase un manto blanco.
No sé si eran hojas
escritas con tu nombre
o el vestido natural de aquella flor.
Solo sé que no te encontré,
buscándote.
No.
No.
No.
No…
Ni una mínima esperanza
que renovara en mí
la esperanza y el ansia de encontrarte.
Tuve que inventarme un para sonreír
y poder seguir viviendo,
para encontrarte.

lunes, 11 de abril de 2011

Y Que Renazca El Amor


Guardemos nuestras penas
que entre doradas arenas
se nos esconden,
apareciendo por sorpresa
cuando menos te lo esperas.

Guardemos esas penas
y tristezas traicioneras
bajo llave y bajo tierra,
a lo hondo, en lo oscuro,
para que allí de pena mueran
y renazca nuestro Amor.
.....ooOoo.....

jueves, 7 de abril de 2011

EL CABALLERO IX


Fermosa dama que a mis amores llama,
oille quisiera a vuestra merced
melodía hechicera
y quedar ferido mi corazón
de vuestro encanto.
Probanzas pusiérame la vida o vos misma,
que de grado o por fuerza las venciera,
non sin que vos supiera
que anunque por costoso que me fuera,
por vos entrare
hasta en los mesmos confines del averno.
Agora, mi señora,
desta guisa y en amor por vos,
concluyo la misiva.
.....ooOoo.....
--Caballero, creo que os habéis excedido en la forma de vuestra escritura, para estos tiempos que corren, porque antes, no escribía ud a tal antigua usanza.
--Mire, don Guillermo, que aunque vos seais quien sois y yo vuestro personaje, dejadme que me explaye como a mi sazón guste, que hace tiempo no me dais tregua para sacar, aunque sea un poco la nariz a pasear.
--Llevais razón.
--Pues eso.
--Pues vale.

lunes, 4 de abril de 2011

Quisiera Escapar


Quisiera escapar
tras los cristales
de ventanales amurallados.
Volar entre las nubes de tus recuerdos
y no sentir el dolor de la añoranza.
Quisiera que esta quimera
se ahogara en el barro del olvido
y mis manos modelaran el camino
que me llevase a la felicidad.
…..ooOoo…..