..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

martes, 20 de mayo de 2008

La Noelia - (Un disparo en la cabeza)






















Es posible que en la actualidad, aun existan estas historias???... No me refiero al desenlace.



Un disparo en la cabeza
acabó con don Genaro.

--¡Lástima! -decían unos
sentados en el banco,
viendo pasar las mozas
al regreso del trabajo.

Y las mujeres, callaban.

--¡Pobrecillo! -otros decían
en sus comercios, conversando,
atareados con los clientes.

Y las mujeres,
sin decir nada.

--¡Todo un señor!

--¡Sí señor!

...Comentaban en los patilillos,
entre bollos, orujos y cafés con leche,
aquellos que, en vida,
fueron sus convecinos.

Entre tanto, las mujeres tendían,
en sus cordeles de cáñamo,
aquello que todas sabían.

Y mientras en el pueblo se rumiaba
lo que sí y lo que no fue don Genaro,
en casa de don Genaro
descorrían las cortinas
y florecían los geranios.

--¡Que descaro! -decían los hombres,
cuando al pasar la veían
que no guardaba luto.

--¡Y es que,-otros decían-
no ha pasado aun ni un año!

Y las mujeres, cuando la veían, le sonreían.

--¡Qué vergüenza! -otros decían-
¡Va provocando a los hombres!


Y las mujeres, la comprendían.

Y es que, la Noelia,
que así le llamaban,
en su vida no conoció otra vida,
más que la que su madre le enseñó,
porque, padre,
lo que se dice padre, tendría,
pero no lo conoció.

Su infancia y su juventud fueron...
un “puticlú” de carretera.
Y a sus diecisiete años,
recién cumplidos,
recibe, como único regalo,
ser vendida a don Genaro.

--Es virgen don Genaro.
¡Se lo juro!
¡Yo le juro a Vd. que a mi hija,
nadie la ha catado.

Y don Genaro,
la cata.
Y la cata es de buen año.

Y allá va don Genaro satisfecho,
pensando que, la Noelia,
era lo único que le faltaba
para tener su vida bien hecha.

Don Genaro, cincuenta.
Diecisiete la Noelia.
Cincuenta pesadas losas,
sobre diecisiete camelias.

Y la flor fue plantada en su maceta;
plantada y de espinos rodeada.
Que no quería don Genaro
compartir tanta belleza.

Veinte años encerrada,
son muchos años.
Veinte años!...

Ella quería vivir,
pero él no la dejaba.
Ella, deseó morir...
Pero tampoco la dejaba.
Y conforme los años pasaban,
más celoso y mas canalla.
Que de insultos y a palizas
la alimentaba y...
y de otras malas sañas,
que ni mentarlas.

(Ojitos tristes pregonaban
tu carita maltratada)

Pero hubo una mañana,
en la que el cielo y el averno,
cara a cara se miraron.

Sentado,

en un taburete
de un rincón de la cocina,
don Genaro limpia su arma.
Una de esas de tambor.
Tambor que redobla a muertos.
Tambor mísero
de las míseras almas.

Mientras, la Noelia junto a él,
sorbe un café amargo.
Amargo como su vida amarga.
Amargo como la hiel.


Y mientras los sorbos morían
por el bajar de su garganta,
de repente,
las paredes de esa cocinita blanca
gritan despavoridas
y enrojecen pavorosas
ante aquel estallido de muerte.

Y la propia muerte
a la Noelia la salpica
con sus lunaricos de muerte.

Un instante, solo por un instante,
el corazón de la Noelia
no sabe encontrarse.


Un rincón,
entre pared y pared,
sostiene a un cadáver.


Aquel pequeño tambor
sonó tan solo una vez.

¡Cuantas veces la Noelia sintió
aquel frío metal
correr por su piel!

Ya ves la rabia y el dolor
que puede guardar un pequeño tambor,
... hasta matar.

Y Noelia sintió morir a la muerte…
Sintió vivir a la vida.

Y la Noelia, desde entonces,
aprendió a dormir.
Aprendió a vivir.
Sobre todo,
con la gran fortuna
que le dejó don Genaro.


Y es que, a los veintisiete años, de ella,
se casaron los dos
por aquello de aparentar
una respetable situación.
La cosa fue que, o bien por él,
o ya fuera por ella o …
o ¡vaya usted a saber!
no tuvieron descendencia.
Ni se conoce parentela
ni cercana ni lejana.
Y ahora, la Noelia,
que está de muy buen ver,
es la comidilla del pueblo.
Y ya, repuesta,
que hace casi un año desde entonces,
ella se pasea y se desvive por vivir
y aprender a vivir su vida misma;
su propia vida.

En el pueblo, ellos,
con sus mentes veladas,
la critican de fresca y descarada.
Pero con los ojos se la comen.

Ellas, las mujeres del pueblo,
conocedoras de lo que se sabe y se sabía,
tienden, sobre cordeles de cáñamo,
sus sueños del día a día.

…..ooOoo…..

13 comentarios:

  1. La españa profunda creo que ya pasó, creo...pero si es seguro que esto, desgraciadamente pasa en otros paises. LOS PELITOS DE PUNTA se me han puesto!!!! Muy bonito Guillermo, muy bonito......Besos. Yo también os he echado de menos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Solete... qué alegría, madre!!!... jeje

    Bueno, ojitos de piruleta, ya verte por aquí, como que me alegra.

    Joder!, que me parezco al caballero ese...por lo de la ripia... jejejejej

    Besicossss.

    ResponderEliminar
  3. No es fácil emcontrar una historia como la tuya.
    Interesante tu blog. Te descubrí por Enredada
    Te dejo un abrazo.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  4. Guillermo te seguro que sigue pasando... que triste

    besos y un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bueno, vaya historia!

    Y me imagino que algo así pasó y no se si pasa hoy en día, yo es que me lo creo todo...

    Buenísimo guapo!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Alicia... Gracias por tu visita y tus palabras.
    El abrazo es ´mutuo.
    Besicos

    Wychy... pues seguramente sí, por desgracia... por desgracia.
    Besicos y nos abrazamos.

    Belenuka... si pasó o no... pues como le digo a Wychy, seguramente... Yo no conozco de primera mano, pero si de oidas, de noticias... de vender a los hijos, del maltrato de género. Bueno, he mezclado de todo un poco y he montado esta historia.
    Besikos y... guapa tú!!!

    ResponderEliminar
  7. Una historia que ojalá no hubiera salido de la realidad.
    Besines alados.

    ResponderEliminar
  8. Mariposa...Dicen que la realidad, a veces, supera a la ficción...?!
    En cualquier caso si te das cuenta, he creado una justicia, ya desde el principio del relato
    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Vaya... como que me encuentro mejor!...Gracias, Aldi.

    Anda y anda!!!, que en 2 días que no les veo el pelo, me han hecho un destrozo...jejeje.
    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Guille!!!!!!!!!!
    preciosooooooooooooooooooo!!!!!
    me parece que por acá está el heredero de Lorca....
    te quierooooooooooo

    ResponderEliminar
  11. Guille!!!!!!!!!!
    preciosooooooooooooooooooo!!!!!
    me parece que por acá está el heredero de Lorca....
    te quierooooooooooo

    ResponderEliminar
  12. Ca!, Enre... ya quisiera yo... jejeje

    Oyessss que no hace falta que me lo digas 2 veces...jajajaja.

    Besicosss... y tb. te quieroooooo

    ResponderEliminar

Hola y Gracias por tu comentario.